Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
miércoles 21 abril |
San Anselmo de Canterbury
home iconActualidad
line break icon

The Children Act: ¿defensa de la infancia o nihilismo estético?

THE CHILDREN ACT

A24

Jorge Martínez Lucena - publicado el 25/11/18

Una película que prometía mucho pero ofrece poco

Pese a que la historia se vende en las redes como si versase sobre bioética y justicia infantil, este filme, antes que cualquier otra consideración, pertenece a un corpus cinematográfico que podríamos denominar nihilismo áureo. El foco del relato se fija sobre una magistrada británica especializada en menores. Desde ese espécimen de civilización, se compone un retrato fidedigno de la élite británica, educada en las mejores universidades, según cánones inveterados.

Cuando ves que se estrena una película protagonizada por Emma Thomson y Stanley Tucci, siguiendo un guión basado en una novela de Ian McEwan que él mismo ha adaptado al cine, uno se hace ilusiones. Piensas que vas a degustar una delicatessen, un producto exclusivo y preparado para paladares exigentes. Algo que parece confirmarse cuando descubres que el director es el inglés Richard Eyre, alguien que ha trabajado con grandes de la pantalla como Anthony Hopkins, Judie Dench, Cate Blanchet o Kate Winslet y que ha sido el responsable de películas como Iris (2001), suerte de biografía tristísima de la escritora y filósofa Iris Murdoch.

Llegado el momento de la proyección, sin embargo, las esperanzas se confirman solo en un sentido; no en el mejor de los posibles. Nos encontramos con la historia de Fiona Maye, una jueza de menores cuyo matrimonio está en pleno naufragio. Vemos un mundo luminoso y heráldico. Una mujer que ha conseguido toda clase de laureles y que lucha día a día por causas nobles relacionadas con el mundo de los niños. Una mujer que soporta sobre sus hombros el peso de la responsabilidad que supone la decisión sobre la vida y la muerte de los más frágiles y desprotegidos. Una mujer que no tiembla ante los titulares y los linchamientos mediáticos. Una mujer que busca la justicia, pero que no la consigue para sí misma.

Y ahí te encuentras con el primer chasco. Pese al fiel retrato de esa digna representante de la casta judicial, pese al lucir de los hábitos, las maneras, las fiestas de la alta sociedad, las declamaciones de Yeats y los recitales de piano, la trama rebela una melancolía endémica. Su mundo parece que se ha conformado con que todo ese orden, normas y elevadas convenciones no tengan nada que ver con la propia felicidad. Algo que se hace especialmente tóxico en el caso del joven Adam Henry, Testigo de Jehová al que su señoría salva de su religión y de sí mismo, sin poder ofrecerle una alternativa.

El resultado final recuerda a otras películas como Eyes Wide Shut (1999), de Kubrick, o la oscarizada Las Horas (2002), ambas muy deudoras de la literatura y, en diferente modo, del mundo del arte. Es verdad que El veredicto (2017) no alcanza en ningún momento la potencia narrativa y expresiva de las dos previas, mucho más completas y complejas en todos los sentidos. Sin embargo, la sensación de malestar que permanece en el pecho del espectador tras la irrupción en pantalla del The End se asemeja bastante a la que recordamos de aquéllas.

Arthur Schnitzler, Virginia Woolf o Ian MacEwan. Todos ellos escritores excelentes en la forma, aclamados por la crítica, en la cúspide de la cultura según los criterios contemporáneos. Y, sin embargo, la realidad que describen está llena de goteras e inundada de una luz amarilla que la tiñe de ictericia, decadencia y nostalgia sin consuelo. Es a eso a lo que llamo nihilismo áureo, en este caso incluso estéticamente prescindible.

Ficha Técnica

Película: El veredicto (The Children Act)

País: UK

Director: Richard Eyre

Guionista: Ian McEwan

Reparto: Emma Thomson, Stanley Tucci, Ben Chaplin, Fionn Whitehead, etc.

Tags:
cineinfancia
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
1
DIOS ASI LO QUISO
Adriana Bello
Juan Luis Guerra y Ricardo Montaner le cantan al amor eterno
2
PADRE PIO
Philip Kosloski
Cuando Padre Pío rezaba por alguien, decía esta poderosa oración
3
Salvador Aragonés
La gran preocupación del Papa (y de la que no hablan los medios)
4
ROBERTA MASCENA
Redacción de Aleteia
Se gradúa con el uniforme de limpiadora de su madre
5
Amii Stewart
Silvia Lucchetti
Amii Stewart: Un día la estatua de la Virgen me habló
6
Juan Daniel Escobar Soriano
¿Por qué un católico no puede pertenecer a la masonería?
7
SAINT JOSEPH
Philip Kosloski
Esta antigua oración a san José es “conocida por no fallar nunca”
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.