¿No estas preparado para donar?

Aún así hay otras 5 maneras como puedes ayudar a Aleteia

  1. Reza por nuestro equipo y por el éxito de nuestra misión
  2. Habla de Aleteia en tu parroquia
  3. Comparte el contenido de Aleteia con tus amigos y tu familia
  4. Desactiva el bloqueo de publicidad cuando nos visites
  5. Suscríbete a nuestra newsletter gratuita y leenos a diario

¡Gracias!
El equipo de Aleteia

Suscríbete

Aleteia

“Jesús ha cambiado mi vida”, dice niña cofrade del Santísimo en Venezuela

CARACAS
Fotos: Facebook Adán Ramírez
Niños forman parte de las Cofradías del Santísimo en Venezuela
Comparte

En el único país del mundo consagrado al Santísimo Sacramento, una niña relata que antes “vivía una vida normal”; pero ahora "sigue a Jesús, lo busca, se siente amada y escuchada por él”

Haga click aquí para abrir el carrusel fotográfico

“Jesús ha cambiado mi vida, me siento alegre por seguir al Santísimo Sacramento”, expresó con una amplia sonrisa Fabiana Rodríguez, una niña de 13 años, este 2 de diciembre, en el marco de la renovación y bendición de las directivas de 32 cofradías del Santísimo Sacramento que funcionan en la iglesia arquidiocesana de Caracas.

Ella forma parte de la cofradía que funciona en la iglesia “San Martín de Porres”, en Caricuao, un sector hacia el sur oeste de la capital de Venezuela, y es “producto” de un proyecto impulsado por sus hermanos mayores, denominado “semillas eucarísticas”.

Portaba en su pecho la cinta amarilla y la medalla con la imagen que caracteriza a los cofrades y permaneció en los primeros asientos desde donde saludó al cardenal Baltazar Porras, quien presidió la ceremonia del 2 de diciembre. Junto a otros niños participó en las lecturas del día. “Tengo cuatro meses perteneciendo a este movimiento de apostolado que se ocupa de propagar el amor a la Hostia Consagrada”, dijo a Aleteia.

Detalló que estudia segundo año de bachillerato en el liceo “Tomás Vicente González”, en la misma zona donde reside y quiere ser periodista “para informar del acontecer nacional e internacional”, e “incentivar a la población a que sigan el camino del bien”.

En su consideración, “el ser humano tiene el compromiso en la vida de cambiar, y ser mejor persona cada día”. Su vida es el mejor ejemplo. “Antes vivía una vida normal, despreocupada de mis actos, pero ahora sigo a Jesús, lo busco, me siento amada y escuchada por él”, relató en presencia de sus amigos y hermanos cofrades.

 

Son semillas eucarísticas

El amor y la pertenencia de Fabiana y de varios niños a una cofradía es consecuencia del trabajo impulsado desde la Unión Nacional de Cofrades del Santísimo Sacramento que existe en Venezuela, con reconocimiento de las autoridades eclesiales. Su presidenta, Ana Vargas Morales, resaltó la importancia de este movimiento, cuya “veneración sacramental de amor al Señor vive y reina en nosotros”.

Vargas Morales trajo a la memoria que Venezuela está consagrada al Santísimo Sacramento del Altar desde 1899, bajo la motivación de monseñor Juan Bautista Castro. Han organizado a jóvenes y adultos pero también a los niños, debido a que la organización eclesial no tiene límites de edad para aceptarlos en sus filas.

“Lo que se exige a los niños es que sepan leer y escribir, y que de manera voluntaria, expresen sus deseos de adherirse a la adoración de Jesús Sacramentado”, informó. “En algunas parroquias hay niños desde los 7 años hasta los 13 quienes están integrados a las cofradías, siendo denominados por nosotros ‘Semillas Eucarísticas’”.

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.
Los lectores como usted contribuyen a la misión de Aleteia

Desde nuestros inicios en 2012, los lectores de Aleteia han crecido rápidamente en todo el mundo. Nuestro equipo está comprometido con la misión de proporcionar artículos que enriquezcan, inspiren y nutran la vida católica. Por eso queremos que nuestros artículos sean de libre acceso para todos, pero necesitamos su ayuda para hacerlo. El periodismo de calidad tiene un costo (más de lo que la venta de publicidad en Aleteia puede cubrir). Por eso, los lectores como USTED son fundamentales, aunque donen incluso tan poco como 3$ al mes.