¿No estas preparado para donar?

Aún así hay otras 5 maneras como puedes ayudar a Aleteia

  1. Reza por nuestro equipo y por el éxito de nuestra misión
  2. Habla de Aleteia en tu parroquia
  3. Comparte el contenido de Aleteia con tus amigos y tu familia
  4. Desactiva el bloqueo de publicidad cuando nos visites
  5. Suscríbete a nuestra newsletter gratuita y leenos a diario

¡Gracias!
El equipo de Aleteia

Suscríbete

Aleteia

La esperanza llega a Venezuela de la mano de la Navidad

CARACAS
@GuardianCatolic
Comparte

El cardenal Baltazar Porras exhortó durante la "Misa de la Esperanza" a los venezolanos “a no dejarse robar la honradez, enalteciendo toda forma de corrupción y de impunidad”

Haga click aquí para abrir el carrusel fotográfico

“No nos dejemos robar ni la alegría, ni la paz, ni la esperanza, ni la iniciativa de vivir mejor. Tenemos derecho a la belleza, y ya que nos la niegan tenemos que construirla nosotros mismos”, decía el cardenal Baltazar Enrique Porras Cardozo, citando al Papa Francisco, durante la “Misa de la Esperanza” que presidió este primero de diciembre en Caracas, acompañado con más de tres mil feligreses que llenaron la plaza Bolívar del municipio Chacao, deseosos de escuchar su mensaje en el inicio de la época navideña.

La misa contó con la presencia del nuncio apostólico de Su Santidad en Venezuela, monseñor Aldo Giordano y más de 150 sacerdotes, religiosos y religiosas de Caracas. Destacaron los sacerdotes jesuitas José Virtuoso, actual rector de la Universidad Católica Andrés Bello, y Luís Ugalde, ex rector de la misma casa de estudios. Ambos están comprometidos con el Frente Amplio Venezuela Libre que busca acuerdos para hacer respetar la Constitución y avanzar hacia un proceso de transición en Venezuela.

Porras tuvo un excelente detalle con los integrantes de las llamadas “Iglesias históricas” que igualmente le acompañaron. “Muchas gracias por acompañarnos. Bienvenidos a esta eucaristía que abre el hermoso tiempo del Adviento”, decía desde el altar que, a modo de un moderno “salón de prensa”, multiplicaba en cientos el logo de la Arquidiócesis de Caracas y el motivo de la convocatoria: “Misa de la Esperanza”.

 

CARACAS
@GuardianCatolic

 

Una caminata precedió la ceremonia, arrancando desde la iglesia el Buen Pastor, a escasas tres cuadras de donde se celebró la misa a cielo abierto. La alegría caracterizó a los asistentes quienes durante el trayecto cantaban villancicos, y enarbolaban banderas y pancartas alusivas al tema de la esperanza y a la llegada de la navidad.

Margarita Tineo, una vecina de Caricuao, hacia el sur oeste de Caracas, habló con Aleteia mientras se desplazaba hacia la misa. “Yo me siento feliz de estar aquí. Pienso que a pesar de lo que estamos sufriendo no nos podemos dejar quitar nuestra navidad”, dijo. “Quiero motivar a mis hijos y familiares, y enviarles un mensaje de paz y tranquilidad porque algunos tuvieron que irse del país”.

Otros también buscaron en las palabras del pastor caraqueño “un poco de alivio y aliento”. Ese fue el caso de la señora Rosalba Pineda, habitante de Petare, la barriada más grande de América Latina, ubicada hacia el este de la metrópolis.

Las mejores imágenes aquí: 

No nos dejemos robar la honradez

Para todas estas personas Porras fue directo y certero: “En este tiempo la Palabra de Dios toca con su luz nuestra conciencia, nos sacude ante cualquier quiebre o resignación y nos coloca en el horizonte de la ‘esperanza’ al anunciarnos que en medio de la catástrofe irrumpe su salvación haciendo reinar la justicia y el derecho”, decía.

Porras recordó los problemas que se están viviendo en Venezuela como la inseguridad ciudadana, la escasez de alimento y medicamentos. “Son muchos los servicios públicos que no funcionan y nos ponen los pelos de punta porque falta la luz, el agua, el gas, el transporte”, decía. Sin embargo, “nada de eso tiene la última palabra”, acotaba, arrancando los aplausos de la feligresía que confirmaba lo que deseaba escuchar.

Lo decisivo para cada uno de nosotros es el tiempo que nos toca vivir, a comprometernos a hacer posible, digna y feliz la vida de todos”, replicaba en su mensaje el administrador apostólico de Caracas y actual arzobispo de Mérida.

El cardenal Porras habló acerca del derecho que tienen los ciudadanos a la verdad. Motivó a “no dejarse manipular por las medias verdades ni por los ofrecimientos vanos que son pan para hoy y hambre para mañana”. “No nos dejemos robar la honradez, enalteciendo toda forma de corrupción y de impunidad”.

Arrancó nuevos plausos, y esta vez con más fuerzas, cuando expresó: “El ejemplo de lo que somos capaces de hacer con nuestros propios medios es la mejor bofetada a quienes tienen la obligación de dárnoslo y nos lo niegan”. “Ese es el empoderamiento que necesitamos para ser auténticos ciudadanos y mejores cristianos”.

 

¿Cómo recuperar la esperanza en Navidad?

Para propiciar la recuperación de la esperanza propuso vivir el tiempo de Adviento “como preparación a la Navidad, retomando las bellas tradiciones venezolanas” de este tiempo. Para ello mencionó, en primer lugar, la importancia del “pesebre en cada hogar, hecho con cariño e ilusión”. Pidió no dejar “perder esta bella tradición”.

Indicó que la Iglesia también está propiciando una costumbre venida de otras latitudes, más sencilla de hacer y rodeada de un gran simbolismo. “La corona de Adviento, hecha con material de reciclaje”. Cabe decir que durante la “Misa de la esperanza”, la máxima autoridad de iglesia en Venezuela, bendijo las coronas llevadas por la feligresía.

Habló de las misas de aguinaldos, asegurando que “este año con las iniciativas de la Vicaría de Pastoral, quieren ser más participadas, familiares, comunitarias, sazonadas con esos cantos tan tiernos y cercanos como son nuestros aguinaldos y parrandas”, para que “nos llenen de sentido fraterno, de alegría contagiosa y de compartir sereno”.

Hacia el final de su mensaje dijo que “dar testimonio de la presencia del resucitado, hoy en Venezuela, significa participar activamente en la construcción de una sociedad más humana, más justa y más fraterna”. “Significa también no dejarnos llevar por un lenguaje que ofende. Significa sustituir el engaño por la verdad”.

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.
Para que nuestra luz siga brillando en la oscuridad

Desde nuestros inicios en 2012, los lectores de Aleteia han crecido rápidamente en todo el mundo. Nuestro equipo está comprometido con la misión de proporcionar artículos que enriquezcan, inspiren y nutran la vida católica. Por eso queremos que nuestros artículos sean de libre acceso para todos, pero necesitamos su ayuda para hacerlo. El periodismo de calidad tiene un costo (más de lo que la venta de publicidad en Aleteia puede cubrir). Por eso, los lectores como USTED son fundamentales, aunque donen incluso tan poco como 3$ al mes.