¿No estas preparado para donar?

Aún así hay otras 5 maneras como puedes ayudar a Aleteia

  1. Reza por nuestro equipo y por el éxito de nuestra misión
  2. Habla de Aleteia en tu parroquia
  3. Comparte el contenido de Aleteia con tus amigos y tu familia
  4. Desactiva el bloqueo de publicidad cuando nos visites
  5. Suscríbete a nuestra newsletter gratuita y leenos a diario

¡Gracias!
El equipo de Aleteia

Suscríbete

Aleteia

¿Qué hace un sacerdote en las manifestaciones de los chalecos amarillos?

PRIEST YELLOW JACKETS
Eric FEFERBERG I AFP
(Photo by Eric FEFERBERG / AFP)
Comparte

El padre Grégoire Corneloup, sacerdote en el departamento de Oise (Francia), y Cyrgue Dessauce, en formación para el sacerdocio en la comunidad Aïn Karem, decidieron ir a bendecir los Campos Elíseos, a las fuerzas del orden y a los manifestantes durante las manifestaciones de los “chalecos amarillos” en París el pasado sábado 8 de diciembre

En sotana, con sus rociadores y sus recipientes de plástico con agua bendita, el padre Grégoire Corneloup, sacerdote cooperador en el departamento de Oise, y Cyrgue Dessauce se dirigieron a la manifestación de los llamados “chalecos amarillos” el pasado sábado 8 de diciembre en París.

“Llegamos a las 6 de la mañana. Después de los laudes y la misa de la Inmaculada Concepción celebrada en la parroquia de Saint Honoré d’Eylau, nos fuimos a la plaza de la Estrella para bendecir la plaza y las calles de alrededor”, relata Cyrgue Dessauce para Aleteia.

Para este joven, que también es doctorando en Filosofía en la Sorbona, su presencia entre los “chalecos amarillos” es ante todo una respuesta a una llamada de Dios. “Estuve presente el primer fin de semana de diciembre para comprender y ver por mí mismo este movimiento. Después de los horrores y la violencia de esta primera movilización, sentí que Dios me llamaba a volver, a escuchar y a bendecir”, explica Dessauce. Después de las bendiciones matutinas, hasta las 10 de la mañana, los dos hombres volvieron al “modo apostolado” hasta las 17h.

“Hemos conversado y bendecido a muchas personas, manifestantes y policías desconcertados”, detalla Cyrgue Dessauce. La presencia de estos dos hombres, destacada en las redes sociales y en varios medios, ha sorprendido, pero no ha extrañado.

“Algunos nos preguntaban qué hacíamos allí. Otros que qué pensábamos del movimiento. Les respondimos que estábamos allí por la justicia y por la paz”.

El futuro sacerdote, que no oculta su apoyo al movimiento de los “chalecos amarillos”, recuerda especialmente un momento del día en que la tensión fue palpable: “Estábamos en un callejón con una hilera de antidisturbios y un grupo de manifestantes. Pero sentimos una gracia y la tensión se apaciguó”, asegura.

Pero, ¿por qué ofrecer bendiciones vestidos en sotana? “Cuando la emoción es fuerte, es necesario que la presencia visual sea fuerte también”, defiende el joven. “Las personas se acercan más a los sacerdotes con sotana porque identifican claramente a un hombre de Dios. La sotana es un símbolo universal de lo sagrado”.

“Una paz sin justicia es una paz falsa”

“Hay que escuchar a estas personas, no llegar con un sermón ya establecido, sino recibirlas y escuchar lo que piensan”, sostienen el padre Grégoire Corneloup y Cyrgue Dessauce.

“Escuchando a todas estas personas, vi el amor extenderse en sus corazones, sentí que tenía lugar una curación”, detalla Cyrgue Dessauce. “Ir allí con el corazón abierto permite a la Iglesia comprender lo que está sucediendo. Aportamos un mensaje de justicia y de paz. Esta gente está luchando por una causa justa. Pero debe ser una lucha pacífica. Una paz sin justicia es una paz falsa, es una paz donde los pobres sufren”, insiste. “Por otro lado, una lucha que se libra desde la violencia es injusta, fracasará”.

“La intuición que reúne a estas personas es muy profunda y fuerte, creo que es una intuición que la Iglesia tiene interés en apoyar y cultivar, debe tener una palabra de apoyo”, subraya Cyrgue Dessauce. “No hay un discurso evangélico sobre la lucha social, cuando se le espera. El Señor no quiere que los pobres sean oprimidos, que los fuertes defiendan a los otros fuertes. Por lo tanto, debemos rezar para que estas personas reciban fuerza y luz”.

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.
Los lectores como usted contribuyen a la misión de Aleteia

Desde nuestros inicios en 2012, los lectores de Aleteia han crecido rápidamente en todo el mundo. Nuestro equipo está comprometido con la misión de proporcionar artículos que enriquezcan, inspiren y nutran la vida católica. Por eso queremos que nuestros artículos sean de libre acceso para todos, pero necesitamos su ayuda para hacerlo. El periodismo de calidad tiene un costo (más de lo que la venta de publicidad en Aleteia puede cubrir). Por eso, los lectores como USTED son fundamentales, aunque donen incluso tan poco como 3$ al mes.