Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
jueves 22 abril |
San Sotero y san Cayo
home iconEstilo de vida
line break icon

Cómo combatir esos peligros que acechan al matrimonio y a la familia

FAMILY

Syda Productions - Shutterstock

Luz Ivonne Ream - publicado el 22/11/18

“Las familias fuertes son el fundamento de una sociedad saludable” (Papa Francisco)

Trabajar por dar a nuestras familias un hogar luminoso y alegre debe ser nuestra prioridad. Por ello hoy es importante andar por la vida con el olfato sensible y la pisada fuerte para detectar y combatir todos esos obstáculos que pueden en peligro nuestra familia, nuestro matrimonio y la educación de nuestros hijos.

Se trata de peligros que surgen de el mismo entorno educativo, laboral, familiar, etc. Tal vez no los vemos como amenazantes, sino como algo hasta cierto punto normal porque estamos acostumbrados a convivir con ellos.

Si queremos luchar por defender nuestros tesoros más preciados, toca poner los medios.

Algunos de estos peligros son:

  • Tiempo. Vivir de prisa, corriendo, estresados por el trabajo excesivo. Como pareja no estamos haciendo tiempo para estar solos, para nutrir nuestra intimidad conyugal por medio del diálogo, de detalles. Con los hijos, puede ser que estemos con ellos físicamente, pero no presentes. Y a Dios, pues si no tenemos tiempo para la familia, menos para Dios.
  • No sentarse todos a la mesa para comer. Por lo menos conviene comer juntos una vez al día. Hay que verse las caras, sin distractores. Solo así podremos de verdad conocernos los unos a los otros. Uno le dedica tiempo aquello que ama y valora. Por lo tanto, hay que dedicarse tiempo.
  • Internet y medios de comunicación en general. Estas herramientas no deberían de ser los primeros educadores en nuestras familias. Procuremos estar presentes en la vida de nuestros hijos y, como padres, dedicar tiempo a educar, preguntar y dialogar.
  • Vivir más preocupados por tener que por ser. La prioridad familiar no debe radicar en el poseer, porque los bienes nos dan seguridad, sino en trabajar para producir aquello que nos permita vivir con dignidad.
  • Corrientes ideológicas. Existe un pensamiento dominante que en muchos casos impide a los padres decidir sobre cuestiones educativas fundamentales. Seamos libres cuando busquemos inculcar nuestros valores e ideas a nuestros hijos y defendamos nuestros derechos a educarles de la manera que consideremos más oportuna.
  • Descuidarnos como pareja. Los hijos no pueden ni deben ser un obstáculo para que no nos dediquemos tiempo de calidad. Recordemos que antes de haber sido padres, fuimos pareja. La prioridad del esposo siempre debe ser ella y la de ella, él.
  • No luchar por el matrimonio. Los padres dentro del matrimonio somos la primera escuela del amor y del perdón. Superar juntos las dificultades, recordar el compromiso que sellamos el día de nuestra boda y luchar por buscar una solución a los problemas que nos afectan como pareja es crucial para vivir en el amor para toda la vida.
  • Amigos y hobbies personales o vivir como solteros. Tener una vida aparte del cónyuge y buscar la diversión por separado puede poner el matrimonio en alto riesgo. Está claro que de vez en cuando necesitamos respirar a solas, pero eso no quiere decir que sea una constante en la relación. Ahora no soy “yo”, somos “nosotros”.
  • Gratificación inmediata y la ley del menor esfuerzo. Enseñar a nuestras familias a  esforzarse, a lidiar con el dolor y los contratiempos en fundamental para ayudarles a forjar el carácter. El no hacerlo hace personas endebles y con poca tolerancia a la frustración.

Para llegar a la meta, es decir, para formar familias sólidas hay que ir contracorriente. No al egoísmo; sí altruismo. Tanto el matrimonio como la familia son, como dijo el Papa Francisco, instituciones sobre las que hay que invertir. Por lo mismo, cada día hay que levantarse con ese voluntad guerrera y alegría para luchar por nuestros seres queridos.

Padres de familia, somos los guardianes del corazón de nuestros matrimonios y familias.

Tags:
comunicacionconvivenciadivorciofamiliahijosmatrimonioparejapaternidad
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
1
ROBERTA MASCENA
Redacción de Aleteia
Se gradúa con el uniforme de limpiadora de su madre
2
Juan Daniel Escobar Soriano
¿Por qué un católico no puede pertenecer a la masonería?
3
PADRE PIO
Philip Kosloski
Cuando Padre Pío rezaba por alguien, decía esta poderosa oración
4
Salvador Aragonés
La gran preocupación del Papa (y de la que no hablan los medios)
5
Claudio de Castro
Un alma desde el Purgatorio clama: “¡Ayúdame!”
6
SAINT JOSEPH
Philip Kosloski
Esta antigua oración a san José es “conocida por no fallar nunca”
7
DIOS ASI LO QUISO
Adriana Bello
Juan Luis Guerra y Ricardo Montaner le cantan al amor eterno
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.