¿No estas preparado para donar?

Aún así hay otras 5 maneras como puedes ayudar a Aleteia

  1. Reza por nuestro equipo y por el éxito de nuestra misión
  2. Habla de Aleteia en tu parroquia
  3. Comparte el contenido de Aleteia con tus amigos y tu familia
  4. Desactiva el bloqueo de publicidad cuando nos visites
  5. Suscríbete a nuestra newsletter gratuita y leenos a diario

¡Gracias!
El equipo de Aleteia

Suscríbete

Aleteia

Una carta y un mandato para que antirracismo sea sinónimo de católico en Estados Unidos

RACISM
Comparte

Los obispos preocupados por el mal del racismo

La Conferencia de Obispos Católicos de Estados Unidos (USCCB) ha decidido, primero, reconocer en su propio seno, y luego, enfrentar la realidad del racismo y su complicidad en los prejuicios que enfrenta la sociedad estadounidense, al tiempo que llama a los católicos de todo el país (unas setenta millones de personas) a unirse y encontrar soluciones.

La carta, titulada “Open Wide Our Hearts: The Enduring Call to Love” (“Abramos con amplitud nuestros corazones: El llamado permanente al amor”), es un intento sincero, dicen los obispos, de hacer desaparecer el racismo entre los individuos y entre las instituciones, pues éste sigue siendo un problema que hace víctimas a las minorías raciales y étnicas en la Unión Americana.

Con esta carta pastoral y con su seguimiento, el Comité Ad Hoc sobre el racismo, creado por la USCCB, quiere reforzar el progreso que la sociedad estadounidense ha hecho en las últimas décadas para combatir el racismo, al tiempo que enfrentar signos preocupantes en los últimos años que revelan la naturaleza persistente y en constante evolución del prejuicio.

Tanto el Comité como la carta pastoral representan la respuesta de los obispos de Estados Unidos ante las crecientes tensiones raciales que incluyeron varias confrontaciones callejeras violentas en todo el país, especialmente en Charlottesville, Virginia, donde los supremacistas blancos marcharon en las calles, se enfrentaron a los contra manifestantes y dieron muerte a una persona

De hecho, el día de ayer, jueves, casi 15 meses después de que la manifestación, un jurado escuchó relatos contradictorios en el juicio de James Alex Fields , un hombre de 21 años de Ohio acusado de asesinato en primer grado de Heather Heyer, de 31 años y activista de derechos civiles que estuvo entre los contra manifestantes.

Los diez cargos estatales contra Fields también incluyen heridas maliciosas. Fields ha sido acusado por separado de treinta cargos federales de delitos de odio, que podrían imponerle la pena de muerte. Él se ha declarado no culpable. La corte escuchó a testigos heridos cuando el sedán de Fields se estrelló contra ellos.

La busca de la Iglesia

El 14 de noviembre, durante su reunión general de otoño, la USCCB aprobó –por una votación de 241 a favor y tres en contra, más una abstención– la nueva carta pastoral que analiza detenidamente el mal del racismo.

“Todo el cuerpo de obispos sintió la necesidad de abordar el tema del racismo, una vez más, después de presenciar el deterioro del discurso público y los episodios de violencia y animosidad con connotaciones raciales y xenófobas, que han resurgido en la sociedad estadounidense en el últimos años”, dijo el obispo Shelton J. Fabre de Houma-Thibodaux, Luisiana, a Our Sunday Visitor Newsweekly (OSVN).

El obispo Fabre, presidente del Comité Ad Hoc de los obispos de los Estados Unidos contra el racismo, que también se desempeña como presidente del Subcomité de Asuntos Afroamericanos dentro del Comité de Diversidad Cultural, recordó que las cartas pastorales de todo el cuerpo de obispos “son “raras, pocas y distantes entre sí”.

Las intervenciones de la USCCB sobre racismo se habían espaciado largo tiempo. La primera fue en 1958, la segunda en 1963 y la última había sido en 1979. “Pero en momentos clave de la historia, los obispos se han unido para hacer pronunciamientos importantes, prestando atención a un tema en particular y con la intención de ofrecer una respuesta cristiana, llena de esperanza, a los problemas de nuestro tiempo. Este es un momento así , dijo el obispo Fabre a OSVN.

La carta pastoral enfatiza que todo ser humano, independientemente del color de la piel o la etnia, está hecho a imagen de Dios, y que el racismo “es un grave problema moral y teológico, un pecado, que se manifiesta institucionalmente, sistemáticamente, y entre individuos”.

“El racismo ocurre porque una persona ignora la verdad fundamental de que, como todos los seres humanos comparten un origen común, todos son hermanos y hermanas, todos igualmente creados a la imagen de Dios”, dice en una de sus partes la carta pastoral. Y añade: “Cuando se ignora esta verdad, la consecuencia es el prejuicio y el miedo al otro y, con demasiada frecuencia, el odio”.

La carta señala, además, que solamente “una profunda conversión de corazón” puede forzar el cambio y la reforma en la sociedad y sus instituciones. Para que esa conversión ocurra, los obispos dicen que todos deben enfrentar las causas fundamentales del racismo y las injusticias que produce.

Una carta poderosa

Las personas laicas, muchas de ellas afroamericanas que participaron en la carta de forma directa o indirecta han señalado su poderío y su audacia. Tal es el caso –informa OSVN—de Darren Davis, profesor de ciencias políticas en la Universidad de Notre Dame.

Davis, coautor de un informe de 2011 patrocinado por Notre Dame y el Congreso Nacional Católico Negro, que ofreció ideas sobre las necesidades espirituales de los católicos negros, dijo a OSVN que, en comparación con las declaraciones anteriores de los obispos sobre el racismo, la nueva carta es “audaz y asertiva”.

“Como católico afroamericano, estoy orgulloso del esfuerzo”, dijo Davis, quien elogió a los obispos por distinguir al racismo individual del racismo institucional e identificar ejemplos específicos recientes de cómo se manifiesta el racismo en Estados Unidos, como la crisis del agua en Flint , Michigan, la tasa desproporcionada de negros que están encarcelados y el asesinato de hombres negros desarmados por agentes de policía.

Para otros especialistas la nueva carta tendrá un impacto mayor que los documentos anteriores porque el Comité Ad Hoc de la USCCB y los obispos tienen el mandato de implementar la carta en sus diócesis y continuar organizando sesiones de escucha, fomentando el diálogo en la Iglesia y abogando por políticas públicas relacionadas con el racismo, entre otras responsabilidades.

Una de las asistentes a los círculos de discusión previos al lanzamiento de la carta resumió, a la perfección, lo que puede suceder dentro de la Iglesia: “Creo que este movimiento es realmente una oportunidad para que los obispos trabajen en sus diócesis para hacer que el antirracismo sea sinónimo de católico”.

Con información de OSV Newsweekly

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.
Para que nuestra luz siga brillando en la oscuridad

Desde nuestros inicios en 2012, los lectores de Aleteia han crecido rápidamente en todo el mundo. Nuestro equipo está comprometido con la misión de proporcionar artículos que enriquezcan, inspiren y nutran la vida católica. Por eso queremos que nuestros artículos sean de libre acceso para todos, pero necesitamos su ayuda para hacerlo. El periodismo de calidad tiene un costo (más de lo que la venta de publicidad en Aleteia puede cubrir). Por eso, los lectores como USTED son fundamentales, aunque donen incluso tan poco como 3$ al mes.