¿No estas preparado para donar?

Aún así hay otras 5 maneras como puedes ayudar a Aleteia

  1. Reza por nuestro equipo y por el éxito de nuestra misión
  2. Habla de Aleteia en tu parroquia
  3. Comparte el contenido de Aleteia con tus amigos y tu familia
  4. Desactiva el bloqueo de publicidad cuando nos visites
  5. Suscríbete a nuestra newsletter gratuita y leenos a diario

¡Gracias!
El equipo de Aleteia

Suscríbete

Aleteia

La trastienda del G-20: pesimismo, miedo al futuro y nula aprobación a los líderes mundiales

WOMEN
G20 PRESS OFFICE
Comparte

¿Cuáles con los temas que más preocupan?

La reciente Cumbre del G-20 en Buenos Aires, Argentina, atrajo la atención del mundo por la tensión entre el gobierno de Estados Unidos y el de Rusia por la cuestión de Ucrania. También por la determinación de todos los países participantes, excepto Estados Unidos, de reforzar el Acuerdo de París para combatir el cambio climático.

Sin embargo, es importante conocer el estado actual de la opinión pública mundial sobre los temas que más preocupan y sobre las figuras políticas que intervinieron en la última reunión de las 20 economías más grandes del planeta en este turbulento y difícil 2018.

Para ello, Richard Wike y Moira Fagan han realizado una interpretación de los datos de las encuestas con las que cuenta el Pew Research Center ante del encuentro en Buenos Aires; interpretación que da una idea de las actitudes globales sobre la economía, el futuro del trabajo y el comercio, así como las opiniones de los líderes de las naciones.

Optimismo no quiere decir… optimismo

En el tema económico, si bien ha mejorado el estado de ánimo global, el pesimismo sigue siendo la visión preponderante cuando se habla sobre el futuro. En Estados Unidos, Japón y varias naciones europeas, la confianza económica se ha recuperado de la caída tras la Gran Recesión de 2009. Por ejemplo, 78 por ciento de los alemanes cree que su economía nacional está en buena forma, en comparación con solo 28 por ciento que lo veían así en 2009.

Pero el futuro se ve sombrío: 36 de cada cien alemanes piensan que cuando los niños en su país crezcan estarán mejor que sus padres en términos financieros. De manera similar, mientras que casi dos tercios de los estadounidenses dicen que las condiciones económicas en su país son buenas, solo uno de cada tres es optimista sobre las perspectivas financieras de la próxima generación.

Por lo demás, en muchas naciones, las personas están insatisfechas con el estado actual de su economía. Esto es particularmente cierto en el país anfitrión del G-20, Argentina, donde el presidente Mauricio Macri tuvo que buscar ayuda del Fondo Monetario Internacional e implementar medidas de austeridad en respuesta a una fuerte recesión. Solo 17 por ciento de los argentinos dice que la economía del país está en buena forma. En el vecino Brasil, que acaba de elegir al ex oficial militar Jair Bolsonaro como presidente, solo 9 por ciento le da a su economía una calificación positiva.

El comercio es bueno, pero sus beneficios…

A la gran mayoría de los países encuestados, incluyendo, por supuesto, a los del G-20, les gusta la idea del comercio abierto y libre con otras naciones. Pero solo en principio. Gran parte de los encuestados por el Pew tienen reservas sobre los beneficios reales del comercio global.

En las 27 naciones encuestadas este año, una media de 85 por ciento dijo que el crecimiento de los vínculos comerciales con otros países era algo positivo. Sin embargo, el apoyo al comercio es más bajo en la nación que fue anfitriona del G-20: poco más de la mitad de los argentinos (54 por ciento) dicen que es bueno para su país.

En Japón, el anfitrión de la cumbre del próximo año y la tercera economía más grande del mundo, alrededor de siete de cada diez japoneses (72 por ciento) dicen que el comercio es bueno para el país.

A pesar de la creencia general de que el comercio es bueno para la economía, existe un gran escepticismo global con respecto a su impacto en los empleos, salarios y precios. Aproximadamente la mitad de los encuestados (una media de 49 por ciento) dice que el comercio crea empleos; uno de cada tres (34 por ciento) cree que aumenta los salarios y solo uno de cada cuatro (27 por ciento) cree que disminuye los precios.

La amenaza de los robots… toca la puerta

Tanto en las economías avanzadas como en las emergentes, la gente está preocupada por la automatización o por la robotización del trabajo. Las grandes mayorías dijeron que en los próximos cincuenta años, los robots y las computadoras, probable o definitivamente realizarán gran parte del trabajo que ahora mismo realizamos los seres humanos.

El público está más convencido de las desventajas que de las posibles ventajas de la automatización del trabajo. Y la mayoría cree que aumentar la automatización tendrá consecuencias negativas para los trabajos.

Las mayor parte de las personas encuestadas piensa que la automatización dificultará a las personas comunes encontrar un trabajo y profundizará la desigualdad económica. Relativamente pocos predicen que la economía será más eficiente o que los avances tecnológicos crearán nuevos empleos y que éstos serán mejor pagados.

Los líderes políticos…reprobados (excepto Merkel)

Una de las mediciones más interesante de la Cumbre que terminó este fin de semana en Buenos Aires, es la calificación global que obtuvieron en la encuesta del Pew los principales líderes políticos del mundo. Donald Trump, Vladimir Putin y Xi Jinping (de Estados Unidos, Rusia y China respectivamente) son muy impopulares a nivel mundial, en especial el mandatario estadounidense.

De los cinco líderes evaluados en la encuesta de primavera, todos los cuales estuvieron presentes en la Cumbre del G-20, el presidente Donald Trump recibió las calificaciones más bajas. Una media de 70 por ciento en 25 países dice que no confía en el líder de Estados Unidos para hacer lo correcto con respecto a los asuntos mundiales.

Vladimir Putin y Xi Jinping también reciben comentarios negativos: una media de 62 por ciento carece de confianza en Putin, mientras que 56 por ciento dice esto acerca de Xi. La canciller alemana, Angela Merkel, recibe la calificación más alta: una media de 52 por ciento confía en su capacidad para manejar los asuntos mundiales, mientras que 46 por ciento confía en el presidente francés Emmanuel Macron.

 

*Con información del Pew Research Center*

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.
Para que nuestra luz siga brillando en la oscuridad

Desde nuestros inicios en 2012, los lectores de Aleteia han crecido rápidamente en todo el mundo. Nuestro equipo está comprometido con la misión de proporcionar artículos que enriquezcan, inspiren y nutran la vida católica. Por eso queremos que nuestros artículos sean de libre acceso para todos, pero necesitamos su ayuda para hacerlo. El periodismo de calidad tiene un costo (más de lo que la venta de publicidad en Aleteia puede cubrir). Por eso, los lectores como USTED son fundamentales, aunque donen incluso tan poco como 3$ al mes.