Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
martes 20 abril |
Santa Inés de Montepulciano
home iconEstilo de vida
line break icon

¿Qué nos está pasando? Mi marido y yo tenemos problemas

Mercedes Honrubia García de la Noceda - publicado el 21/11/18

La pareja comienza a distanciarse y, a veces, no sabe muy bien por qué. Muchas veces, por problemas de comunicación.

En las relaciones humanas y más en las relaciones familiares hay momentos mejores y momentos peores. Todo depende de la actitud con la que nos enfrentemos a esos momentos.

A veces, necesitaremos compartir esos momentos con alguien cercano, con un amigo, un familiar, un compañero…. Otra veces, será necesario acudir a un profesional, para que nos acompañe en esa situación particular que se nos hace cuesta arriba, para que nos oriente o canalice ese torrente de sentimientos y reacciones que estamos viviendo.

Hay una cosa cierta:nadie conoce nuestra historia más que nosotros. Por ello, la efectividad de la ayuda que recibamos dependerá de cómo contemos lo que nos está pasando. Y es que no es lo mismo contar unhecho concreto de manera objetiva y sin calificativos, que expresando los sentimientos que nos genera dicha vivencia. A veces, es más lo que creemos que pasa que lo que verdaderamente pasa, porque acabamos sintiendo aquello que pensamos, sea o no sea verdad.

Por eso existen los conflictos. Por la percepción a veces distorsionada de una realidad que siendo la que es, se percibe con un sentimiento o con una vivencia concreta que nos hace interiorizarlo de una forma diferente a la que verdaderamente es.

Si aplicamos esto a las relaciones familiares, el cócktel puede resultar explosivo. El vínculo emocional que tenemos con la/las personas que conviven con nosotros nos hace percibir las cosas de una manera a veces poco objetiva. Esto puede generarnos un sufrimiento muchas veces innecesario, provocado, en parte, por no saber decir las cosas como las entendemos o creemos estar entendiendo.

Para evitar malos entendidos es clave saber qué decir, cómo decirlo y cuándo decirlo. Lo importante es evitar interpretaciones erróneas que hieran nuestra sensibilidad; mensajes distorsionados que no lleguen a su destinatario de la manera correcta; y sentimientos encontrados con respecto a la otra persona por lo que quería o no quería decir.

Tener esto claro nos simplifica mucho el camino a la hora de manejarnos con nuestros seres queridos, ya que nuestra familia debería ser nuestro refugio, el centro de nuestra vida, el lugar donde se nos quiere por ser quien soy.

Por desgracia, supongo que a todos nos vienen situaciones a la cabeza en las que  parece “que tenemos el enemigo en casa”. Cuántas discusiones innecesarias, cuántas verdades dichas de malas maneras que nos hieren en lo más profundo, cuánta desgana, cuánta soledad, en definitiva, cuánta incomunicación…

Aprender a comunicarse es el verdadero reto de las familias de hoy, de los matrimonios y de las parejas, de los padres con sus hijos y de los hermanos entre sí, de la familia nuclear ( la que he decidido crear) con respecto a la familia extensa.

A veces cuesta entender que el casado casa quiere. ¡Cuántos conflictos se evitarían en los matrimonios si verdaderamente supiéramos decir las cosas de manera constructiva, sin herirnos!


RELATIONSHIP,FIGHT

Te puede interesar:
5 problemas de comunicación que pueden arruinar tu matrimonio

Hoy en día, donde las redes sociales nos bombardean, donde no hay tiempo casi ni de mirarse cara a cara con quienes conviven con nosotros pero sí hay tiempo para estar metidos en los chats de amigos, colegio, trabajo, actividades deportivas, etcétera, planteémonos cómo nos comunicamos con las personas que tenemos más cerca de nosotros. Si la respuesta es positiva, ¡enhorabuena! Eres un privilegiado. Si por el contrario la respuesta te ha generado alguna duda, es un buen punto de partida para analizar qué está fallando y cómo puedo solucionarlo. Porque a comunicarse también se aprende.


COMMUNICATION

Te puede interesar:
¿Problemas de comunicación? Sigue estos consejos

Mercedes Honrubia García de la Noceda es directora del Instituto Coincidirespecializado en el asesoramiento personal y familiar

Tags:
comunicacionfamiliamediación familiarparejaproblemasrelaciones amorosas
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
1
JORDAN PETERSON
Benito Rodríguez
El encuentro con Dios de un psicólogo best-seller
2
SANTI MARATEA
Esteban Pittaro
Rafael Maratea: De la tragedia del aborto al máximo orgullo por e...
3
DIOS ASI LO QUISO
Adriana Bello
Juan Luis Guerra y Ricardo Montaner le cantan al amor eterno
4
Salvador Aragonés
La gran preocupación del Papa (y de la que no hablan los medios)
5
Redacción de Aleteia
El cuerpo intacto de Santa Bernardita: Lo que dijeron los médicos...
6
PADRE PIO
Philip Kosloski
Cuando Padre Pío rezaba por alguien, decía esta poderosa oración
7
Amii Stewart
Silvia Lucchetti
Amii Stewart: Un día la estatua de la Virgen me habló
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.