Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
miércoles 21 abril |
San Anselmo de Canterbury
home iconEstilo de vida
line break icon

¿Es de locos dar gracias en el dolor?

WOMAN,TRAVEL

Gianna Trewavas | CC0

Luz Ivonne Ream - publicado el 16/12/18

No, no es de locos. Una persona agradecida sabe decir “gracias” tanto en el gozo como en el dolor. Veamos porqué

La gratitud es como la paciencia, se tiene o no se tiene. No podemos decir, yo soy muy paciente, pero cuando me colman el plato o me hacen enojar, entonces sí exploto. Lo siento, pero si en las pruebas álgidas no demuestras ese temple, no eres paciente.

Lo mismo sucede con la persona que es agradecida, lo será siempre y bajo cualquier circunstancia, aunque en momentos de dolor le cueste más demostrar esa actitud.

Claro, decir gracias desde el fondo del corazón en momentos de alegría y gozo, cuando todo es felicidad y satisfacción es facilísimo. ¿Pero qué pasa cuando pasamos por dolores y tragedias, por la muerte de un ser querido, por ejemplo? ¡Qué difícil es!

Y es que siendo realistas y recordando que somos de carne y hueso, un sincero “gracias” al momento en que el sufrimiento nos nubla la razón, cuando lo que queremos es morir de dolor difícilmente saldrá del alma.

Pero el que sea difícil no significa que sea imposible. Sí, aún en esos momentos en los que la tierra “pareciera” juntase con el inferno también hay que voltear los ojos al cielo y decir gracias, solo eso, gracias. Aunque nos cueste trabajo por tener el alma partida, aunque las palabras salgan cortadas y vayan bañadas de llanto, hay que elevar el corazón y decir gracias.


FLOWER

Te puede interesar:
¿De qué sirve tener virtudes y vivir con valores?

Por supuesto que esta actitud de gratitud en momentos de dolor es más sencilla cuando tenemos una vida de fe, un espíritu fuerte y sabemos sobrenaturalizar.

¿Y por qué dar gracias en los momentos en que pareciera que la vida se burlara de nosotros? ¿Acaso somos masoquista? No, no es sadismo; es amor, es virtud, es aprendizaje, crecimiento, gratitud… Ese “gracias” es una alabanza del alma que reconoce a su Creador en cualquier momento y circunstancia.

  • Gracias por la fortaleza que sale cuando se pasan por momentos difíciles.
  • Gracias porque las pruebas traen tesoros escondidos de talentos y capacidades que no sabíamos que teníamos.
  • Gracias porque el dolor se puede convertir en fuente de inspiración. Porque lo que hoy es nuestra prueba, mañana será nuestro testimonio.
  • Gracias porque cuando el dolor arrecia nos acordamos de que hay un Ser superior que nos hace voltear al cielo y de quien su mirada es un bálsamo que todo alivia.
  • Gracias porque el dolor nos hace más humildes, compasivos, misericordiosos y menos juiciosos.
  • Gracias porque el dolor es tan saludable en la vida como lo es la tristeza porque es una alerta de que algo en nosotros se ha desacomodado y necesita atención.
  • Gracias porque el dolor nos hace más sabios.
  • Gracias porque la vida -Dios- confió en nosotros al permitirnos pasar por esas pruebas.
  • Gracias porque cuantas veces el dolor ha sido ese “wake-up call” que necesitábamos de esa vida dormida que llevábamos.
  • Gracias porque al final eso que se nos presentó con tan mala cara resultó ser una bendición disfrazada.

Y así la lista podría continuar. Aquí lo siempre importante es que ese gracias sea una constante en nosotros, un estilo de vida.

Ahora, para los creyentes el dolor tiene un significado aún mayor, infinito, sobrenatural. Sabemos que el dolor es purificador y corredentor. Por lo tanto, aunque en el momento de la pena cueste soltar ese gracias, hay que hacer el intento por hacerlo. Aunque la razón y el corazón aún no se hayan puesto de acuerdo sabemos que en el fondo sí lo sentimos porque sabemos su valor; nos sentimos privilegiados de haber sido tomados en cuenta al sufrir y padecer en “algo” como Cristo lo hizo. Gracias, porque el sufrimiento es una oportunidad para expiar nuestra alma o suplicar por el alma de esa persona que necesita conversión.

Gracias, siempre y en todo, gracias…

Tags:
agradecimientogratitudvalores
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
1
DIOS ASI LO QUISO
Adriana Bello
Juan Luis Guerra y Ricardo Montaner le cantan al amor eterno
2
PADRE PIO
Philip Kosloski
Cuando Padre Pío rezaba por alguien, decía esta poderosa oración
3
Salvador Aragonés
La gran preocupación del Papa (y de la que no hablan los medios)
4
ROBERTA MASCENA
Redacción de Aleteia
Se gradúa con el uniforme de limpiadora de su madre
5
Amii Stewart
Silvia Lucchetti
Amii Stewart: Un día la estatua de la Virgen me habló
6
Juan Daniel Escobar Soriano
¿Por qué un católico no puede pertenecer a la masonería?
7
SAINT JOSEPH
Philip Kosloski
Esta antigua oración a san José es “conocida por no fallar nunca”
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.