Recibe Aleteia gratis directamente por email

¿No estas preparado para donar?

Aún así hay otras 5 maneras como puedes ayudar a Aleteia

  1. Reza por nuestro equipo y por el éxito de nuestra misión
  2. Habla de Aleteia en tu parroquia
  3. Comparte el contenido de Aleteia con tus amigos y tu familia
  4. Desactiva el bloqueo de publicidad cuando nos visites
  5. Suscríbete a nuestra newsletter gratuita y leenos a diario

¡Gracias!
El equipo de Aleteia

Suscríbete

Aleteia

Los niños de Alepo vuelven a sonreir gracias a los franciscanos

BAMBINA, ALEPPO, SIRIA
Shutterstock
Comparte

La ciudad busca renacer entre los escombros. El conflicto también ha destrozado almas. La depresión lleva a muchos al borde del suicidio. Gracias a los franciscanos hay un centro para atenderlos

Una densa capa de polvo envuelve la ciudad de Alepo, última etapa de nuestro viaje en Siria, tanto que cubre el sol. Arena y polvo que, según algunos, provienen del este, de los escombros, y hacen que el aire sea irrespirable, casi queriendo asfixiar nuevamente esta ciudad tan dolorosamente atormentada y que desde hace un año ha vuelto a respirar.

De hecho, la vida ha regresado a Alepo, en muchas partes se ven importantes trabajos de reconstrucción y algunas tiendas han vuelto a abrir. También reabrió la antigua Ciudadela  recientemente, orgullo de la ciudad que fue un destino popular para turistas de todo el mundo. Buenas noticias, porque hasta hace poco este lugar era una guarnición militar: desde esta colina, unos cincuenta soldados resistieron el inexorable avance de los milicianos del ISIS que ya habían invadido la parte oriental de Alepo y los habían rodeado por todas partes.

“Si hubiera caído la Ciudadela habría sido el fin, porque de aquí parten una serie de túneles subterráneos que se ramifican por toda la ciudad y llegan a todas partes”. Nos lo cuenta Yorgo, mientras subimos por las ruinas antiguas detrás de una fila de niños que van a la escuela; también esto es una novedad estos días. Yorgo es el técnico responsable de la coordinación de los proyectos de distribución de paquetes alimentarios y medicinales, apoyado por ATS pro Terra Sancta en la parroquia de San Francisco en Alepo en el barrio de Azizieh. