¿No estas preparado para donar?

Aún así hay otras 5 maneras como puedes ayudar a Aleteia

  1. Reza por nuestro equipo y por el éxito de nuestra misión
  2. Habla de Aleteia en tu parroquia
  3. Comparte el contenido de Aleteia con tus amigos y tu familia
  4. Desactiva el bloqueo de publicidad cuando nos visites
  5. Suscríbete a nuestra newsletter gratuita y leenos a diario

¡Gracias!
El equipo de Aleteia

Suscríbete

Aleteia

Antología de canciones colombianas navideñas

CHRISTMAS
Comparte

Aleteia seleccionó diez canciones en las que artistas colombianos tan famosos como Carlos Vives, Totó La Momposina y Joe Arroyo, le cantan al Niño Dios y a la Navidad

Así como prestigiosos músicos colombianos compusieron melodías o cantaron obras de otros autores, alusivas a Dios, Jesús y la Virgen María, también es notable la producción musical de carácter navideño. Sin embargo, se deben diferenciar las composiciones típicas de los festejos navideños y de fin de año —con baile, parranda y libaciones— de las canciones que, de una u otra manera, expresan la fe de los artistas, sus particulares advocaciones y la religiosidad de los colombianos.

Desde las primeras décadas del Siglo XX cuando la radio se apoderó del entretenimiento de los colombianos, la música navideña —tanto la festiva como aquella con signos religiosos— se convirtió en un elemento característico de la cultura nacional. A esta oleada también contribuyó la diversidad cultural de las grandes regiones de la nación. En efecto, el antropólogo Guillermo Abadía Morales afirmaba que esta riqueza artística se explica porque no son comparables las tonadas, modalidades e instrumentos de los Andes, el Caribe, el Pacífico, los Llanos Orientales, la Orinoquia, la Amazonia y la Insular.

 

CARLOS VIVES
VEVO

 

Además, ha sido valiosa la influencia de los villancicos llegados en la colonia y transmitidos generacionalmente. En este aspecto fue decisivo el papel de la Iglesia católica que, a través de las parroquias, además de propagar la devoción de la Navidad, el rezo de la Novena de Aguinaldos, la elaboración de pesebres o belenes, el intercambio de regalos y las ayudas a los más necesitados, evangelizó a través de los villancicos, un género musical que antiguamente era profano y que con el tiempo se convirtió en música navideña de alabanza.

Gran parte de los villancicos difundidos en Colombia son españoles (Vamos pastores, Tutaina, Campana sobre campana, A la nanita) y tienen la impronta del catolicismo, es decir, propagan la devoción al Niño Dios, la Virgen María y San José. También figuran en los villancicos tradicionales y en las composiciones populares, personajes bíblicos como los pastores de Belén, los Reyes Magos, los ángeles, el buey, la mula y el burro. Unos y otros mencionan a la estrella de Belén, el portal, el árbol navideño, san Nicolás, los camellos, la nieve y las ovejas, pero en todos está presente el sentido de la Navidad que no es otro diferente a celebrar la llegar del Mesías.

 

  1. Niño del alma / Niños cantores de Oriente

Una selección de diez temas —algunos muy alegres, nostálgicos los demás— comienza con cinco villancicos muy populares. El primero de ellos, Niño del alma, una composición de Luis Uribe Bueno quien utilizó el colombianísimo bambuco para alabar a un “Niño divino custodiado de ángeles”. Los Niños cantores de Oriente, un coro infantil, ha popularizado esta melodía.

 

  1. Ha nacido el niño / Los niños cantores de Navidad

Lucía y Helena Espinosa, dos hermanas nacidas en Antioquia, hicieron la letra de un villancico infaltable en el rezo de la tradicional Novena de Navidad. Se trata de Ha nacido el niño, un tierno canto que con música del compositor Camilo García, menciona a la Sagrada Familia y a varios de los elementos que forman parte del paisaje de un pesebre.

 

      3.Velo que bonito / Totó la Momposina

Una de las múltiples tradiciones de las comunidades afrocolombianas del Pacífico es la conocida como los ‘alabaos’. Estas expresiones corales, generalmente a cargo de mujeres, alaban a Dios, la Virgen y santos (entre ellos san Antonio y san Francisco) y se rinde homenaje a los muertos adultos. Es costumbre que pueblos enteros de esas regiones extremadamente pobres realicen procesiones para llevar río abajo al Niño Jesús, la Virgen, san José o a los tres. Uno de los ‘alabaos’ más famoso es Velo que bonito, composición de origen popular que recientemente grabó la galardonada cantaora Totó la Momposina.

