¿No estas preparado para donar?

Aún así hay otras 5 maneras como puedes ayudar a Aleteia

  1. Reza por nuestro equipo y por el éxito de nuestra misión
  2. Habla de Aleteia en tu parroquia
  3. Comparte el contenido de Aleteia con tus amigos y tu familia
  4. Desactiva el bloqueo de publicidad cuando nos visites
  5. Suscríbete a nuestra newsletter gratuita y leenos a diario

¡Gracias!
El equipo de Aleteia

Suscríbete

Aleteia

La bala de cañón milagrosa y el lugar donde se encuentran los nuevos mártires del siglo XX y XXI

Ma. Paola Daud
Comparte

Dentro de la basílica se conservan varias reliquias de estos nuevos mártires divididos por continentes y por mártires del comunismo y del nazismo

Haga click aquí para abrir el carrusel fotográfico

En la Basílica de san Bartolomé a la isla en Roma, quien va a dar un saludo a Cristo sacramentado puede ver algo muy curioso en la pared del lado izquierdo. Una gran bala de cañón incrustada que cayó durante el asedio de los franceses a la República Romana en junio de 1849. Algunas fuentes dicen que la iglesia, en ese momento estaba completamente llena de personas y que ninguna sufrió daño alguno, permaneciendo milagrosamente ilesas, por esta razón se dice que la bala es milagrosa. Este episodio es recordado por una placa colocada debajo de la bala.

La pequeña basílica de san Bartolomé a la isla Tiberina, es muy importante históricamente para la tradición de la Iglesia, surge en la zona de las primeras predicaciones cristiana.

La basílica se construyó en donde antes había un templo dedicado a Esculapio, muy visitado por los paganos. Tantos eran los que llegaban a este lugar sagrado para implorar ser sanados de alguna enfermedad. Quizás bebiendo del pozo con agua milagrosa que hasta hoy se encuentra en la basílica, gracias a los cristianos, que quisieron conservar y revalorizar esta tradición convirtiéndola en un símbolo evangélico.

En el 998, el emperador alemán Otto III construyó la iglesia para albergar los restos de san Bartolomé Apóstol y a su amigo san Adalberto, obispo de Praga.

Se dice que en aquella época el emperador fue víctima de un gran engaño de parte de las autoridades de Benevento, ya que en vez de entregarle las reliquias del apóstol que se encontraban en aquella ciudad, le procuraron el cuerpo de san Paolino de Nola. El cuerpo de san Paolino se conservó en esta basílica hasta que papa san Pío X lo hizo trasladar a su lugar de origen, Nola, en cambio el cuerpo del apóstol Bartolomé nunca se movió de Benevento.

En 1999, en preparación para el Gran Jubileo de 2000, San Juan Pablo II instituyó la “Comisión de Nuevos Mártires” para investigar sobre el martirio cristiano del siglo veinte. Esta comisión en sólo dos años había recogido unos 12.000 expedientes.

San Juan Pablo II quiso que la basílica de san Bartolomé que se convirtiera en el memorial de los Nuevos Mártires.

Dentro de la basílica se conservan varias reliquias de estos nuevos mártires divididos por continentes y por mártires del comunismo y del nazismo. Entre ellos se encuentran: el misal de san Oscar Romero, la faja de Mons. Angelelli, el pastoral del Card. Juan Jesús Posadas Ocampo, reliquia y libro de oraciones de san Maximiliano Kolbe, la reliquia del beato Jerzy Popiełuszko, una cruz distribuida clandestinamente en Albania, el breviario de san Pedro Poveda, la estola y la cruz de Don Pino Puglisi, el breviario de padre Jacques Hamel.

Estos son sólo algunos de todos los Nuevos Mártires del siglo XX y XXI, que mantienen siempre viva nuestra memoria, porque como expresó san Juan Pablo II el 7 de mayo del 2007: “El ecumenismo de los mártires y de los testigos de la fe es el más convincente; ello indica la vía de la unidad para los cristianos del Siglo XXI”.

Fuente: sanbartolomeo.org

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.
Los lectores como usted contribuyen a la misión de Aleteia

Desde nuestros inicios en 2012, los lectores de Aleteia han crecido rápidamente en todo el mundo. Nuestro equipo está comprometido con la misión de proporcionar artículos que enriquezcan, inspiren y nutran la vida católica. Por eso queremos que nuestros artículos sean de libre acceso para todos, pero necesitamos su ayuda para hacerlo. El periodismo de calidad tiene un costo (más de lo que la venta de publicidad en Aleteia puede cubrir). Por eso, los lectores como USTED son fundamentales, aunque donen incluso tan poco como 3$ al mes.