Recibe Aleteia gratis directamente por email

¿No estas preparado para donar?

Aún así hay otras 5 maneras como puedes ayudar a Aleteia

  1. Reza por nuestro equipo y por el éxito de nuestra misión
  2. Habla de Aleteia en tu parroquia
  3. Comparte el contenido de Aleteia con tus amigos y tu familia
  4. Desactiva el bloqueo de publicidad cuando nos visites
  5. Suscríbete a nuestra newsletter gratuita y leenos a diario

¡Gracias!
El equipo de Aleteia

Suscríbete

Aleteia

Vivir para Dios hoy y toda la eternidad

PILGRIMAGE
Comparte

¿Ser santo es cuestión de tiempo?

No sé realmente si es cuestión de tiempo o no. No sé si depende del número de años que viva, ya sean pocos o muchos. No sé si es importante morir joven o tiene más valor llegar a viejo. Lo que si sé es que el tiempo tiene su importancia en mi camino de santidad.

Los años que viva si son muchos exigirán más fidelidad, eso lo tengo claro. El mismo san Luis Gonzaga le contaba a su madre la felicidad de morir joven y casi sin esfuerzo poder así estar con Dios para siempre.

Es verdad que la santidad se conjuga en presente. Quizás tiene menos mérito aparente llegar a santo muriendo joven. Poco esfuerzo. Reconozco la heroicidad de ser santo habiendo vivido cerca de cien años.

En cualquier caso, creo que el tiempo no es tan definitivo. Lo importante es que cada día de mi vida en la tierra tenga una luz que no es mía. Que mis actos tengan el color de ese Dios al que tanto amo. Y mi sonrisa sea la puerta abierta a un paraíso perdido.

No creo en una santidad sin sentimientos, esforzada y rígida, casi como esculpida en mármol. Creo más bien en esa santidad luchada de un corazón que ama y se debate en avatares interiores.

Creo más bien en la búsqueda en medio de la neblina de un faro que me indique dónde está mi puerto.

Creo más bien en la generosidad que no se ve porque está escondida, pero produce un bien infinito que da frutos de cielo, aunque yo no los vea.

Creo que mi amor santo sólo es santo cuando dejo que Dios cale muy dentro de mi alma herida y lo cambie todo y lo haga todo nuevo.

También sé que el querer ser yo un santo más en la lista de santos innumerables, no es un deseo que tenga yo por vanidad.

No anhelo la dignidad ni el reconocimiento. Sólo espero ser uno más de pie ante Dios dispuesto a postrarme para entrar en su reino.

Porque lo que quiero al fin y al cabo es vivir para Él eternamente. Quizás al final sí que tiene importancia el tiempo.

Sé que lo que tengo que hacer mientras tanto aquí en la tierra es vivir para Él, en presente. Parece tan sencillo a veces, como aplicar una fórmula matemática.

Pero sé muy bien que luego todo se tuerce. Quiero hacer el bien y no me resulta. Pretendo amar hasta que duela y dejo de amar mucho antes. Digo que sí, que seré fiel hasta la muerte, y la infidelidad me sorprende.

Me escondo evitando así arriesgar demasiado, porque amar duele mucho. Y digo que hago la voluntad de Dios vistiéndola de mis propios deseos.

Y entonces creo que lo que estoy construyendo puede ser sólo un castillo en el aire. Sin fundamentos firmes. Sin raíces profundas.

¿Es santidad lo que yo vivo? ¿O es sólo el vano intento de mi alma que quiere tocar el cielo?

Se me graban muy hondo las palabras de san Francisco: “Predicad siempre el evangelio, y si es necesario, también con palabras”. Y yo creo tener muchas más palabras que actos. Como si necesitara siempre justificar con palabras lo que mis actos desdicen.

Comenta el padre José Kentenich: “Puedo tener pensamientos religiosos todos los días sin que se transforme mi interior. ¡Orar significa amar! ¿Qué es la santidad? ¡Es el amor del niño al padre!”[1].

Ser santo es ser niño. Niño que no ha perdido la inocencia, o la ha recuperado como un milagro. Niño que confía en el poder misericordioso de su Padre. Eso es ser niño. Contando siempre con mi debilidad. Con la fragilidad de mi alma.

Comenta santa Teresita del Niño Jesús: “No me aflijo al ver que soy la debilidad misma, por el contrario, en ella me glorío y cuento con descubrir en mí cada día nuevas imperfecciones”[2].

La debilidad en esa lucha mía por descubrir el querer de Dios y ponerlo por obra no me asombra, no me entristece, no me hace perder la confianza.

Sigo adelante. El camino es largo. Es cuestión de tiempo, al fin y al cabo. Caer y volver a empezar. El tiempo me da nuevas oportunidades. Una derrota. Un posible triunfo si me esfuerzo el próximo día. El santo es el que ama a Dios, en los hombres, en el interior de su corazón.

Decía el Padre Kentenich: “El amor no tiene límites. La vinculación a Dios es grata a Dios, en el sentido de la santidad de la vida diaria, cuando alcanza el grado de abrazar la voluntad de Dios que nos aconseja y nos hace saber sus deseos”[3].

Un amor sin límites es el que anhelo. Estoy tan lejos de la santidad que sueño… Hacer de su voluntad mi propio alimento. Buscar sus deseos en los bosques de mi vida.

No quiero perderme buscando estrellas que no toco. Quiero ser fiel día a día levantando el mundo entre mis brazos. Tarea inútil si no supiera que son sus brazos los que sostienen los míos. Los que me despiertan a la vida verdadera y me hacen aspirar a las estrellas.

Santo es el pobre que sólo es consciente de su pequeñez. Y yo me alegro entonces en mis debilidades, me glorío en ellas. Son sólo peldaños que me guían al cielo.

Me alegro de ser tan pequeño que no puedo hacer nada solo. No me basto para ser santo. No lo puedo.

Sólo descanso en Aquel que me toma en sus brazos y me lleva lejos. Y eso cada día de nuevo. Cada semana. Puede que al final sí que sea cuestión de tiempo. El tiempo de Dios. No el mío.

 

[1] J. Kentenich, Niños ante Dios

[2] De Lisieux, Teresa, Historia de un alma

[3] Kentenich Reader Tomo 2: Estudiar al Fundador, Peter Locher, Jonathan Niehaus

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.