¿No estas preparado para donar?

Aún así hay otras 5 maneras como puedes ayudar a Aleteia

  1. Reza por nuestro equipo y por el éxito de nuestra misión
  2. Habla de Aleteia en tu parroquia
  3. Comparte el contenido de Aleteia con tus amigos y tu familia
  4. Desactiva el bloqueo de publicidad cuando nos visites
  5. Suscríbete a nuestra newsletter gratuita y leenos a diario

¡Gracias!
El equipo de Aleteia

Suscríbete

Aleteia

Jorge Drexler, ganador de tres Grammy, canta a enfermos en un hospital

DREXLER
Comparte

De forma casi anónima, Drexler participa en el proyecto “Música en vena”. Hace poco visitó a una bebita de 3 semanas que nació prematuramente.

Su música emociona siempre, más aún ahora que sabemos que se llevó tres Grammy bajo el brazo en la gala de la noche del jueves: a la mejor canción, la mejor grabación y el mejor álbum de cantautor.

Antes hubo un doctor Drexler

Qué grande, Drexler. Porque sabemos que cuando nadie lo enfoca, se cuelga su guitarra a la espalda, se va al Hospital Severo Ochoa de Madrid y allí canta a los enfermos para hacer que sus horas de miedo sean más llevaderas. Y es que antes de profesionalizarse como cantante, Drexler fue el doctor Drexler: estudió la carrera de Medicina, se licenció y ejerció, como lo hizo su padre. Sabe bien lo que es el dolor.

Jorge Drexler, uruguayo de nacimiento y afincado en España, lleva tiempo vinculado al proyecto “Música en vena” y siempre ha sido generoso con su tiempo. Se coloca una bata blanca, llama a la puerta de la sala y pasa, como un ciudadano más, a sentarse junto a enfermos de diálisis, que a veces han de estar varias horas encadenados a la máquina, y así varios días a la semana. Suenan los acordes y las canciones de Drexler tocan el alma de los pacientes.

“Estoy convencido de que la música cura”, dice el cantautor.

MUSICA EN VENA
Música en vena | Facebook | Fair use

Hace pocos días, visitó a Irene, una recién nacida prematura que llevaba 22 días ingresada. Su papá y su mamá viven pegados a la incubadora y ven cómo su criatura pelea por salir adelante. Ellos solo pueden introducir las manos en la incubadora para tocar a Irene, pero llegó Jorge Drexler y sus notas se colaron junto al oído de la niña. Desde fuera, los papás y la neonatóloga veían cómo Irene movía sus piececitos.

“Es un privilegio para alguien que escribe canciones y que hace música tocar el momento en que un ser humano está en el hospital”, explica Drexler. “Me decía  un doctor que con la sonrisa que produce en el paciente y el ambiente que deja en la sala ya es suficiente”.

A Irene un día le contarán sus papás que la curaron los doctores, las enfermeras y la música del grammy Jorge Drexler.

https://www.facebook.com/manocope/videos/1998187003813075/

Boletín de Noticias
Recibe gratis Aleteia.