Aleteia

¿Qué han hecho de malo los crucifijos en Rosario?

ROSARIO
Comparte

En esta histórica ciudad con nombre mariano (Rosario), que se encuentra en una provincia con nombre teologal (Santa Fe) piden retirar símbolos religiosos de colegios y hospitales públicos

Los concejales Rosario – Provincia de Santa Fe- , la tercera ciudad más grande de la Argentina, aprobaron una polémica resolución que insta a que se retire de colegios y hospitales públicos de su ciudad imágenes religiosas como crucifijos.

La iniciativa fue aprobada por 13 votos contra 10, y pide al gobierno provincial que “se remuevan los símbolos e imágenes religiosas instaladas en espacios comunes en escuelas y hospitales públicos y/o pertenecientes a la provincia de Santa Fe con jurisdicción en la ciudad de Rosario, garantizando el efectivo cumplimiento de los principios de libertad religiosa y conciencia, reforzando el carácter laico de la ciudad de Rosario”.

El proyecto tuvo un fuerte rechazo entre los mismos concejales. Como expresó el edil Carlos Cardozo “votamos en contra de esta iniciativa porque pensamos que lo espiritual (de todas las religiones) forma parte de nuestra cultura fundacional”. Según el concejal, “en lugar de retirar símbolos debemos permitir al credo que lo desee intervenir (si es con respeto) en donde quiera”. Y mencionó que todos los años fieles judíos instalan un candelabro para el Janucá en lugares públicos de la ciudad y la iglesia protestante alemana celebra su fiesta de la Selva Negra.

Por su parte, el Arzobispo de Rosario monseñor Eduardo Eliseo Martín brindó una conferencia de prensa en la que pidió el Consejo revise la sanción. “Creemos que es un error que se ha cometido y es de sabios rectificar los errores por lo cual el Consejo puede considerar y reverlo. Nuestro deseo es que esta vivencia pacífica de los símbolos religiosos en nuestra ciudad y en edificios públicos es una vivencia pacífica, justamente; así como podrían estar también los símbolos de otras religiones”. El día anterior, en un comunicado, el vicario general de la Arquidiócesis había recordado: “Innegablemente toda nuestra Patria, su geografía, su historia, su cultura, en una palabra, nuestra identidad, está atravesada por la presencia de Cristo, y la devoción a su Santísima Madre”.

CRUCIFIX
Shutterstock-Freedom Studio

Laicismo o laicidad

En un artículo publicado en septiembre de este año, el profesor Gabriel Zanotti explica que “un estado que sea sanamente laico, donde sus circunstancias históricas, como Argentina o EEUU, han sido precisamente las de una cultura judeocristiana a partir de la cual ha nacido la idea de igual y derechos entre los seres humanos, los símbolos religiosos cristianos en sus propios espacios son un reconocimiento a esa tradición, a ese origen, que no pueden molestar ni ofender a nadie”. “Si en las calles (bienes públicos) de la India hubiera una imagen de buda, ¿por qué yo, católico, debería ofenderme?”, profundiza, y sintetiza: “El laicismo es el problema. No la laicidad. El laicismo es la ideología que odia la inexorable influencia religiosa cristiana en el surgimiento jurídico y político de Occidente”.

Es curioso que esta expresión laicista de gran parte del Consejo Deliberante de una ciudad surja en la ciudad de Rosario. Al menos hasta ahora no se han pronunciado formalmente pidiendo cambiar el nombre de su ciudad, que evoca a la Virgen del Rosario, o de su provincia, que remite a una virtud teologal.

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.