¿No estas preparado para donar?

Aún así hay otras 5 maneras como puedes ayudar a Aleteia

  1. Reza por nuestro equipo y por el éxito de nuestra misión
  2. Habla de Aleteia en tu parroquia
  3. Comparte el contenido de Aleteia con tus amigos y tu familia
  4. Desactiva el bloqueo de publicidad cuando nos visites
  5. Suscríbete a nuestra newsletter gratuita y leenos a diario

¡Gracias!
El equipo de Aleteia

Suscríbete

Aleteia

“¡Dios me dio una recompensa!”, grita un campeón tras meses de adversidad

CACERES
Facebook OlimpiaMediaPy
Comparte

Un futbolista campeón con Olimpia de Paraguay que nunca perdió la fe luego de un proceso de sufrimiento tras un doping positivo.

¿Pueden convertirse 13 meses en una eternidad? Para el futbolista veterano (39) paraguayo Julio César Cáceres sí.

Ya en el ocaso de su carrera, a fines de 2016, la peor noticia que un deportista podría recibir se hizo realidad: doping positivo luego de constatarse el uso de sustancias prohibidas (octopamina). Y todo, según trascendió en aquel momento, por consumir tereré, típica bebida paraguaya que se toma fría y que represen una variante del popular mate.

 

En marzo de 2017 fue sancionado por la Organización Nacional Antidopaje (ONAD) de Paraguay con cuatro años de suspensión. Todo parecía llegar a su fin y el retiro estaba a la vuelta de la esquina.

Sin embargo, entre idas y vueltas, otras pruebas, se constató menor cantidad de la sustancia prohibida, algo que lo llenó de expectativa y le daría una nueva oportunidad.

Efectivamente, todo este largo calvario llegó a su fin hace algunos meses con el ingreso al campo de juego en un partido de Copa Libertadores de América defendiendo a otro equipo de nombre Guaraní.

“Contento de poder estar de nuevo con los compañeros, siempre me preparé para dar lo mejor y feliz por competir de nuevo”, dijo en aquel momento en diálogo con ABC.

Pero el verdadero desahogo llegó este domingo, día en que se consagró bicampeón con este histórico equipo paraguayo Olimpia, el equipo de sus amores y al que pudo regresar en el último tramo del año, uno de los más famosos de América Latina. Inmediatamente Cáceres dio una muestra de alegría, pero también de fe en medio de la adversidad.

“Esto significa mucho para mí por lo que sufrí el año pasado. Soñaba con volver a jugar y ser campeón, gracias a Dios puedo hacerlo y encima en mi casa”, expresó el futbolista que supo defender equipos populares latinoamericanos como River y Boca –actualmente en disputa por ser el mejor de América-, reproduce ABC.

“Luché mucho para volver y Dios me dio una recompensa”, agregó este jugador, quien gritó campeón tras varios meses de incertidumbre. Curiosamente todo sucedió al inicio del adviento, tiempo de esperanza, momento para no dar nada por perdido y que recuerda que lo mejor está por venir. El experimentado Cáceres, a pesar de su larga trayectoria, nunca bajó los brazos y ahora disfruta esta gran recompensa.

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.
Para que nuestra luz siga brillando en la oscuridad

Desde nuestros inicios en 2012, los lectores de Aleteia han crecido rápidamente en todo el mundo. Nuestro equipo está comprometido con la misión de proporcionar artículos que enriquezcan, inspiren y nutran la vida católica. Por eso queremos que nuestros artículos sean de libre acceso para todos, pero necesitamos su ayuda para hacerlo. El periodismo de calidad tiene un costo (más de lo que la venta de publicidad en Aleteia puede cubrir). Por eso, los lectores como USTED son fundamentales, aunque donen incluso tan poco como 3$ al mes.