Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
martes 28 septiembre |
San Vicente de Paúl
home iconEspiritualidad
line break icon

¿Dios puede llegar en medio del jaleo?

pixabay

Carlos Padilla Esteban - publicado el 13/12/18

Lo importante es la apertura a sus mensajes

Quiero allanar mi corazón para que otros entren y vean la salvación. Y que la vea yo en ellos que se acercan: Y todos verán la salvación de Dios”. Estoy cerrado tantas veces en mis preocupaciones y desafíos…

Veo la dureza de mi corazón que se ha cerrado al amor. Quizás por miedo. Tal vez por debilidad. No lo sé. Pero he construido barreras para marcar la distancia.

Dice la Biblia: Jerusalén, quítate tu ropa de duelo y aflicción, y vístete para siempre el esplendor de la gloria que viene de Dios”.

Viene la gloria de Dios. Jesús viene a mí mientras yo camino a su encuentro. ¿Dónde me encontraré con Él este Adviento? ¿En quién quiere hablarme?

Jesús quiere llegar a mí a su manera. Yo lo busco a la mía. Quiero que se aparezca donde espero encontrarlo.

Creo que vendrá a mí cuando guarde más silencio y me retire al desierto. Puede que sea así. También puede llegar en el bullicio. En lo cotidiano. Me quiero dejar sorprender.

No me hablará en quien me parece más sabio. Tal vez lo hará en los pequeños a los que ignoro, con los que no quiero perder el tiempo. En aquel al que no presto atención.

Me invita Jesús a crecer en el amor en el Adviento: Y lo que pido en mi oración es que vuestro amor siga creciendo cada vez más en conocimiento perfecto y todo discernimiento”.

Su venida me enseña a amar mejor. No quiero que me suceda lo que describe Cantalamessa: El corazón indivisible es algo bueno, siempre y cuando ame a alguien. En efecto, es mejor un corazón dividido que ama, que un corazón indiviso que no ama a nadie. Esto sería en realidad un egoísmo indiviso, un tener el corazón lleno, pero con el objeto más contaminante que hay: uno mismo[1].

No quiero vivir el Adviento centrado en mí mismo. Indiviso pero seco por dentro. Quiero abrirme y salir al encuentro del otro. Un corazón indiviso para Dios, para los hombres. Un corazón que ama, se ata, se compromete. Un corazón que se entrega sin miedo.

Jesús viene a hablarme en aquellos que amo, con los que comparto el camino.

Me invita el Adviento a ir al encuentro de quien me necesita. De Isabel en Ein Karem. De José que tiene miedo y espera en sus dudas.

A Belén obedeciendo a Dios. Y allí encontrarme con pastores a los que no conozco. Con Reyes de los que no sé nada.

Quiero estar abierto a los mensajes de Dios en el silencio. Y a los mensajes que me lleguen en medio de los ruidos.

Pronuncio mi sí como María. Convencido del amor de Dios. Él está conmigo. ¿Por qué tengo miedo? Porque soy pequeño.

Pero me alegro. Dios sabe lo que me conviene, lo que llenará mi alma. Confío en su poder que me levanta cada mañana. Eso me salva, me alegra siempre. Quiero confiar en su poder que viene a visitarme. Como María a Isabel.

El Adviento es movimiento. Un ir al encuentro. Un dejarse cambiar. Un amar en concreto. Un estar atento al que más me necesita.

Me gusta esa forma de mirar las cosas. Todos verán la gloria de Dios. En mí, en su camino. Yo quiero ver la gloria de Dios. En este Adviento donde Dios quiera hablarme. Salgo de mi comodidad y dejo atrás mis miedos. Confío como un niño.

[1] Amedeo Cencini, la hora de Dios, 247

Tags:
diosferuido
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
1
Claudio de Castro
El purgatorio y la misteriosa alarma de las 3 a.m.
2
Aleteia Brasil
La pareja que festejó su matrimonio dando de cenar a 160 personas...
3
PADRE PIO
Philip Kosloski
Cuando Padre Pío rezaba por alguien, decía esta poderosa oración
4
lobo cordeiro fumaça
Gelsomino del Guercio
«El humo de Satanás entró en la Iglesia»: ¿qué quiso decir el Pap...
5
O Catequista
La polémica sobre el cuerpo incorrupto del Padre Pío
6
Jesús V. Picón
Sacerdote con COVID-19: No se puede vivir una enfermedad sin la E...
7
VIRGIN
Patricia Navas
Oración a la Virgen de la Merced para romper cadenas
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.