Aleteia

Sus clientes compran pronto sus dulces para que pueda cuidar a su esposa enferma

Comparte

En cuanto se terminan los dulces previstos para el día, John Chhan se apresura a estar con su amor

John y Stella Chhan llegaron al Condado de Orange (California, EE.UU.) como refugiados desde Camboya en 1979 y desde hace casi 30 años son propietarios y trabajadores de su negocio Donut City. Así que cuando Stella sufrió un aneurisma y terminó en un centro de rehabilitación, sus clientes rápidamente echaron en falta su presencia en la tienda.

Cuando los clientes se enteraron de la noticia, movilizaron a la comunidad para que comprara cada día todos los dónuts de la tienda y así el señor Chhan pudiera marcharse para estar con su esposa. A través de circulares y el boca a boca, los clientes han conseguido atraer a suficiente clientela como para acabar antes de la tarde con la producción de dulces. Compran docenas de dónuts para que el señor Chhan pueda cerrar cuanto antes su tienda.

Cuando el señor Chhan ve que la tienda ha liquidado el género previsto para el día, se apresura a acompañar a su mujer. Según el señor Chhan, su esposa sigue siendo capaz de hablar y escribir, pero todavía está trabajando el poder comer.

La devoción del señor Chhan hacia su mujer es conmovedora, pero no menos que la compasión de sus clientes. Obviamente les encantan sus dulces, pero es evidente el cariño que sienten por esta trabajadora pareja que les ha atendido durante años. Ahora, esa comunidad les demuestra su apoyo con una poderosa acción todos y cada uno de los días.

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.