Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
jueves 22 abril |
San Sotero y san Cayo
home iconEspiritualidad
line break icon

La maravillosa experiencia de descubrir mi valor

ADVENTURE

Pixabay

Lorena Moscoso - publicado el 22/11/18

Voy a tratar de describirla

En la distancia del horizonte el sol anuncia la llegada de un nuevo día. Un amanecer que trae los tímidos olores y colores de la mañana. Las hojas de los árboles de los tonos más diversos son impulsadas por una leve brisa dejando atravesar la luz del sol hasta posarse sobre la tierra mojada. Las gotas de rocío resbalan delicadamente desde los pétalos de una flor hasta caer en un estanque provocando en sus aguas ondas que se siguen unas a otras.

A lo lejos el canto desordenado de los pájaros, el sonido delicado de las alas de los insectos, la majestuosidad, la gracia, la elegancia y la libertad de un sinfín de animales que habitan pacíficamente en este lugar.

Los ríos atraviesan todo el paisaje, sus aguas corren sin descanso agitadas por llegar a alguna parte. Y en la distancia, alzándose cual fortaleza queriendo alcanzar el cielo, la majestuosidad de una montaña. En la cima, la criatura más perfecta, más solemne, más exquisita: el ser humano.

Para él ha sido creado el cielo y la tierra con todo lo que contiene, para que, según el plan de nuestro creador, domine a toda criatura que lo rodea haciendo de esta creación un lugar más perfecto y más grandioso bajo el brazo de su Dios, que lo arropa y le susurra al oído: “crece”.

A este hombre, Dios, su Padre lo instruye en los secretos de su creación, la tierra le ofrece todos sus frutos sin esfuerzo alguno, los animales le obedecen y le sirven con fidelidad.

Pero la sombra de un hombre no es lo único en aquella montaña, lo sigue muy de cerca una mujer complemento perfecto de esa naturaleza humana.

El ser humano ha sido creado en dos versiones que complementándose encarnan la plenitud de la imagen y semejanza de su Dios.

Un Dios que los ama.

El hombre observa a la mujer y ve en ella a su todo. Ella lo observa y reconoce la finalidad última de su amor, la unidad, la perfección, la santidad de esa unidad.

Él se sabe amado y ella se sabe amada hasta la última fibra de su carne y de su espíritu. Juntos, han aprendido a ser “una sola carne” y esta experiencia de unidad de sus cuerpos y en su espíritu ha dado el fruto más exquisito de su existencia: sus hijos.

Este primer núcleo de amor ha sido abrazado por Dios, protegido como lo más sagrado de toda Su creación.

Dios deseó que llevaran su naturaleza espiritual y no dudó en depositar en ellos esta naturaleza. Les recuerda en lo más hondo de su ser, a Quien pertenecen.

Guardo en mí el conocimiento de Dios. Lo conozco, lo amo, y veo que esa naturaleza de amor lo atraviesa todo.

Sé que Dios ha tejido delicadamente cada centímetro de mi carne, procurándome el calor, las sustancias y los caminos para que mi cuerpo pueda desarrollarse.

Además, en mi alma, que Él me dio, establece su morada para no separarse jamás de mí.

Dios me ama hasta el extremo.

Comprendo el sentido profundo de toda mi existencia. Logro conmoverme con mi vida, con la perfección de su amor y con ese cielo que cambia incesantemente regalándome el día y la noche, revelándome a mis ojos la belleza de los astros más luminosos.

Dios no ha escatimado en nada, no se ha guardado nada, me lo ha dado todo. Sé distinguir que mi pequeñez en manos de mi creador es grandeza. Me sé amada.

Sobre la cumbre de aquella montaña, comprendo que Dios es uno, que la gloria es absolutamente Suya, la eternidad es Suya.

Atravesando la vida de pie, solo encuentro una manera para reconocer esa grandeza. Conmovida y estremecida hasta el extremo, sobre aquella cumbre, ante la majestuosidad del firmamento y la mirada de Dios, me pongo de rodillas y acepto el tesoro de ese amor indescriptible diciendo:

“Yo seré tu Pueblo y tu serás mi Dios”.

Tags:
dignidad humanasentido
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
1
ROBERTA MASCENA
Redacción de Aleteia
Se gradúa con el uniforme de limpiadora de su madre
2
Juan Daniel Escobar Soriano
¿Por qué un católico no puede pertenecer a la masonería?
3
PADRE PIO
Philip Kosloski
Cuando Padre Pío rezaba por alguien, decía esta poderosa oración
4
Salvador Aragonés
La gran preocupación del Papa (y de la que no hablan los medios)
5
Claudio de Castro
Un alma desde el Purgatorio clama: “¡Ayúdame!”
6
SAINT JOSEPH
Philip Kosloski
Esta antigua oración a san José es “conocida por no fallar nunca”
7
DIOS ASI LO QUISO
Adriana Bello
Juan Luis Guerra y Ricardo Montaner le cantan al amor eterno
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.