¿No estas preparado para donar?

Aún así hay otras 5 maneras como puedes ayudar a Aleteia

  1. Reza por nuestro equipo y por el éxito de nuestra misión
  2. Habla de Aleteia en tu parroquia
  3. Comparte el contenido de Aleteia con tus amigos y tu familia
  4. Desactiva el bloqueo de publicidad cuando nos visites
  5. Suscríbete a nuestra newsletter gratuita y leenos a diario

¡Gracias!
El equipo de Aleteia

Suscríbete

Aleteia

Las pantallas cambian también nuestra forma de leer ¡ y de pensar!

READING
Stockfour - Shutterstock
Comparte

¿Cómo influye en tu pensamiento la lectura digital?

“Lo que lees cuando no tienes que hacerlo, determina lo que serás cuando no puedas evitarlo”. Esta frase de Oscar Wilde resume la teoría de que las lecturas que elegimos ayudan a forjar nuestro pensamiento. Lo que leemos cala en nuestro interior y determina nuestra capacidad de analizar, de comunicar… Algo que nos llevan siglos diciendo los expertos referidos sobre todo, a los libros. Pero hoy, en la sociedad digital, esto se mezcla con las nuevas formas de leer: más rápido, textos más cortos, de fuentes variadísimas…

¿El móvil es ahora tu libro de cabecera? ¿Cuánto hace que no lees un libro?

Conoce en qué se diferencia tu cerebro del de un lector del siglo pasado.

Los expertos señalan que estamos perdiendo capacidad de concentración en textos largos, pero también que leemos más y mas variado. Con todos estos ingredientes, bien combinados, podemos obtener un buen cóctel. Estas son las claves:

Más rápido: más anecdótico y menos conceptual.

Varios estudios universitarios señalan que leer en pantalla, en vez de en papel nos hace leer más rápido y centrarnos más en las anécdotas -a modo de imagen que ‘aparece’ en nuestro cerebro-, que en significados más profundos, que requieren de mayor reflexión y concentración.

Se pierde por ello capacidad conceptual, aunque a la vez, señalan los expertos, se puede ganar en comparativa, siempre y cuando, claro está se lea sobre el mismo asunto en varias fuentes. ¿Lo hacemos?

A esto hay que sumarle las lecturas diarias aún más rápidas: los whatsapps, sms, el mini texto de Instagram.

¿No te ha pasado que te ha llegado un email, sólo has leído la primera frase y ya te has ido al siguiente? ¿O que sólo has leído la mitad de un whatsapp?

Ahora que ya sabes lo que pasa, lee todo y lee más despacio.

Más público y menos íntimo.

Es una de las conclusiones que se extraen en en el Informe Cómo leemos en la sociedad digital, una mirada etnográfica en torno a la lectura, publicada por Ariel y la Fundación Telefónica.

Tanto la lectura como la escritura “han pasado de ser actividades íntimas a convertirse en acciones exhibidas y compartidas”, señala Remedios Zafra en un capitulo de este macro informe. Es una consecuencia de las redes sociales.

También incide la autora en la necesidad que crean las redes de estar en el “hoy” y con ello, no pensar quizá “en el mañana”.

Al final, de nuevo, falta reflexión. Algo que pasa de la lectura a nuestra forma de vida. Reflejo de parte de la sociedad actual, donde se potencia lo visual sobre lo textual y se busca la inmediatez.

Se exhibe el yo, y nos olvidamos del nosotros y de pensar en la sociedad.

Distraídos.

La neurocientífica Maryanne Wolf, directora del Centro de Dislexia y Justicia social de la UCLA – Universidad de California- especializada en el impacto de los medios digitales en el cerebro, ha escrito un libro incidiendo en cómo nos cambia éste con las nuevas formas de leer las lecturas que elegimos ayudan a forjar nuestro pensamiento

Todos sabemos los beneficios de leer literatura, se amplía el vocabulario, la cultura, se gana en capacidad de relación, en empatía, se amplían horizontes… Pero para eso hace falta paz, no leer a trompicones, ni mientras ojeas las redes, sigues tu última serie en una plataforma digital y consultas el electrizante twitter. Su último libro se titula Reader, come home.

Somos más críticos.

Pero no todo es negativo en la nueva era de la lectura. En este punto no debemos dejar de hablar de las fake news, las noticias falsas. Sólo saber que existen nos coloca en un buen punto de partida. Los expertos recuerdan los beneficios de poder acceder a diferentes fuentes en internet para contrastar información. Algo que nos hace más activos y más críticos.

Ya no tenemos que quedarnos con una sola versión. Podemos buscar y comparar. Y seleccionar, una de las claves de la lectura y de la vida misma. Tras ello, si es posible, leer con tranquilidad. Así habremos hecho bien el trabajo y disfrutado con él. Y así, percibiendo la belleza, como dice Maryanne Wolf, estaremos permitiendo que ésta influya en nosotros. ¿Qué es el conocimiento, sino belleza?

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.
Para que nuestra luz siga brillando en la oscuridad

Desde nuestros inicios en 2012, los lectores de Aleteia han crecido rápidamente en todo el mundo. Nuestro equipo está comprometido con la misión de proporcionar artículos que enriquezcan, inspiren y nutran la vida católica. Por eso queremos que nuestros artículos sean de libre acceso para todos, pero necesitamos su ayuda para hacerlo. El periodismo de calidad tiene un costo (más de lo que la venta de publicidad en Aleteia puede cubrir). Por eso, los lectores como USTED son fundamentales, aunque donen incluso tan poco como 3$ al mes.