Aleteia

Brexit: ¿Qué han acordado Gran Bretaña y la Unión Europea?

BREXIT
Shutterstock-Alexandros Michailidis
Comparte

Theresa May se mantiene firme mientras su gobierno se tambalea

En gran Bretaña se viven días frenéticos en relación con el Bréxit, es decir el acuerdo para la salida de Gran Bretaña de la Unión Europea. La primera ministra, Theresa May, acordó el miércoles por la noche con la Unión Europea un principio de acuerdo para sacar a Gran Bretaña de la Unión Europea.

Al día siguiente su gobierno lo aprobó, pero presentaron su dimisión cuatro miembros del gabinete May, entre ellos el de relaciones con Europa, Dominic Raab, y el Secretario de Estado para Irlanda del Norte, Shailesh Vara. Con estas dimisiones May se presentó el jueves ante el parlamento de Westminster, la Cámara de los Comunes, que estuvo todo el día muy revuelto, con numerosas críticas y pidiendo la dimisión de Theresa May. May, sin embargo, dijo que no dimite, que no se va, y aclaró que “el Bréxit lo sacaré adelante yo”, y apeló a la defensa de los intereses nacionales.

Ante las noticias de dimisiones de cuatro miembros del gobierno, la bolsa de Londres bajó durante toda la mañana del jueves y también la moneda británica, la libra. Sin embargo, ante la firmeza de Theresa May y un mayor conocimiento del acuerdo con la UE, la bolsa cambió de signo resultando positiva a media tarde, y la moneda se cotizaba a esa hora con más compras que ventas, o sea que también acabará con valores positivos. La “City”, Londres, la capital financiera británica y de la Unión Europa, cambió de registro y las ventas se convirtieron en compras.

Los índices de las bolsas europeas han ido todos a la baja en la jornada del jueves, durante la discusión parlamentaria del acuerdo entre May y la Unión Europea. La cotización del euro sobre el dólar ha comenzado mal el jueves, pero a final de la tarde el euro se ha reforzado absorbiendo las pérdidas y alcanzando la paridad anterior con el dólar.

Por su parte, la Unión Europea, que ha negociado el Bréxit a través del francés Michel Barnier, ha convocado una cumbre de jefes de Estado y de gobierno de la Unión para el próximo 25 de noviembre, con el fin de tomar una decisión sobre el documento acordado entre May y Barnier. Es de suponer que Europa no se oponga al acuerdo, aunque algunos gobiernos han manifestado sus recelos.

¿Qué dice el documento acordado entre Theresa May y la cúpula de la UE? Es un largo documento de 385 páginas, entre artículos, anexos, protocolos, etc.: Gran Bretaña no es un país cualquiera.

Cuatro son los puntos centrales del Bréxit acordado:

Los derechos de los ciudadanos, que quedan a salvo, tanto los 3 millones de europeos que trabajan en Gran Bretaña, como el millón de británicos que trabaja en la Unión Europea.

El coste del Bréxit, aunque hay discrepancias en los cálculos, se cree que rondará los 50.000 millones que Gran Bretaña deberá pagar a la Unión Europea.

El periodo de transición para la salida de la Unión será hasta mediados del año 2020, como máximo. Sin embargo, podrá prorrogarse, sin fecha fija. Durante este periodo Gran Bretaña no podrá votar en las instituciones europeas.

Irlanda del Norte, el tema más delicado y que levanta más problemas, tanto dentro de la Unión Europea, como de Gran Bretaña. Se prevé una unión aduanera –no se quiere en absoluto dividir Irlanda con una frontera aduanera—con libre circulación de mercancías, lo que implica que Gran Bretaña deberá cumplir las reglas del mercado de la Unión Europea, cosa que los más duros del Bréxit rechazan.

Ante esta situación alguien se preguntará porqué ha dimitido el ministro de relaciones con la UE y que ha negociado gran parte del acuerdo. Porque el ambicioso ministro Dominic Raab, de 44 años, no negoció la parte de Irlanda del Norte, que May se reservó para sí, dado que su gobierno depende de los 10 diputados Unionistas del Norte, sin los cuales no tiene mayoría parlamentaria.

El líder de la oposición, el laborista Jeremy Corbyn, ha recibido muchos aplausos en la Cámara de los Comunes o parlamento británico, y ha acusado a May que su gobierno está roto, es un desastre, no se tiene en pie, y que su grupo, los laboristas, votará en contra del acuerdo.

Por parte de Europa, tanto el Presidente del Consejo, el polaco Donald Tusk, como el principal negociador, Michel Barnier, han celebrado el acuerdo, porque coloca el Bréxit en una fecha, y Europa no podía continuar con esta incertidumbre sobre la situación de Gran Bretaña. El acuerdo ayuda a clarificar el calendario y el contenido del Brexit, tras dos años de negociaciones. 

El Bréxit todavía no es efectivo. Necesita la aprobación del parlamento británico y de la Unión Europea, y recorrer los 20 meses que quedan del periodo transitorio, en espera que no surjan mayores dificultades que en los 20 meses que han llevado las negociaciones hasta el acuerdo del pasado miércoles 14 de noviembre. 

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.