Recibe Aleteia gratis directamente por email
Cada día, noticias que dan esperanza: ¡recibe Aleteia por email!
¡Inscribete!

¿No estas preparado para donar?

Aún así hay otras 5 maneras como puedes ayudar a Aleteia

  1. Reza por nuestro equipo y por el éxito de nuestra misión
  2. Habla de Aleteia en tu parroquia
  3. Comparte el contenido de Aleteia con tus amigos y tu familia
  4. Desactiva el bloqueo de publicidad cuando nos visites
  5. Suscríbete a nuestra newsletter gratuita y leenos a diario

¡Gracias!
El equipo de Aleteia

Suscríbete

Aleteia

The Children Act: ¿defensa de la infancia o nihilismo estético?

THE CHILDREN ACT
A24
Comparte

Una película que prometía mucho pero ofrece poco

Pese a que la historia se vende en las redes como si versase sobre bioética y justicia infantil, este filme, antes que cualquier otra consideración, pertenece a un corpus cinematográfico que podríamos denominar nihilismo áureo. El foco del relato se fija sobre una magistrada británica especializada en menores. Desde ese espécimen de civilización, se compone un retrato fidedigno de la élite británica, educada en las mejores universidades, según cánones inveterados.

Cuando ves que se estrena una película protagonizada por Emma Thomson y Stanley Tucci, siguiendo un guión basado en una novela de Ian McEwan que él mismo ha adaptado al cine, uno se hace ilusiones. Piensas que vas a degustar una delicatessen, un producto exclusivo y preparado para paladares exigentes. Algo que parece confirmarse cuando descubres que el director es el inglés Richard Eyre, alguien que ha trabajado con grandes de la pantalla como Anthony Hopkins, Judie Dench, Cate Blanchet o Kate Winslet y que ha sido el responsable de películas como Iris (2001), suerte de biografía tristísima de la escritora y filósofa Iris Murdoch.

Llegado el momento de la proyección, sin embargo, las esperanzas se confirman solo en un sentido; no en el mejor de los posibles. Nos encontramos con la historia de Fiona Maye, una jueza de menores cuyo matrimonio está en pleno naufragio. Vemos un mundo luminoso y heráldico. Una mujer que ha conseguido toda clase de laureles y que lucha día a día por causas nobles relacionadas con el mundo de los niños. Una mujer que soporta sobre sus hombros el peso de la responsabilidad que supone la decisión sobre la vida y la muerte de los más frágiles y desprotegidos. Una mujer que no tiembla ante los titulares y los linchamientos mediáticos. Una mujer que busca la justicia, pero que no la consigue para sí misma.

Y ahí te encuentras con el primer chasco. Pese al fiel retrato de esa digna representante de la casta judicial, pese al lucir de los hábitos, las maneras, las fiestas de la alta sociedad, las declamaciones de Yeats y los recitales de piano, la trama rebela una melancolía endémica. Su mundo parece que se ha conformado con que todo ese orden, normas y elevadas convenciones no tengan nada que ver con la propia felicidad. Algo que se hace especialmente tóxico en el caso del joven Adam Henry, Testigo de Jehová al que su señoría salva de su religión y de sí mismo, sin poder ofrecerle una alternativa.

El resultado final recuerda a otras películas como Eyes Wide Shut (1999), de Kubrick, o la oscarizada Las Horas (2002), ambas muy deudoras de la literatura y, en diferente modo, del mundo del arte. Es verdad que El veredicto (2017) no alcanza en ningún momento la potencia narrativa y expresiva de las dos previas, mucho más completas y complejas en todos los sentidos. Sin embargo, la sensación de malestar que permanece en el pecho del espectador tras la irrupción en pantalla del The End se asemeja bastante a la que recordamos de aquéllas.

Arthur Schnitzler, Virginia Woolf o Ian MacEwan. Todos ellos escritores excelentes en la forma, aclamados por la crítica, en la cúspide de la cultura según los criterios contemporáneos. Y, sin embargo, la realidad que describen está llena de goteras e inundada de una luz amarilla que la tiñe de ictericia, decadencia y nostalgia sin consuelo. Es a eso a lo que llamo nihilismo áureo, en este caso incluso estéticamente prescindible.

Ficha Técnica

Película: El veredicto (The Children Act)


País: UK


Director: Richard Eyre


Guionista: Ian McEwan


Reparto: Emma Thomson, Stanley Tucci, Ben Chaplin, Fionn Whitehead, etc.

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.