Aleteia

Viajando por el mundo, con una parada en Venezuela a pedir bendición a “La Chinita”

@CarlosZapata
Comparte

Una pareja que acumula tantos kilómetros como alegrías en una aventura que los lleva desde Argentina, con rumbo a África y finalmente a Italia, para llevar a casa su vehículo turinés

Haga click aquí para abrir el carrusel fotográfico

Haga click aquí para abrir el carrusel fotográfico

Sonia, de 36 años y Luis Bettencourt de 34 acumulan dos años de viaje, desde que partieron de Buenos Aires (Argentina) en una larga aventura que esperan les conduzca hasta Sudáfrica con rumbo a Turín, Italia, donde “nació” su pequeño vehículo antiguo.

Durante las fiestas de Nuestra Señora del Rosario de Chiquinquirá, o La Chinita, como cariñosamente se le dice a la patrona de Maracaibo, la pareja se detuvo en el estado Zulia, tras escuchar intensamente acerca de esta popular advocación mariana venezolana.

*Aleteia *tuvo la oportunidad de conversar con ambos mientras visitaban una Iglesia dedicada a santa Lucía, a quienes le pidieron intercesión para seguir con éxito su viaje que lleva ya unos cuantos kilómetros y causa sensación adonde quiera que llegan.

La meta, indicó Luis, es principalmente conocer en persona la “riqueza cultural” de los países que visitan, los cuales no siempre están lo hermanados que deberían y podrían.

Pero el viaje no es fácil y financiarlo tampoco. Además, no está exento de peligros, por lo que ofrecen postales que van imprimiendo en las localidades adonde llegan y las cambian por la colaboración que gentilmente les ofrezcan.

También cuentan con un número de cuenta en su página de Facebook donde la gente les puede apoyar. Pero aclaran que no buscan “algo masivo”, sino dar una oportunidad de comunicación.

De hecho, no tienen teléfono ahora mismo y la única vía de conexión con sus familiares y amigos es el perfil en esa red social, donde además han ido posteando innumerable cantidad de fotos.

Partieron un 30 de diciembre

Viajan en un Fiat 1100 de 1961 en el que iniciaron su travesía el 30 de diciembre del año 2016. Partieron de Buenos Aires con el sueño de unir en su camino a Argentina, África y Europa.

Pero a lo largo de ese viaje han hecho paradas por distintos sitios y uno de ellos fue Venezuela. Allí, le contaron a Aleteia que son católicos. Acudieron a los templos marianos tras ver la particular devoción que se le tiene a la Madre de Dios en esas cálidas tierras de la nación petrolera.

Aunque rápidamente advirtieron que no conseguirían mucha ayuda económica para seguir su viaje, se apresuraron a buscar algo que les resultó mejor: la bendición de La Chinita, cuyas fiestas celebraron durante su breve paso por la región.

El pequeño vehículo era propiedad de un familiar de Sonia. Se lo compraron a su prima y son “los terceros dueños”. Esperan que el recorrido les ayude a conocer más sobre sus orígenes, pues el abuelo de Luis es originario de Cabo Verde, en África, aunque siempre vivió en Argentina.

Con rumbo a Italia

La meta final es llevar el vehículo hasta la FIAT de Turín en Italia, donde lo fabricaron hace más de medio siglo.

No tienen una fecha definida, pues muchas circunstancias les afectan. Por ello, se apoyan en sus artesanías, las postales, tejidos y almanaques que cambian por un pago a voluntad.

En esta parada en Venezuela conocieron la Basílica de Nuestra Señora de Chiquinquirá, que durante su visita se transformó oficialmente en Santuario Mariano del Zulia.

Y a lo largo de cada parada, van llenando de historias e imágenes su página en Facebook: “Kilometro a Kilometro”, donde ahora contarán también con la infaltable bendición de la Virgen María, la Chinita de Maracaibo.

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.