Recibe Aleteia gratis directamente por email
¡Alimenta tu espíritu! ¡Recibe las noticias de Aleteia cada día!
¡Inscríbete!

¿No estas preparado para donar?

Aún así hay otras 5 maneras como puedes ayudar a Aleteia

  1. Reza por nuestro equipo y por el éxito de nuestra misión
  2. Habla de Aleteia en tu parroquia
  3. Comparte el contenido de Aleteia con tus amigos y tu familia
  4. Desactiva el bloqueo de publicidad cuando nos visites
  5. Suscríbete a nuestra newsletter gratuita y leenos a diario

¡Gracias!
El equipo de Aleteia

Suscríbete

Aleteia

El sufrimiento de las parejas que esperan un bebé que no llega

SAD COUPLE
By Vera Petrunina | Shutterstock
Comparte

Cuando un hijo tarda en venir puede surgir un gran sufrimiento en la pareja. Un sufrimiento tanto más pesado de cargar cuando no se comparte en el seno de la pareja o con los allegados, cuando quizás se considera un tema tabú. Sin embargo, poder expresar las dificultades, los temores y las esperanzas es con frecuencia beneficioso y fructífero, en otro plano que el esperado

Los estudios demuestran que cada vez más parejas se enfrentan a problemas de infertilidad. Según el observatorio epidemiológico de la fertilidad en Francia, Obseff, después de dos años de intentos sin anticonceptivos, del 8% al 11% de las parejas todavía esperan quedarse embarazadas.

No obstante, la cuestión de la infertilidad hace temblar a la pareja. “Poco a poco, la culpabilidad, los silencios, las insinuaciones, causan estragos. Y escasean los lugares donde depositar este sufrimiento, donde poder compartirlo”, valoran desde Misión Caná, de la Comunidad del Camino Nuevo. Por eso organizan fines de semanas para que este tipo de parejas pasen “del sufrimiento a la esperanza”. 

Guillaume Haudebourg, su organizador, invita a estas personas a “dedicar tiempo a rehacer la historia de su pareja, a hablar con sinceridad de su fecundidad, a plantear un discernimiento sobre los posibles caminos que seguir, en un clima de bienvenida y de clarividencia”. En efecto, a veces hace falta ayuda para discernir el camino de la fecundidad propia de cada pareja, para iniciar un proceso de perdón, orientado a la pareja o a Dios, y para comprometerse en una vía de curación interior.

Testimonios, formación, momentos a dos, tiempo de oración, de reconciliación, son algunos medios propuestos para intentar responder a una pregunta que, en última instancia, afecta a todas las parejas: ¿a qué fecundidad estamos llamados?

Aunque la medicina nos aporta algunas respuestas, es importante dedicar tiempo a discernir: hasta dónde llegar, cómo conciliar el deseo de tener un hijo con el respeto a la vida, qué solución es la adecuada para la pareja. Esta pausa es también una oportunidad para invitar a Dios al corazón de la espera y para poner en Sus manos vuestro proyecto de pareja.

Ojalá este proyecto se extienda por todo el mundo pues son muchas las parejas que padecen este sufrimiento.

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.
Los lectores como usted contribuyen a la misión de Aleteia

Desde nuestros inicios en 2012, los lectores de Aleteia han crecido rápidamente en todo el mundo. Nuestro equipo está comprometido con la misión de proporcionar artículos que enriquezcan, inspiren y nutran la vida católica. Por eso queremos que nuestros artículos sean de libre acceso para todos, pero necesitamos su ayuda para hacerlo. El periodismo de calidad tiene un costo (más de lo que la venta de publicidad en Aleteia puede cubrir). Por eso, los lectores como USTED son fundamentales, aunque donen incluso tan poco como 3$ al mes.