¿No estas preparado para donar?

Aún así hay otras 5 maneras como puedes ayudar a Aleteia

  1. Reza por nuestro equipo y por el éxito de nuestra misión
  2. Habla de Aleteia en tu parroquia
  3. Comparte el contenido de Aleteia con tus amigos y tu familia
  4. Desactiva el bloqueo de publicidad cuando nos visites
  5. Suscríbete a nuestra newsletter gratuita y leenos a diario

¡Gracias!
El equipo de Aleteia

Suscríbete

Aleteia

¿Qué tiene de bueno ser creativo?

FUN
Comparte

La creatividad sirve para potenciarnos en nuestra vida

La creatividad habita en el interior de cada ser humano. Aunque la solemos relacionar con el mundo de las artes, no solo es patrimonio de unos pocos elegidos que tienen un “don”. La capacidad de crear nos acompaña cada día, y reside en cada uno de nuestros pensamientos. 

La creatividad es un músculo que podemos entrenar a diario. Al fin y al cabo, podemos ser creativos en todos los ámbitos de nuestra vida.

La creatividad nos brinda la oportunidad de reinventar nuestra vida enriqueciendo también la vida de los demás.

¿Qué es la creatividad, más allá de la habilidad artística?

La creatividad es la capacidad de crear, inventar, innovar, introducir, comunicar, transmitir, recrear, combinar, asociar, proyectar, visualizar, canalizar, expresar y transformar. Es el mejor medio para transmitir nuestras motivaciones e intenciones en múltiples dimensiones. 

Dicen que la creatividad es libertad: la creatividad personal nos da fuerza, nos empuja y nos ayuda a romper nuestros propios límites, que siempre nos cortan las alas.

Además, nos da la energía y la inspiración necesarias para reinventarnos y renovarnos. La creatividad nos da la fuerza necesaria para despertar de la prisión que supone vivir un sueño equivocado.

En la rutina perdemos la motivación, hasta el punto que terminamos atrapados por nuestra propia realidad. Y el mejor antídoto contra esta inexorable inercia es la creatividad.

No en vano, nos lleva a salir de nuestra zona de confort y nos empuja a superar nuestras creencias negativas y limitadoras.

¿Cómo podemos potenciar nuestra creatividad?

El primer paso es creer en uno mismo. Creer y crear son dos conceptos que van de la mano. Desarrollar nuestra creatividad nos llevará a crear escenarios distintos, y a enfrentarnos a nuestros obstáculos diarios de un modo diferente al habitual.

Por lo general, solemos reaccionar del mismo modo ante un estímulo determinado y curiosamente, siempre esperamos un resultado diferente.

La creatividad nos permite romper este círculo vicioso y nos lleva a un nuevo nivel de aprendizaje, pues cambia por completo nuestra interpretación de esa misma situación.

¿Qué nos impide desarrollar nuestra creatividad?

Cada ser humano tiene un tremendo potencial creativo que suele quedar sepultado bajo sus miedos. Miedo a la soledad, al rechazo, a la libertad, al ridículo, a ser juzgado.

En ocasiones huimos de nuestro espacio interior, el lugar donde se desarrolla la verdadera creatividad, por miedo a encontrar cosas que no nos gusten.

Tememos entrar y observarnos. Por eso, en muchos casos la creatividad queda limitada por nuestro “piloto automático”, es decir, rutinas, hábitos negativos y las dependencias.

¿De qué manera la creatividad puede ayudarnos a romper la rutina negativa?

Mediante la visualización creativa podemos visualizarnos e imaginarnos comportándonos de forma diferente, y viendo cómo sería diversa nuestra vida.

No hay que menospreciar el poder de nuestros pensamientos y las imágenes que creamos mentalmente, pues al fin y al cabo, son la semilla del cambio.

La creatividad construye un puente entre nuestra realidad actual y la que podría llegar a ser, permitiéndonos dejar de alimentar nuestras quejas, reproches y culpas, y comenzar a nutrir nuestro agradecimiento y nuestra generosidad.

La creatividad nos lleva a traspasar nuestras corazas, vernos y reconocernos. Nos lleva a vivir más conscientemente con el beneficio de estar más despiertos y atentos. Si conectamos con ese espacio entraremos en contacto con nuestro infinito potencial de amor, una fuerza verdaderamente transformadora. El cambio en el mundo comienza por cada persona, por un cambio en su consciencia que le lleve a generar nuevas actitudes, nuevos pensamientos, nuevos valores y nuevos sentimientos. 

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.