Recibe Aleteia gratis directamente por email
Los mejores contenidos espirituales de la red, ¡recíbelos en tu email!
¡Inscrítebe a la newsletter gratuita!

¿No estas preparado para donar?

Aún así hay otras 5 maneras como puedes ayudar a Aleteia

  1. Reza por nuestro equipo y por el éxito de nuestra misión
  2. Habla de Aleteia en tu parroquia
  3. Comparte el contenido de Aleteia con tus amigos y tu familia
  4. Desactiva el bloqueo de publicidad cuando nos visites
  5. Suscríbete a nuestra newsletter gratuita y leenos a diario

¡Gracias!
El equipo de Aleteia

Suscríbete

Aleteia

Estoy embarazada… ¿cómo se lo digo a mi jefe?

MEETING
Shutterstock
Comparte

Si estás escondiendo la barriga y temes la reacción de tu jefe o equipo de trabajo, estos consejos pueden ayudarte. Estás de enhorabuena, esperas un hijo y no tienes porqué ocultarlo por más tiempo.

Haga click aquí para abrir el carrusel fotográfico

Las mujeres trabajadoras saben que compartir la noticia de un embarazo —esperado o no— con su jefe o jefa puede resultar algo complicado. Algunos jefes se alegrarán por ti, facilitarán las cosas e incluso te tranquilizarán sobre los ajustes que tendréis que hacer para cubrir tu baja, pero otros son menos flexibles y  sabes que pueden reaccionar de forma desagradable sobre esta gran noticia para tu vida personal que, en parte, puede afectar a tu rendimiento laboral. Es por eso que muchas mujeres temen afrontar este anuncio y deciden postergarlo al máximo.

En Aleteia queremos ayudarte a dar el paso. En tu vientre cuentas con tu mayor tesoro, no lo olvides. Esperamos que estos consejos que permitan comunicar tu estado de la forma más sencilla posible.

1. Investiga un poco

Entérate de cómo ha tratado antes tu empresa a las mujeres que han anunciado embarazo y baja por maternidad.

¿Es probable que tu jefe te felicite alegremente o que se lo tome con una mínima normalidad?

¿Ha habido en el pasado casos en los que mujeres embarazadas fueron marginadas o tratadas injustamente por culpa de su maternidad?

¿Qué dijeron los trabajadores sobre sus colegas embarazadas cuando se tomaron la baja por maternidad?

¿Existió la percepción de que la empleada embarazada X “no estaba comprometida” con su trabajo?

Familiarízate con la cultura de tu empresa, si es que no la conoces ya, y con la forma en que se considera y trata a las empleadas embarazadas. Una vez conozcas las perspectivas habituales, podrás planear una forma de contrarrestar algunos de los prejuicios (si los hubiere) haciendo una campaña positiva en tu beneficio.

Młoda pracująca kobieta w ciąży siedzi w swoim biurze
Jose Luis Pelaez Inc / Getty Images

2. Avisa con suficiente antelación

Si tu trabajo es bastante intenso y requiere que alguien te sustituya en tu ausencia, entonces querrás dar tiempo suficiente a tus supervisores y compañeros para encontrar y formar a alguien que te cubra mientras estás fuera.

Por respeto, no dejes que tu jefe o jefa sea la última persona de la oficina que se entere de tu embarazo. Una vez lo sepa tu jefe, luego podrás decírselo a tus colegas y clientes.

Además, da la noticia cara a cara, no por correo electrónico o por teléfono. Ciertas conversaciones son mejor en persona.

3. Ayuda a esbozar un plan de transición

Quizás también quieras elaborar algunas propuestas creativas para organizar tu trabajo en tu ausencia o incluso sugerir cómo contribuir desde tu casa (si fuera posible). Esto, además, es una forma de valorizar tu profesionalidad y tu responsabilidad con la empresa.

Haz todo lo que puedas para quitar algunas de esas cargas de los hombros de tu jefe, encuentra soluciones para los problemas que tú ya conoces mejor de tu puesto. Tu contribución será bienvenida.

4. ¡No te disculpes!

Si compartes la noticia de tu embarazo con aspecto de culpa, aprensión e inquietud, quizás provoques una respuesta negativa en tu responsable. Recuerda: todo el mundo en la oficina nació de una mujer. El embarazo es un regalo y una parte normal de la vida, ¡no algo por lo que haya que disculparse!

PREGNANCY
Shutterstock-Syda Productions

5. En el peor de los casos, recuerda tus derechos

Hay mucho que depende de la cultura del lugar de trabajo, pero recuerda que incluso si en tu empresa no te apoyan siempre tienes recursos. ¡La ley te ampara y está de tu lado!

La discriminación contra una empleada embarazada es ilegal y puede ser objeto de denuncia. Así que si terminas en una situación de pesadilla con una discriminación obvia, empieza a documentarlo todo con recursos humanos y llama a un abogado para discutir tus opciones.  No se suele llegar a esto, pero hay casos en los que quizás sea necesario.

Casos excepcionales al margen, anunciar tu embarazo en el trabajo es con frecuencia más fácil de lo que crees, en especial si tienes un plan previsto para que tu trabajo no se estanque en tu ausencia. En definitiva, la clave está en ponerte en la piel de tu jefa o jefe e intentar pensar en cómo ayudarle a cumplir con los objetivos de la empresa mientras no estás. Con trabajo en equipo y una buena distribución de tareas, sin duda es posible.

 

Boletín de Noticias
Recibe gratis Aleteia.
Los lectores como usted contribuyen a la misión de Aleteia

Desde nuestros inicios en 2012, los lectores de Aleteia han crecido rápidamente en todo el mundo. Nuestro equipo está comprometido con la misión de proporcionar artículos que enriquezcan, inspiren y nutran la vida católica. Por eso queremos que nuestros artículos sean de libre acceso para todos, pero necesitamos su ayuda para hacerlo. El periodismo de calidad tiene un costo (más de lo que la venta de publicidad en Aleteia puede cubrir). Por eso, los lectores como USTED son fundamentales, aunque donen incluso tan poco como 3$ al mes.