Recibe Aleteia gratis directamente por email

¿No estas preparado para donar?

Aún así hay otras 5 maneras como puedes ayudar a Aleteia

  1. Reza por nuestro equipo y por el éxito de nuestra misión
  2. Habla de Aleteia en tu parroquia
  3. Comparte el contenido de Aleteia con tus amigos y tu familia
  4. Desactiva el bloqueo de publicidad cuando nos visites
  5. Suscríbete a nuestra newsletter gratuita y leenos a diario

¡Gracias!
El equipo de Aleteia

Suscríbete

Aleteia

Familia musulmana iraquí mantuvo ocultos libros cristianos sagrados del ISIS

CHRISTIANS IRAQ
Jean-Matthieu GAUTIER I CIRIC
Qaraqosh, Irak.
Comparte

Quiso transmitir un mensaje: “No todos los musulmanes estamos con Daesh”

Corriendo un gran riesgo, una familia musulmana de Mosul, Irak, salvó unos valiosos libros ceremoniales de una iglesia ortodoxa de la ciudad durante los años en que el grupo Estado Islámico la gobernó a través del terror.

AsiaNews informa sobre esta conmovedora historia en la que un musulmán anónimo residente en la segunda ciudad más grande de Irak fue a buscar leña un día y algo le llamó la atención en una pila de basura. Allí encontró unos libros y se percató de la escritura en siriaco antiguo, por lo que pensó que aquellos tomos quizás fueran de algún valor.

El hombre en cuestión pidió que su identidad y la de su familia quedara en secreto en los medios de comunicación porque todavía existen “células durmientes” en la ciudad dispuestas a buscar venganza.

“Recientemente me contactó un cristiano caldeo de Mosul que tenía un vecino musulmán de cuando vivía en la ciudad, hace más de 20 años”, contó el padre Paulos Thabit Mekko a AsiaNews. La familia caldea y la familia del hombre musulmán, cuyos ancestros se remontan a la antigua Mesopotamia, “son amigos desde hace mucho tiempo”.

A pesar del peligro, el hombre cogió los libros y los escondió en su casa. “Tenía miedo, porque sabía que de ser descubierto, lo matarían”, declaró el padre Mekko.

El año pasado, tras la liberación de Mosul, decidió visitar a su antiguo vecino cristiano, que ahora vive en Erbil, en el Kurdistán iraquí, donde había buscado refugio huyendo de Daesh.

“Le dijo que tenía unos manuscritos cristianos antiguos en su poder, en su propia casa, y le preguntó si conocía a algún sacerdote o a un hombre de confianza a quien entregárselos. Alguien que no intentara lucrarse con el hallazgo”, dijo el padre Mekko. Entonces, el sacerdote viajó a Mosul, donde se encontró con los viejos vecinos, el cristiano y el musulmán, que le confió los libros.

“Contienen el oficio con las oraciones de la mañana y de la tarde, según el rito sirio antioqueno ortodoxo”, explicó el padre Mekko. Luego, se percató de que los manuscritos venían “de la iglesia de la Inmaculada, de los siro-ortodoxos, que fue completamente destruida con excavadoras por las autoridades de Daesh”. Así, expresó su interés en ir a la zona donde se levantaba antes la iglesia “para ver si hay otros textos antiguos más diseminados bajo los escombros”.

El padre Mekko dijo que cuando el musulmán que salvó los libros estaba a punto de despedirse, “quiso darme un mensaje: ‘En verdad, no todos los musulmanes estamos con el ISIS. Muchos consideran a los cristianos como hermanos, estamos dispuestos a arriesgar nuestra vida para salvar un libro cristiano’. ¡Qué gran valentía!”.

Durante los tres años que Daesh controló Mosul, destruyó edificios que consideraron anti-islámicos y prohibieron la música, el arte y los libros, a excepción del Corán. En una ocasión decapitaron a un chico de 15 años por escuchar música pop occidental, recoge AsiaNews. Después de más de dos años de ocupación, las fuerzas iraquíes, kurdas, estadounidenses y francesas iniciaron una ofensiva conjunta para recuperar la ciudad el 16 de octubre de 2016. El 10 de julio de 2017, el primer ministro iraquí Haider al Abadi anunció la total liberación de Mosul.

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.