¿No estas preparado para donar?

Aún así hay otras 5 maneras como puedes ayudar a Aleteia

  1. Reza por nuestro equipo y por el éxito de nuestra misión
  2. Habla de Aleteia en tu parroquia
  3. Comparte el contenido de Aleteia con tus amigos y tu familia
  4. Desactiva el bloqueo de publicidad cuando nos visites
  5. Suscríbete a nuestra newsletter gratuita y leenos a diario

¡Gracias!
El equipo de Aleteia

Suscríbete

Aleteia

El papa Francisco: Orar es gritar a Dios nuestro dolor, hablarle sin miedo

POPE FRANCIS
Antoine Mekary | ALETEIA | I.Media
Comparte

En la Audiencia General el Pontífice prosiguió una serie de catequesis sobre el Padre Nuestro: “Jesús no quiere que nuestra oración sea una evasión, sino un presentarle al Padre cada sufrimiento e inquietud”

Haga click aquí para abrir el carrusel fotográfico

El papa Francisco invitó tener una “total confianza en Dios, Padre compasivo que nos ama y permanece siempre a nuestro lado”. Por eso, insistió en rezar sin miedo a Dios, como hijos, gritando incluso el propio dolor y emociones en los momentos más difíciles de la vida.

“Dios es el Padre, que tiene compasión inmensa por nosotros y quiere que sus hijos le hablen sin temor: ¡Padre! Y en las dificultades poder decir:  ¡Señor, qué me has hecho!, directamente”, dijo el Papa en el aula Pablo VI del Vaticano, donde encontró fieles y peregrinos de todo el mundo, especialmente de América Latina y México venidos para la fiesta de Nuestra Señora de Guadalupe, cuya fiesta se celebra hoy. 

Rezar es confiar en Dios

Además, continuó su ciclo de catequesis sobre el “Padrenuestro”, que, destacó, es una “oración audaz, porque Jesús invita a sus discípulos a dejar atrás el miedo y a acercarse a Dios con confianza filial, llamándolo familiarmente “Padre”.

Predicación, centrada en la meditación sobre el tema: “Una oración que pide con confianza”. (Lucas 11, 9-13). “En el Padrenuestro, ilustró, “Jesús enseña esta oración a sus discípulos”, que “es una oración breve, con siete peticiones, número que en la Biblia significa plenitud”.

Francisco instó a abandonar la falsa teoría de que la oración pura, debería ser la que busca a Dios sin “sin la carga de ninguna solicitud”. 

“¡No, esto no es verdad! La fe es espontánea, es un acto de fe en Dios que es Padre bueno, que es omnipotente”. Indicó que se trata de “un acto de fe en mí, que soy pequeño, necesitado. Por esto, la oración para pedir algo es muy noble”. 

Oración no es evasión 

“Por eso, podemos contarle todo, incluso las cosas que en nuestra vida siguen siendo distorsionadas e incomprensibles”. “Él nos ha prometido que estaría con nosotros hasta el último día que estaremos en esta tierra”. 

“Jesús no quiere que nuestra oración sea una evasión, sino un presentarle al Padre cada sufrimiento e inquietud”. 

El Pontífice exhortó a rezar con osadía para convertir la oración en una “invocación gritada con fe, a ejemplo del ciego Bartimeo que gracias a su llamado perseverante, “Jesús, ten compasión de mí” (Mc 10, 47), obtuvo del Señor el milagro de recobrar la vista”. 

“La oración no solo precede la salvación, sino que ya la contiene, porque libra de la desesperación de creer que las situaciones insoportables no se pueden resolver”, agregó. 

Orar es pedir cosas concretas

El Padrenuestro hunde sus raíces en la realidad concreta del hombre. Nos hace pedir lo que es esencial, como el “pan de cada día”, porque como nos enseña Jesús, la oración no es algo separado de la vida, sino que comienza con el primer llanto de nuestra existencia humana”. 

La oración, “está presente donde quiera que haya un hombre que tiene hambre, que llora, que lucha, que sufre y anhela una respuesta que le explique su destino”.

Recemos el Padrenuestro, comenzando así: ¡Oh, Papá! Él nos entiende y nos ama tanto. ¡Gracias!”.  

El Padre saludó con afecto a los peregrinos de la Diócesis de Matamoros, delegación por la “Navidad de Tamaulipas en el Vaticano”, evento para promover la piedad popular y la cultura de esta región mexicana.

La audiencia general ha concluido con el canto del Padre Nuestro en Latín (Pater Noster) y la Bendición Apostólica.

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.
Los lectores como usted contribuyen a la misión de Aleteia

Desde nuestros inicios en 2012, los lectores de Aleteia han crecido rápidamente en todo el mundo. Nuestro equipo está comprometido con la misión de proporcionar artículos que enriquezcan, inspiren y nutran la vida católica. Por eso queremos que nuestros artículos sean de libre acceso para todos, pero necesitamos su ayuda para hacerlo. El periodismo de calidad tiene un costo (más de lo que la venta de publicidad en Aleteia puede cubrir). Por eso, los lectores como USTED son fundamentales, aunque donen incluso tan poco como 3$ al mes.