¿No estas preparado para donar?

Aún así hay otras 5 maneras como puedes ayudar a Aleteia

  1. Reza por nuestro equipo y por el éxito de nuestra misión
  2. Habla de Aleteia en tu parroquia
  3. Comparte el contenido de Aleteia con tus amigos y tu familia
  4. Desactiva el bloqueo de publicidad cuando nos visites
  5. Suscríbete a nuestra newsletter gratuita y leenos a diario

¡Gracias!
El equipo de Aleteia

Suscríbete

Aleteia

A 200 años del “estreno” del villancico más querido de la Navidad

Comparte

Noche de Paz se interpretó por primera vez en Oberndorf (Salzburgo)

El día de hoy, cuando se reúna la familia en torno al Belén, y el más pequeño acueste al Niño en el pesebre, seguramente cantarán el villancico más querido de la Navidad: “Noche de Paz” (en inglés “Silent Night”; en alemán “Stille Nacht”).

Se cumplirán 200 años de que este hermoso villancico fuera por vez primera interpretado en una pequeña capilla de San Nicolás, en la ciudad austriaca de Oberndorf, cerca de Salzburgo.

Fue en la víspera de la Navidad de 1818, y más tarde en la Nochebuena de ese mismo año, cuando, con la letra de un joven sacerdote católico, el padre Joseph Mohr, y la música de Francis Xavier Gruber, un organista y maestro de escuela, se escuchó el villancico.

Hay una leyenda popular que dice que se compuso porque el órgano en la iglesia parroquial del Padre Mohr, San Nicolás, se rompió en esas fechas y le pidió a Gruber que le pusiera la música adaptada a guitarra para la “Misa de gallo”.

Lo cierto es que el padre Mohr había escrito el poema “Stille Nacht” en 1816 en la ciudad austriaca de Mariapfarr, cerca de Salzburgo. Dos años más tarde, mientras servía en la parroquia San Nicolás, en Oberndorf, el sacerdote le pidió a Gruber que compusiera una melodía para el poema.

No se sabe por qué el padre Mohr quería ponerle música a su poema. Gruber compuso la música y “Silent Night” se estrenó en la misa de Nochebuena. Pero, ¿por qué en alemán y no en latín?

Porque era la lengua del Imperio austriaco y Austria, bajo el mando de José II, había permitido algunas novedades en la liturgia y, más aún tratándose de la Navidad.

El villancico finalmente se extendió desde el pequeño pueblo de Oberndorf a otras partes del Imperio austríaco y, finalmente, al resto del mundo.

Según la Stille Nacht Association, una organización con sede en Austria dedicada a “hacer que la canción, su origen y su mensaje resuenen en los corazones y las mentes de los lugareños y visitantes de todo el mundo”, el villancico se ha traducido a más de 300 idiomas y dialectos.

Una encuesta de la revista Time encontró que “Silent night” era el villancico más grabado en inglés, seguido en segundo lugar por “Joy to the World”. En 2011, la UNESCO declaró “Stille Nacht” como Patrimonio Cultural Inmaterial de la humanidad.

Hay que recordar que el villancico fue entonado en la noche de 24 de diciembre de 1914 en un evento conocido como la “Tregua de Navidad”. Se trató de un breve alto el fuego no oficial que ocurrió entre las tropas alemanas y británicas –en el frente occidental—en la Primera Guerra Mundial.

La tregua comenzó en la víspera de la Navidad, el 24 de diciembre de 1914 cuando las tropas alemanas comenzaron a decorar sus trincheras, luego continuaron con su celebración cantando villancicos, específicamente Stille Nacht. Las tropas británicas en las trincheras al otro lado respondieron entonces con los mismos villancicos en inglés.

Ambos lados continuaron el intercambio gritando saludos de Navidad los unos a los otros. Pronto hubo encuentros en la tierra de nadie, donde pequeños regalos fueron intercambiados: whisky, cigarrillos, etcétera.

La artillería en esa región permaneció silenciosa y a un lado esa noche. La tregua también permitió que los caídos recientes fueran recuperados desde detrás de las líneas y enterrados. Se condujeron ceremonias de entierro con soldados de ambos lados del conflicto llorando las pérdidas juntas y ofreciéndose su mutuo respeto.

En un entierro en la tierra de nadie, soldados británicos y alemanes se reunieron para leer un fragmento del Salmo 23.

Seguramente la conoce, no está de más que la tenga en mente para esta Nochebuena, en recuerdo de todos los caídos en guerras inútiles, de todos aquellos que no esperan, que no creen y no aman al Salvador del mundo:

*Noche de paz, noche de amor,*

*Todo duerme en rededor*

*entre los astros que esparcen su luz*

*viene anunciando al niño Jesús*

*Brilla la estrella de paz*

*Brilla la estrella de paz.*

*Noche de paz, noche de amor,*

*Todo duerme alrededor,*

*Sólo velan en la oscuridad*

*Los pastores que en el campo están;*

*Y la estrella de Belén*

*Y la estrella de Belén.*

*Noche de paz, noche de amor;*

*Todo duerme alrededor;*

*sobre el Santo Niñito Jesús*

*Una estrella esparce su luz,*

*Brilla sobre el Rey,*

*Brilla sobre el Rey.*

*Noche de paz, noche de amor*

*Todo duerme alrededor*

*Fieles velando allí en Belén*

*Los pastores, la Madre también*

*Y la estrella de paz,*

*y la estrella de paz.*

*Con información de Richard Szczepanowski, editor en jefe de Catholic Standard, periódico de la arquidiócesis de Washington*

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.
Los lectores como usted contribuyen a la misión de Aleteia

Desde nuestros inicios en 2012, los lectores de Aleteia han crecido rápidamente en todo el mundo. Nuestro equipo está comprometido con la misión de proporcionar artículos que enriquezcan, inspiren y nutran la vida católica. Por eso queremos que nuestros artículos sean de libre acceso para todos, pero necesitamos su ayuda para hacerlo. El periodismo de calidad tiene un costo (más de lo que la venta de publicidad en Aleteia puede cubrir). Por eso, los lectores como USTED son fundamentales, aunque donen incluso tan poco como 3$ al mes.