¿No estas preparado para donar?

Aún así hay otras 5 maneras como puedes ayudar a Aleteia

  1. Reza por nuestro equipo y por el éxito de nuestra misión
  2. Habla de Aleteia en tu parroquia
  3. Comparte el contenido de Aleteia con tus amigos y tu familia
  4. Desactiva el bloqueo de publicidad cuando nos visites
  5. Suscríbete a nuestra newsletter gratuita y leenos a diario

¡Gracias!
El equipo de Aleteia

Suscríbete

Aleteia

Brasil inaugura Sirius, el Maracaná de la ciencia

SIRIUS
Comparte

Este gran acelerador de partículas llega para revolucionar la tecnología latinoamericana, obra que ayuda a seguir reflexionando sobre la ciencia y la fe

Cualquiera que vea esta imagen y la asocie con Brasil no dudaría en afirmar de que se trata de un nuevo estadio de fútbol, similar al emblemático Maracaná, un guiño al deporte estrella que hace vibrar al país sudamericano. Sin embargo, nada más lejos que eso.

La infraestructura en cuestión en realidad tiene que ver con la tecnología y una clara manifestación del avance de este país en este campo. Se trata de Sirius, un gran acelerador de electrones, un espacio que servirá para investigaciones tanto locales como del exterior.

La inauguración de la primera fase del proyecto con la infraestructura edilicia, y la conclusión de dos de los tres aceleradores de electrones se dio en los últimos días, evento que contó con la participación de diversas autoridades nacionales.

Pero el gran acelerador de electrones, con más de 500 metros de circunferencia, quedará operativo, según se prevé, en 2019. Entre las grandes potencialidades de esta gran obra se destaca la posibilidad de producir luz sincrotón tipo de luz emitida por electrones y con muy alta energía) y la posibilidad de estudiar casi cualquier material (átomos, moléculas, virus) debido a que funciona como un microscopio gigante.

 

SIRIUS
Rovena Rosa-Agência Brasil -CC

 

En cuanto a efectos prácticos, por ejemplo, este acelerador sería capaz de elaborar una batería para móviles que podrían durar hasta cinco años con solo una carga o plantas que necesiten menos tiempo para crecer, entre otras cosas, según destaca un reporte de BBC Brasil sobre este tema.

“Yo empecé en ese proyecto antes de que fuera creado, Brasil quería construir un síncrotrón y yo viajé con el primer equipo formado por cuatro brasileños en 1985 para Stanford, en Estados Unidos (para estudiar el acelerador estadounidense)”, dice a BBC News Brasil Liu Lin, una mujer de 54 años nacida en Hong Kong y que reside en el país sudamericano desde los dos.

Precisamente, esta mujer forma parte de los tantos científicos e ingenieros detrás de este maravilloso avance que hace revolucionar la tecnología en América Latina y proyectar acciones en diversos campos como la salud, la agricultura, el medioambiente, entre otros.

Pero mientras el desarrollo de esta colosal infraestructura sigue sorprendiendo y generando admiración, también quizás sea una buena oportunidad para pensar en un tema más que recurrente como ser la ciencia y la fe, un aspecto fundamental que no debería dejar a nadie indiferente.

A continuación te dejamos algunos artículos para que te sumes a la reflexión:

 

 

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.
Para que nuestra luz siga brillando en la oscuridad

Desde nuestros inicios en 2012, los lectores de Aleteia han crecido rápidamente en todo el mundo. Nuestro equipo está comprometido con la misión de proporcionar artículos que enriquezcan, inspiren y nutran la vida católica. Por eso queremos que nuestros artículos sean de libre acceso para todos, pero necesitamos su ayuda para hacerlo. El periodismo de calidad tiene un costo (más de lo que la venta de publicidad en Aleteia puede cubrir). Por eso, los lectores como USTED son fundamentales, aunque donen incluso tan poco como 3$ al mes.