¿No estas preparado para donar?

Aún así hay otras 5 maneras como puedes ayudar a Aleteia

  1. Reza por nuestro equipo y por el éxito de nuestra misión
  2. Habla de Aleteia en tu parroquia
  3. Comparte el contenido de Aleteia con tus amigos y tu familia
  4. Desactiva el bloqueo de publicidad cuando nos visites
  5. Suscríbete a nuestra newsletter gratuita y leenos a diario

¡Gracias!
El equipo de Aleteia

Suscríbete

Aleteia

El papa Francisco: El Niño Dios nos llama a ser testigos de humildad, ternura y bondad

SAND NATIVITY
Comparte

El Pontífice agradeció a los artistas que han realizado el pesebre instalado en la Plaza de San Pedro 

Haga click aquí para abrir el carrusel fotográfico

El árbol de Navidad con sus luces nos recuerda que Jesús es la luz del mundo, expresó el papa Francisco al recibir hoy en audiencia a la delegación que ha regalado el árbol y el pesebre ya instalados en la Plaza de San Pedro y “que serán admirados por muchos peregrinos de todo el mundo” a partir del viernes 7 de diciembre 2018.

“El árbol de Navidad y el pesebre son dos signos que no terminan nunca de fascinarnos; nos hablan de Navidad y nos ayudan a contemplar el misterio de Dios haciéndose hombre para estar cerca a cada uno de nosotros”, dijo Francisco en la Sala Clementina del Vaticano y agradeció a las delegaciones provenientes de las regiones italianas del Friuli-Venezia y del Veneto. 

Francisco reconoció el trabajo de “los cuatro escultores” de diferentes países, que tallaron el pesebre y de “los técnicos” y del “personal de la gobernación”. 

El árbol de Navidad con sus luces nos recuerda que Jesús es la luz del mundo, es la luz del alma que aleja la oscuridad de las enemistades y deja espacio para el perdón”, constató. 

El Papa explicó que el árbol que engalana el Vaticano este año, procedente del bosque de Cansiglio, norte de Italia y representa “a Dios que con el nacimiento de su Hijo Jesús se ha entregado al hombre para elevarlo a sí mismo y levantarlo de las nieblas del egoísmo y el pecado”.

El nacimiento, ubicado en el centro de la plaza de San Pedro, está hecho con arena de jesolana, originaria de las Dolomitas, zona italiana de montaña.

La arena, – sostuvo – “material pobre recuerda la simplicidad, la pequeñez con que Dios se mostró con el nacimiento de Jesús en la precariedad de Belén”. 

Francisco indicó que puede parecer que ésta pequeñez “vaya en contradicción con la divinidad”, pero no es así.

Por eso, invitó a ver el nacimiento como un llamado a “ser libres ante Dios” y a tener “la libertad de un niño ante su padre”.

Al contemplar al Niño Dios que emana luz en la humildad de la natividad, también podemos ser testigos de humildad, ternura y bondad”, agregó.

Al final, el Obispo de Roma renovó su gratitud y les ofreció sus “mejores deseos para una Feliz Navidad”.

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.
Para que nuestra luz siga brillando en la oscuridad

Desde nuestros inicios en 2012, los lectores de Aleteia han crecido rápidamente en todo el mundo. Nuestro equipo está comprometido con la misión de proporcionar artículos que enriquezcan, inspiren y nutran la vida católica. Por eso queremos que nuestros artículos sean de libre acceso para todos, pero necesitamos su ayuda para hacerlo. El periodismo de calidad tiene un costo (más de lo que la venta de publicidad en Aleteia puede cubrir). Por eso, los lectores como USTED son fundamentales, aunque donen incluso tan poco como 3$ al mes.