¿No estas preparado para donar?

Aún así hay otras 5 maneras como puedes ayudar a Aleteia

  1. Reza por nuestro equipo y por el éxito de nuestra misión
  2. Habla de Aleteia en tu parroquia
  3. Comparte el contenido de Aleteia con tus amigos y tu familia
  4. Desactiva el bloqueo de publicidad cuando nos visites
  5. Suscríbete a nuestra newsletter gratuita y leenos a diario

¡Gracias!
El equipo de Aleteia

Suscríbete

Aleteia

Por qué obedecer (incluso Dios lo hace)

OFFICE
Monkey business images - Shutterstock
Comparte

La obediencia a la fe y la adhesión a Cristo es lo que salva de las consecuencias de la desobediencia universal que afecta a la humanidad

El ser humano siempre ha pretendido o querido ser el artífice de su destino, ha ambicionado ser autónomo en la gestión de su vida y de sus responsabilidades, rechazando cualquier intromisión en su vida.

En el fondo ésta ha sido la respuesta o la actitud ante la gran tentación que dio origen al primer desaire a Dios, el pecado original.

Dicho de otra manera, cree no ser creatura de nadie y su salvación no la quiere esperar de otros, sino de sí mismo. Pero esto es un gran error.

Es un error por dos razones: desde que nace, el ser humano siempre necesitará la acogida, la ayuda y la atención de los demás.

Además nace, crece y se desarrolla en un contexto donde hay normas, leyes, condiciones que hay que respetar, observar y cumplir.

En definitiva, que hay que obedecer si se quiere ser parte integrante y constructiva de una sociedad.

La vida humana discurre entre el orden divino, el orden social y el racional. Y desde siempre, desde que hay hombres y ángeles, la obediencia ha sido contestada, y la redención tuvo este motivo: restablecer la obediencia.

¿Qué significado tiene obedecer en la Iglesia? ¿Tiene sentido todavía hoy la obediencia de la fe?

Tanto en la sociedad como en la Iglesia hay un orden institucional. Por lógica, es la persona, y sólo ella, quien debe hacer el esfuerzo, mediante la obediencia, de adaptarse a ese orden y asimilarlo en pro de una sana vivencia y convivencia.

Todos tenemos que obedecer: desde el Papa hasta el último bautizado, desde un jefe de estado hasta el último de los ciudadanos.

La obediencia de Jesús

En las Sagradas Escrituras, tanto en el Antiguo Testamento como en el Nuevo Testamento, hay muchas referencias a la obediencia, pero nuestro gran referente es la obediencia de Jesucristo.

El Evangelio dice que Él, aunque filialmente sometido a los padres (Lc 2,51), estaba totalmente dedicado a las cosas de su Padre.

Jesús se mostró a sí mismo como ejemplo de total obediencia al Padre: “He bajado del cielo no para hacer mi voluntad, sino la voluntad del que me ha enviado” (Jn 6,38).

Y Él, a su vez, está en condición de salvar a quien le obedece: “Y aun siendo Hijo, con lo que padeció aprendió la obediencia; y llegado a la perfección, se convirtió en causa de salvación eterna para todos los que le obedecen”(Heb 5, 8-9).

La obediencia a la fe (Rom 1,5) y la adhesión a Cristo (1 Pe 1,2) es lo que salva de las consecuencias de la desobediencia universal que afecta a la humanidad.
 
Cualquier reflexión sobre el significado de la obediencia, tanto en el ámbito humano como cristiano, debe partir de la Kénosis y de la obediencia hasta la muerte de Cristo:

El cual, siendo de condición divina, no hizo alarde de ser igual a Dios. Sino que se despojó de sí mismo tomando condición de siervo,… y se humilló a sí mismo, obedeciendo hasta la muerte y muerte de cruz” (Fil 2, 6-8).

Por tanto la Kénosis es el vaciamiento de la propia voluntad para llegar a ser completamente receptivo a la voluntad de Dios.

Él nos redime obedeciendo (LG 3); y nosotros recibimos los efectos de la redención obedeciéndole.

