Recibe Aleteia gratis directamente por email
¡Alimenta tu espíritu! ¡Recibe las noticias de Aleteia cada día!
¡Inscríbete!

¿No estas preparado para donar?

Aún así hay otras 5 maneras como puedes ayudar a Aleteia

  1. Reza por nuestro equipo y por el éxito de nuestra misión
  2. Habla de Aleteia en tu parroquia
  3. Comparte el contenido de Aleteia con tus amigos y tu familia
  4. Desactiva el bloqueo de publicidad cuando nos visites
  5. Suscríbete a nuestra newsletter gratuita y leenos a diario

¡Gracias!
El equipo de Aleteia

Suscríbete

Aleteia

¡En Navidad se comerán hallacas venezolanas en todo el planeta!

HALLACAS
Shutterstock-nehophoto
Comparte

La hallaca es resultado del mestizaje y la llegada de emigrantes a Venezuela, país del que ahora viajará este plato a otras mesas para deleitar durante la Navidad. Su principal ingrediente es reunir a la familia y los amigos en torno a esta hermosa tradición culinaria

Estas navidades serán diferentes para los venezolanos, cada vez más desperdigados por el mundo. Pero con ellos llegarán también a todos los rincones sus mejores valores, incluida la hallaca, como parte de la tradicional gastronomía de Venezuela, tan propia de la temporada decembrina.

Y es que así como la hallaca varía su forma de elaboración en cada región del país, también lo hará en el mundo con la llegada en masa de quienes por miles de razones parten de la nación.

Tradicional en Venezuela y popular en  Colombia, Curazao, Aruba, Bonaire, Islas Canarias, España o Ecuador, la hallaca ha ido consiguiendo espacio de preferencia en los paladares de todo el planeta, en cuyas mesas ha sido adoptada como uno de sus platos para Nochebuena.

Las hallacas y sus decenas de versiones

El pastel, que tiene como base la masa de maíz –amarilla o naranja gracias al tono rojo que le brinda el aceite con onoto- tiene como principal elemento un relleno de guiso, cuya proteína varía según el gusto de quien la elabora: carne de res, cerdo y gallina o pollo, o ambos; así como pescado, en las versiones más atrevidas.

Aunque varían los ingredientes, es común a todas el envolverlas con hojas de plátano y amarradas con hilo pabilo. Se le agregan aceitunas, pasas, alcaparras, pimentón y cebolla. Mientras que algunas tienen almendras. Y en zonas como las andinas, no pueden faltarles los garbanzos.

Envueltas de forma rectangular en hojas de plátano o de bijao, es toda una tradición no solo comerlas sino reunirse en familia para su elaboración. Algunos se “especializan” en poner los ingredientes, mientras que otros las amarran.

Finalmente son hervidas en agua. Algunas sobre fogón y otros prefieren cocinarlas con leña, por el particular sabor que adquieren. Se hacen en cantidades grandes, pues es común compartirlas. Aunque se pueden consumir en cualquier momento, es típico de la temporada navideña, y un alimento esencial en el diciembre venezolano.

La hallaca es un plato que integra a la familia

Si bien forma parte de los platos nacionales, se la compara también con los tamales de otros países americanos. La particularidad en Venezuela no es ni siquiera el plato, sino su preparación, porque integra de manera muy especial a toda la familia. Es , de hecho, una de las principales y más bonitas excusas para reunir junto a la mesa a familiares y amigos.

En cuanto a su nombre, existen algunos mitos que lo atribuyen la fusión de dos términos: “Allá”, en referencia a los componentes del guiso que proviene de otras naciones, y “Acá”, por la masa y las hojas de plátano. La combinación de “Allá” y “Acá” daría algo cercano a la tradicional “Hallaca”.

El origen del plato se remonta a los años de la colonización por parte de España, siglo XV y siglo XVI, atribuyéndose en forma legendaria su invención a esclavos e indígenas, quienes recogían los restos de las preparaciones de sus opresores para armar un plato heterogéneo.

La hallaca es resultado de la fusión cultural

También se afirma que el plato surgió tras los esfuerzos de los españoles por “mejorar” el tamal, aumentando y variando los ingredientes que componían su interior. Se trataría por ende de una adaptación colonial al paladar europeo en América. Existe además el “bollo” venezolano, más parecido al tamal.

El escritor criollo Arturo Uslar Pietri lo resumía de esta manera: en la hallaca están “la pasa y la aceituna, de romanos y griegos; la alcaparra y la almendra, de los árabes; la carne del ganado, de los capitanes pobladores de Castilla; el maíz y la hoja, del bananero de los indios”.

Independientemente de las muchas historias acerca de su origen, lo cierto es que la hallaca es resultado del mestizaje y la fusión cultural, muy a tono con la situación actual que lleva un pedacito de Venezuela a distintas partes del mundo.

Boletín de Noticias
Recibe gratis Aleteia.
Los lectores como usted contribuyen a la misión de Aleteia

Desde nuestros inicios en 2012, los lectores de Aleteia han crecido rápidamente en todo el mundo. Nuestro equipo está comprometido con la misión de proporcionar artículos que enriquezcan, inspiren y nutran la vida católica. Por eso queremos que nuestros artículos sean de libre acceso para todos, pero necesitamos su ayuda para hacerlo. El periodismo de calidad tiene un costo (más de lo que la venta de publicidad en Aleteia puede cubrir). Por eso, los lectores como USTED son fundamentales, aunque donen incluso tan poco como 3$ al mes.