¿No estas preparado para donar?

Aún así hay otras 5 maneras como puedes ayudar a Aleteia

  1. Reza por nuestro equipo y por el éxito de nuestra misión
  2. Habla de Aleteia en tu parroquia
  3. Comparte el contenido de Aleteia con tus amigos y tu familia
  4. Desactiva el bloqueo de publicidad cuando nos visites
  5. Suscríbete a nuestra newsletter gratuita y leenos a diario

¡Gracias!
El equipo de Aleteia

Suscríbete

Aleteia

España descristianizada: Más ética cívica, menos religión católica (I) 

STUDENTS
Shutterstock-pixinoo
Comparte

El Gobierno español saltarse el "escollo" de los Acuerdos Iglesia-Estado y convertirlos en papel mojado por la vía de los hechos

Recientemente, hemos asistido al anuncio de una nueva reforma la ley educativa en España (LOMCE). Si hace unos meses se abrió el debate sobre la eliminación de la filosofía de los planes de estudio, ahora se reabre la polémica sobre la enseñanza de la religión como asignatura evaluable. Aunque se han presentado como debates separados, en realidad responden a un sólo objetivo: educar ciudadanos según los “valores cívicos y éticos” determinados por el Estado.

En este contexto podemos preguntarnos ¿a qué responde esta nueva reforma? ¿por qué filosofía sí y religión no? ¿por qué el problema se plantea principalmente con la enseñanza de la religión católica? ¿ocurre lo mismo con religiones como la islámica? 

Construyendo un Estado laico: filosofía sí, religión no

Siguiendo una larga tradición, el nuevo gobierno socialista presentó una batería de reformas a la ley educativa (LOMCE). Entre ellas la “eliminación de la Historia de la Filosofía como asignatura obligatoria en 2º de bachillerato”. A esto se añadía que el alumnado debía tener acceso “en condiciones de igualdad, a la formación ética y cívica”.

Se daba por hecho que la filosofía “competía” en cierta forma con la educación de los futuros ciudadanos en los que los representantes del Estado entendían como “su prioridad”: ética individual y pública, igualdad, equidad y justicia social. 

La movilización del mundo académico para restituir la Historia de la Filosofía como asignatura obligatoria fueron recogidas por responsables del gobierno, entendiendo el carácter formativo crucial de las jóvenes generaciones. No en vano, el análisis lógico, la argumentación, el pensamiento crítico y las raíces humanísticas del mundo actual sólo podían madurarse si la Filosofía se mantenía en los planes de estudio. 

Finalmente, el Ministerio de Educación resolvió aceptar un acuerdo y crear un ciclo formativo en Filosofía durante los tres últimos cursos de secundaria, igual que ocurre con otras materias como Lengua, Matemáticas e Historia. Todo ello, sin renunciar a la formación ética y cívica, que se cursará en edades más tempranas. 

Por el momento, la polémica quedó resuelta para la Filosofía. No parece que ocurre lo mismo con la enseñanza de la religión. Específicamente con la católica, que parece “competir” con la “ética cívica” propuesta por el gobierno. 

El “cerco a la religión” (como se ha denominado en los medios de comunicación) pasa por “regular el ejercicio del derecho a su enseñanza”, que pasaría a ser alternativa y no computable en las enseñanzas académicas. Este objetivo afecta más a la religión católica ¿por qué? Porque esta materia está sujeta a los Acuerdos firmados entre Estado Español y la Santa Sede. Unos acuerdos internacionales que, según el Derecho Internacional no pueden ser modificados unilateralmente por una de las partes y que establecían que la religión debía ofrecerse en “condiciones equiparables a otras disciplinas”. 

El problema está en que este gobierno: 1) desea modificar las bases del Estado del que surgieron los Acuerdos 2) no puede modificarlos unilateralmente, pero sí hacer de ellos papel mojado ¿cómo? Dejando la religión católica sin alternativas ni valor en los planes de estudio. 

Desde que el debate salió a la luz, los sectores afectados por esta declaración de intenciones siempre subrayaron la importancia de alejar las reformas educativas de influencias partidistas. Especialmente en un contexto político con marcado acento de provisionalidad.

Por el momento, el Congreso ha aprobado unánimemente la voluntad de reorganizar el currículo de Bachillerato para establecer la Filosofía y la Historia de la Filosofía como materias comunes y obligatorias en 1º y 2º.  Sin embargo, se ha abierto un nuevo debate sobre la enseñanza de la religión en la escuela pública. De ello tratamos mañana en el artículo Enseñanza de la religión en la escuela pública: ¿qué ocurre con la islámica? (II)

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.
Para que nuestra luz siga brillando en la oscuridad

Desde nuestros inicios en 2012, los lectores de Aleteia han crecido rápidamente en todo el mundo. Nuestro equipo está comprometido con la misión de proporcionar artículos que enriquezcan, inspiren y nutran la vida católica. Por eso queremos que nuestros artículos sean de libre acceso para todos, pero necesitamos su ayuda para hacerlo. El periodismo de calidad tiene un costo (más de lo que la venta de publicidad en Aleteia puede cubrir). Por eso, los lectores como USTED son fundamentales, aunque donen incluso tan poco como 3$ al mes.