Recibe Aleteia gratis directamente por email
Estilo de vida, espiritualidad, noticias positivas... Recibe Aleteia por email
¡Suscríbete!

¿No estas preparado para donar?

Aún así hay otras 5 maneras como puedes ayudar a Aleteia

  1. Reza por nuestro equipo y por el éxito de nuestra misión
  2. Habla de Aleteia en tu parroquia
  3. Comparte el contenido de Aleteia con tus amigos y tu familia
  4. Desactiva el bloqueo de publicidad cuando nos visites
  5. Suscríbete a nuestra newsletter gratuita y leenos a diario

¡Gracias!
El equipo de Aleteia

Suscríbete

Aleteia

Cómo aprender a compartir los hobbies de tu pareja, aunque a ti no te atraigan

FISHING
Shutterstock
Comparte

Cinco trucos para mostrarle tu apoyo, aunque tus aficiones sean otras

No se me ocurre nada más aburrido que quedarme junto a una masa de agua, echar un sedal atado a un palo y esperar a que, con suerte, un pez lo vea y lo muerda. Sin embargo, para mi marido es uno de los grandes placeres de la vida.

Houston, tenemos un problema.

Mi marido preferiría ir todos los fines de semana a pescar, más de una vez si pudiera, mientras que yo preferiría hacer cualquier otra cosa antes que este particular, ejem, deporte. Con el tiempo, los dos hemos aprendido a llegar a un acuerdo porque, bueno, de eso se trata el amor. Yo quiero que pueda disfrutar el deporte que le apasiona y él quiere que yo disfrute de mis fines de semana.

Una solución obvia es que él vaya a pescar mientras que yo me quedo en casa y hago otras cosas que me gusta hacer. Sin embargo, vivimos en el centro de la ciudad, así que para llegar hasta alguna masa de agua hay que conducir largo rato y una expedición de pesca requiere medio día al menos. Además, tenemos un niño pequeño con el que estoy en casa durante la semana, así que cuando llega el fin de semana y mi marido y yo tenemos tiempo libre, lo cierto es que queremos pasar tiempo todos juntos.

Así las cosas, nuestro acuerdo implica ir a pescar cada dos fines de semana. Vamos todos juntos y, mientras mi marido pesca, mi hijo y yo exploramos la naturaleza circundante. Quizás cuando sea mayor se convierta en una buena excursión de senderismo, pero por ahora se parece más a un “¡No te tragues las piedras, escúpelas!” o a un “¡No te acerques tanto al agua!” o a mi más frenética, pero infalible, táctica de redirección: “¿Qué es eso que veo? Me parece que es alguien paseando con un perro, ¡vamos a verlo!”.

Sin embargo, a todos nos sienta bien el aire libre y la actividad. Y aunque no disfruto especialmente quedarme pegada a una caña de pescar, sí me gusta estar en la naturaleza, escuchar el agua y sentarme en una buena roca bajo el cálido sol.

También reconozco que la pesca es una manera buena y sana de pasar el tiempo. Así que no tengo nada que objetar en ese aspecto. La pesca no daña nuestro tiempo en familia cuando vamos todos juntos un par de veces al mes.

Así que, si estás en una situación similar y tienes un ser querido con una afición que a ti no te gusta para nada, aquí tienes unas cuantas maneras de mostrar comprensión y apoyo.

Encuentra lo positivo

Seguro que hay algo que te guste y que está relacionado con esa afición. ¿Hay comida de por medio? ¿Es interesante el lugar donde se realiza la actividad? ¿Son entretenidas las personas que también acuden a realizar la afición?

Apoya desde el margen

¿Puedes apoyar de alguna manera a tu amigo o amiga, cónyuge o familiar sin participar en la actividad? ¿Puedes animar desde los márgenes? ¿Puedes ayudarles en los preparativos y en la recogida?

Dale tiempo

También puedes apoyar a alguien simplemente asegurándote de que tiene tiempo para hacer su hobby. Si tus mejores amigos quieren ir a practicar tiro, ofrécete a cuidar de sus hijos para que puedan ir. Si tu madre quiere ir a la feria de hacer punto pero no puede conducir debido a una cirugía reciente, ofrécete para llevarla y recogerla.

Escúchale hablar de su tema favorito

Infórmate un poco sobre el tema, lo suficiente para tener un conocimiento básico de su afición y poder preguntar a tu ser querido, el experto o la maestra en el tema, para conversar y que te ayude a entenderlo mejor. Hay un dicho en inglés que se ajusta muy bien a esta situación: “fake it ‘til you make it”, es decir, finge interés en este tema hasta que de verdad la actividad termine interesándote, que es lo que suele pasar cuando nos esforzamos en conocer algo nuevo.

Únete

¿Qué te impide realmente participar en esa afición? Vale, quizás no sea tu preferida, pero ¿es algo que podrías hacer de vez en cuando para demostrar amor y apoyo?

No tienes por qué disfrutar de corazón con todas las aficiones de tus seres queridos, y viceversa, pero pueden buscar formas de apoyarse mutuamente. Aunque no imagino que algún día yo pudiera enamorarme de la pesca, sí amo a mi marido y quiero mostrarle que su felicidad es importante para mí, al igual que sé que mi felicidad es importante para él.

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.