Aleteia

¿Qué es lo que más le preocupa al papa Francisco de la Iglesia?

Foto facilitada por el autor del libro La fuerza de la vocación
Comparte

La fuerza de la vocación. La vida consagrada hoy en un libro-conversación con el sacerdote Fernando Prado

Haga click aquí para abrir el carrusel fotográfico

El papa Francisco respondió a más de 60 preguntas, sin pretender conocer las cuestiones antes de la entrevista que duró más de cuatro horas en la Casa de Santa Marta realizada en una tarde del 9 de agosto de 2018.

«No se entrevista a un Papa todos los días. Podríamos decir que es una de las personalidades de mayor relevancia internacional en el mundo. Pero, cuando llegas allí te das cuenta de su cercanía, de su afabilidad y acogida», dijo a Aleteia, el sacerdote Fernando Prado, director de Publicaciones Claretianas que lanzará el próximo 3 de diciembre en Madrid el libro Papa Francisco. La fuerza de la vocación. La vida consagrada hoy y con un lanzamiento internacional simultáneo en 10 idiomas.

Precisamente, la vida consagrada es también una de las preocupaciones importantes del Papa: «Hay muchos curas, religiosos y religiosas que no saben escuchar. Yo me pregunto: Si no sabes escuchar a tu hermano o hermana que tienes cerca, ¿cómo vas a escuchar a Dios, a quien no tienes directamente delante? Las personas consagradas hemos de aprender el arte del diálogo y del discernimiento común. Nos conviene practicar el ‘apostolado de la escucha‘. Saber escuchar es fundamental».

Francisco – según el editor – no rehusó abordar algunas cuestiones candentes, entre otras, las debilidades en la selección de los candidatos a la vida religiosa y al sacerdocio porque ahí se juega el futuro de la Iglesia, pues son personas que estarán al servicio del pueblo de Dios. Además de la formación en los seminarios y en las casas de formación de los religiosos y religiosas.

El clericalismo, ha declarado Francisco, es “una de las cuestiones que, junto con la autorreferencialidad, más me preocupan de la Iglesia”. Fernando Prado destacó que en la conversación el Papa habló con franqueza del asunto. «Es que no hace falta ser clérigo para ser clerical y el libro da respuesta a esto. El clericalismo como una actitud de vivir mal segregado del pueblo de Dios, como si se fuera parte de una élite, algo que se vuelve contra la propia Iglesia y está a la raíz de muchas de las cosas que han sucedido».

En este sentido, los casos de abusos causan mucha preocupación y dolor al Papa, pero sin perder la calma. «El Papa es un hombre muy sereno, él cree que está actuado y se está actuando bien. Bueno, claro, el mundo es muy grande y la Iglesia, las cuestiones son tratadas de forma muy diversa en todo el planeta; a lo largo de estos últimos 50 años donde han surgido tantos casos de abusos, pues lo que sucede en Estados Unidos no es lo mismo de lo que ocurre en un país de África o en Asia. Yo creo que el Papa está muy convencido de que se están poniendo bien las bases para erradicar este mal de los abusos de la Iglesia para siempre en el que las víctimas deben ser el foco principal de la preocupación». Con la conciencia, Prado indicó, «que nunca puede ser 100% inevitable».

«Se ha puesto mucho el foco en la Iglesia, pero el abuso es un fracaso para toda la sociedad…A la iglesia nos ha afectado mucho el tema de los abusos y el Papa está preocupado por ello, pero está poniendo sus medios para que en la Iglesia todos vayamos al unísono y con unos criterios que nos ayuden a todos».

Otro tema difícil abordado en la publicación es la homosexualidad del clero y de las personas consagradas, así como muchas otras cuestiones de actualidad. Igualmente, en la conversación aparece una vez más la preocupación del Papa por el diálogo entre los jóvenes y los ancianos. Una entrevista que, a juicio del entrevistador, “no dejará indiferente a quien la lea”.

El libro-entrevista fue presentado a diferentes editores internacionales a comienzos del mes de octubre, con motivo de la Feria Internacional del Libro de Frankfurt. La editorial está sorprendida por el interés que ha adquirido la obra, que será traducida incluso al Chino. A fecha de hoy, comunica la editorial, “son al menos catorce sellos editoriales de diferentes países los que han adquirido los derechos de traducción y publicación”.

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.