¿No estas preparado para donar?

Aún así hay otras 5 maneras como puedes ayudar a Aleteia

  1. Reza por nuestro equipo y por el éxito de nuestra misión
  2. Habla de Aleteia en tu parroquia
  3. Comparte el contenido de Aleteia con tus amigos y tu familia
  4. Desactiva el bloqueo de publicidad cuando nos visites
  5. Suscríbete a nuestra newsletter gratuita y leenos a diario

¡Gracias!
El equipo de Aleteia

Suscríbete

Aleteia

La madurez humana: ¿Estamos seguros de tenerla?

STRONG
Comparte

¿Cuales son las características de una persona madura?

Muchas personas dicen tener la suficiente madurez para afrontar cualquier situación, buena o mala, sin que eso suponga un momento estresante para ellos. Tener esa capacidad no solo es el manifiesto de una madurez real, sino también de un crecimiento personal adecuado dejando al margen la edad que tengas, porque la madurez psicológica del adulto no depende necesariamente de la edad cronológica. 

Aprender a madurar no es un camino fácil, te encontrarás con situaciones que te pondrán a prueba, pero es la mejor herramienta que puedes tener para tu vida, pues al fin y al cabo te ayudará a alcanzar tu propia evolución y realización personal.

Características de una persona madura

Madurar en la vida en todos los campos (intelectual, emocional, comportamental, psicológico, social, etc.) no es una necesidad, sino una obligación si quieres realizarte y disfrutar de una vida plena y equilibrada. Veamos algunas de las características que poseen Las personas maduras. En este sentido las personas maduras tienden a caracterizarse por algunos elementos, entre ello: 

– Tienen la capacidad de empatizar con los demás

Saber entender a los demás, es tener la capacidad de entenderse así mismo. Empatizar significa escuchar y ayudar, aunque solamente sea apoyo moral. Es la capacidad de entender lo que le ocurre a otras personas sin que eso repercuta negativamente en tu vida. Ser empático con otros, te ayudará a conocerte más a ti mismo porque a través de las experiencias ajenas aprenderás a gestionar mejor nuevas situaciones que se presenten en tu vida.  

– No pierden el tiempo en criticar a los demás

Una persona que está constantemente criticando a otros, demuestra que su vida no tiene alicientes y que debe cubrir esa necesidad hablando mal de otras. Las personas maduras saben apreciar todo el bien que encuentran en los demás. Quien siembra beneficencia recogerá siempre lo mejor de cada persona.

– Saben perfectamente lo que quieren en su vida

Una persona con madurez psicológica y humana, es una persona segura de sí misma. Sabe perfectamente lo que quiere y se encamina hacia la dirección que ha escogido. Tiene la capacidad de tomar sus propias decisiones y asume las consecuencias que se puedan derivar buscando sobre todo coherencia en la vida.

Saben controlar las propias emociones y temperamento

Controlar la ira y la rabia ante los demás no solamente te ayudará a tener una vida más tranquila, sino que será el modo más eficaz para vivir respetando a los demás. Las personas maduras son educadas y evitan alzan la voz porque saben que si quieren ser respetados, primero tienen que respetar ellos.

Algunos consejos para incrementar la madurez humana y psicológica

– Sé una persona observadora. Observa a los demás y te descubrirás a ti mismo. Seguramente las personas que tengas a tu alrededor, tienen semejanzas con tu personalidad.

Acepta tus errores. Es normal cometer errores. Lo importante es aprender de cada error que cometemos. Son lecciones para toda la vida si sabemos aprender de nuestros propios errores y los de los demas. 

Asume que siempre se puede madurar más. La madurez personal no implica llegar a ciertos conocimientos de uno mismo. Madurar es explorar, descubrir y aprender hasta el ultimo día de la vida.

Sal de tu zona de confort. Sin lugar a dudas, la mejor forma para alcanzar la madurez personal es salir de la zona de confort porque es el lugar donde más te pondrás a prueba. Quien sabe ponerse en discusión tiene la mejor actitud para mejorar siempre en la propia vida. 

Busca siempre coherencia en tu vida. Madurez no quiere decir no tener errores, pues la perfección en si no es una posibilidad humana. Tenemos la posibilidad de buscar siempre la perfección, per conscientes de nuestros innumerables limites. La coherencia se demuestra en la defensa constante de nuestros ideales con los hechos.

La madurez se refleja sobre todo en el saber amar a los demás como amamos a nosotros mismos. La persona madura sabe que su vida es un don maravilloso y cada día lo vive como un regalo y con la gratitud de quien sabe que hay que responder con los hechos ante tantas bendiciones. 

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.