 

  1. Campanas de Navidad / Vicky

El compositor Jorge Villamil compuso en ritmo de sanjuanero un villancico que en su elemental letra expresa contradicciones de Navidad como la alegría y la tristeza o tener mucho y no poseer nada. En pocas palabras la canción remarca el sentido auténtico de la Navidad: “Campanas de Navidad / con alegría sonad, sonad / porque ha llegado el Mesías / para salvar a la humanidad”. Vicky, destacada cantante colombiana, la grabó con gran suceso en los años 70.

 

  1. Villancico colombiano / Orquesta Filarmónica de Bogotá

Arnulfo Briceño, cantautor reconocido por sus creaciones de música de los Llanos Orientales, compuso esta melodía que muchos años después de su muerte, en 1989, fue grabada por la Orquesta Filarmónica de Bogotá. Su letra es una emotiva petición al Niño de Belén para que le dé a Colombia el regalo de la reconciliación: “Villancico de mi tierra / villancico de la paz / a todos los colombianos / diles feliz Navidad”.

 

  1. No te pongas triste / Carlos Vives

Una de las más recientes creaciones de Navidad es esta fusión de vallenato y pop en la que Carlos Vives emplea símbolos de la época para cantarle al Niño Dios. En su contagiosa melodía habla del reencuentro familiar, el afecto a los mayores, la Novena, el pesebre, la alegría y la música. Una de sus estrofas es una conmovedora alabanza: “Y no te pongas triste / porque el niño Jesús quiere jugar contigo / le vamos a cantar, lo vamos a arrullar. / Y no te pongas triste / porque el niño Jesús vino a curar tus penas / nos vamos a alegrar, llegó la Nochebuena”.

 

  1. Niño Dios / Joe Arroyo

Este artista que hizo el memorable canto A mi Dios todo le debo, también le hizo una melodía al Niño de Belén y a la costumbre decembrina de dar regalos. En su estilo caribeños, acompañado por una gran orquesta en la que sobresalen trompetas y trombones, el Joe alaba al Divino Niño y le pide ayuda para que muchos puedan tener un presente: “Todo el mundo en Navidades / con tu ayuda, a ver sí puede / Tener pa’ los regalitos y adornarte tu pesebre”.

 

  1. Mensaje de Navidad / Diomedes Díaz

Un caracterizado mariano como el Cacique de La Junta tampoco fue ajeno a la conmemoración de la llegada del Salvador. Tal como lo hiciera Villamil en Campanas de Navidad, Diomedes se duele de las alegrías y tristezas que producen las celebraciones de fin de año. En una de sus estrofas cuestiona la ostentación y la vida ficticia: “Si la gente usa oro y nada más / preocupada por el lujo y la apariencia / olvidando el dinero celestial que se gana compartiendo con nobleza / olvidando el dinero celestial / que se gana compartiendo con nobleza”.

 

  1. Navidad / Rafael Orozco y el Binomio de Oro

Esta es otra curiosa combinación de alegría-triste (¿o triste alegría?), una característica muy recurrente en las músicas colombianas. Rafael Orozco, cantautor desaparecido en 1992, recuerda sus navidades infantiles, la estrechez económica de su familia y agradece a Dios por los nuevos tiempos. En este paseo vallenato dice: “Navidad, que Dios me dé el aguinaldo / Navidad, que yo soñé desde niño / Navidad, que esté mi madre a mi lado / Navidad, sin penas y sin martirios”.

 

  1. Lindo diciembre / Jorge Oñate

En este vallenato cantado por Jorge Oñate, acompañado en el acordeón por Álvaro López, se destacan los mensajes a la familia, la amistad y la fe. Miguel Herrera, su autor, dice en sus estrofas: “Vivamos felices y que Dios nos proteja por todo el año / que haya mucha dicha en todos los hogares y prosperidad. / Que el año que viene será mejor / recibiendo de Cristo la bendición…”

 

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.
Los lectores como usted contribuyen a la misión de Aleteia

Desde nuestros inicios en 2012, los lectores de Aleteia han crecido rápidamente en todo el mundo. Nuestro equipo está comprometido con la misión de proporcionar artículos que enriquezcan, inspiren y nutran la vida católica. Por eso queremos que nuestros artículos sean de libre acceso para todos, pero necesitamos su ayuda para hacerlo. El periodismo de calidad tiene un costo (más de lo que la venta de publicidad en Aleteia puede cubrir). Por eso, los lectores como USTED son fundamentales, aunque donen incluso tan poco como 3$ al mes.