A Dios, que se revela, se debe la obediencia de la fe, con la cual el hombre se abandona totalmente a Dios, prestándole libremente el pleno obsequio del intelecto y de la voluntad”(DV 5).

En la comunidad eclesial (signo prefigurativo del Reino de Dios), la obediencia así como la autoridad -que son funciones diferentes del único Espíritu (el Espíritu del agapé)- están al servicio de la edificación de la Iglesia como cuerpo de Cristo.

¿Qué es el agapé? Los primeros cristianos emplearon ésta expresión griega para referirse al amor de Dios para con el ser humano, al amor especial por Dios e incluso a un amor sacrificado u oblativo que cada persona debía sentir hacia los demás.

Seis obediencias más

Y a propósito de la obediencia seis sencillas historias:

1.- “Abraham, que sometido a prueba, “tuvo fe en Dios” (Rm, 4,3) y siempre obedeció a su llamada; por esto se convirtió en “padre de todos los creyentes” (Rm, 4, 11.18).

2.- Y qué mejor ejemplo de obediencia a Dios que el que tenemos en María. Ella da sentido a su vida escuchando la palabra de Dios y realizando con su libertad la obediencia de la fe.

No sólo dijo “hágase en mí según tu palabra” (Lc 1, 38) sino que se entregó como nadie, y por eso Jesús responde al piropo de alabanza a su madre con un motivo más alto: “Dichosos más bien los que oyen la Palabra de Dios y la ponen en práctica” (Lc 11, 27).

3.- San José obedeció sin murmurar el decreto del emperador, que le obligaba a trasladarse a Belén en medio del rigor del invierno, con grave molestia para María. Pero es especialmente en la huida a Egipto cuando san José ofrece el ejemplo de la obediencia más heroica y perfecta.

4.- San Pedro obedeció al Señor.  “Respondiendo Simón, le dijo: Maestro, toda la noche hemos estado trabajando, y nada hemos pescado; pero por tu palabra echaré la red”. (Lc. 5, 5).

5.- Se cuenta que un día santo Domingo Savio le dijo a su confesor que cuando iba a bañarse a un pozo en especial, allá escuchaba malas conversaciones. El sacerdote le dijo que no podía volver a bañarse ahí. Domingo obedeció aunque esto le costaba un gran sacrificio, pues hacía mucho calor y en su casa no tenía ni bañera ni ducha. Y San Juan Bosco añade al narrar este hecho: “Si este jovencito no le hubiera obedecido a su confesor y  hubiera continuado yendo a aquel sitio no habría llegado a ser santo. La obediencia lo salvó”.

6.- Y santa Bernardita Soubirous subió y, cuando estuvo cerca de la roca, buscó con la vista la fuente no encontrándola, y queriendo obedecer, miró a la Virgen. A una nueva señal Bernardita se inclinó y escarbando la tierra con la mano, pudo hacer en ella un hueco.

De repente se humedeció el fondo de aquella pequeña cavidad y viniendo de profundidades desconocidas a través de las rocas, apareció un agua que pronto llenó el hueco que podía contener un vaso de agua.

Mezclada con la tierra, Bernardita la acerco tres veces a sus labios, no resolviéndose a beberla. Pero venciendo su natural repugnancia al agua sucia, bebió de la misma y se mojó también la cara.

Todos empezaron a burlarse de ella y a decir que ahora si se había vuelto loca. Pero, ¡…misteriosos designios de Dios!, con su débil mano acababa Bernardita de abrir, sin saberlo, el manantial de las curaciones y de los milagros más grandes que han conmovido la humanidad” (sobre la aparición de Lourdes).

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.
Para que nuestra luz siga brillando en la oscuridad

Desde nuestros inicios en 2012, los lectores de Aleteia han crecido rápidamente en todo el mundo. Nuestro equipo está comprometido con la misión de proporcionar artículos que enriquezcan, inspiren y nutran la vida católica. Por eso queremos que nuestros artículos sean de libre acceso para todos, pero necesitamos su ayuda para hacerlo. El periodismo de calidad tiene un costo (más de lo que la venta de publicidad en Aleteia puede cubrir). Por eso, los lectores como USTED son fundamentales, aunque donen incluso tan poco como 3$ al mes.