¿No estas preparado para donar?

Aún así hay otras 5 maneras como puedes ayudar a Aleteia

  1. Reza por nuestro equipo y por el éxito de nuestra misión
  2. Habla de Aleteia en tu parroquia
  3. Comparte el contenido de Aleteia con tus amigos y tu familia
  4. Desactiva el bloqueo de publicidad cuando nos visites
  5. Suscríbete a nuestra newsletter gratuita y leenos a diario

¡Gracias!
El equipo de Aleteia

Suscríbete

Aleteia

¿Sabías que un disparo de cañón marca los mediodías en Roma?

GIANICOLO
Comparte

Descubre el origen de esta curiosa tradición de la Ciudad Eterna

Haga click aquí para abrir el carrusel fotográfico

Todos los días llueva, truene, o nieva marca el mediodía romano un golpe de cañón. Esta curiosa costumbre fue introducida por el Papa Pío IX el 1 de diciembre de 1847 para tener una señal única de la hora oficial, en vez del sonido descoordinado que producían todas las campanas de las iglesias de la ciudad al marcar la hora 12.00.

Esta tradición sólo se interrumpió en la época de la segunda guerra mundial y en ocasión del 2712° Aniversario de la fundación de Roma volvió a señalar los mediodía romanos hasta hoy.

Muchos se reúnen curiosos a ver toda la ceremonia que precede al disparo y con el golpe más de uno se lleva un sobresalto.

El cañón se encuentra en una zona muy pintoresca de Roma, el Janículo (Gianicolo en italiano), más específicamente en el gran mirador que se encuentra a los pies de la gran estatua dedicada a Garibaldi.

El Janículo es una colina muy importante de Roma, no entra entre las famosas siete colina de su fundación. Los edificios de su zona están considerada Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO.

Si no llegas a tiempo para el famoso disparo del mediodía, igualmente puedes pasar una tarde agradable tomando un helado observando el magnifico panorama que regala su mirador.

Puedes hacer una linda caminata evocando la historia de Giussepe Garibaldi, el héroe de dos mundos, el unificador de Italia A lo largo de la Via del Gianicolo que desciende hacia la plaza San Pedro se colocaron una gran cantidad de bustos de mármol, de ilustres “Garibaldini”.

Andando siempre por la misma calle, se encuentra otra monumental estatua, la de Anita Garibaldi, muy significativa. La heroína monta a caballo mientras tiene en una mano una pistola y con la otra sostiene a su hijo. Allí mismo debajo de la estatua se conservan sus restos.

En la zona se encuentra también la histórica fuente del Agua Paola, agua que llegaba por un acueducto desde el lago de Bracciano y que les dio nueva vida Pablo V en el 1608, de aquellos antiguos del emperador Trajano.

La monumental fuente fue diseñada por Giovanni Fontana en 1611 y es un emblema para los romanos. El escritor y poeta Goethe hace una detallada descripción en su “Viajes a Italia”, nombrada en la canción de Antonello Venditti, “Roma capoccia”, y es una de las escenas importantes de la premiada película “La grande Bellezza”.

Y ya casi al final del paseo, podemos encontrar un maravilloso faro, que no sirve para la navegación pero en la noche con su luz da una atmósfera muy romántica, iluminando el cielo romano. Este faro fue un regalo de los migrantes italianos en Argentina, para celebrar el quincuagésimo aniversario de la Unificación de Italia y para hacer presente su vínculo con la patria de origen.

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.
Los lectores como usted contribuyen a la misión de Aleteia

Desde nuestros inicios en 2012, los lectores de Aleteia han crecido rápidamente en todo el mundo. Nuestro equipo está comprometido con la misión de proporcionar artículos que enriquezcan, inspiren y nutran la vida católica. Por eso queremos que nuestros artículos sean de libre acceso para todos, pero necesitamos su ayuda para hacerlo. El periodismo de calidad tiene un costo (más de lo que la venta de publicidad en Aleteia puede cubrir). Por eso, los lectores como USTED son fundamentales, aunque donen incluso tan poco como 3$ al mes.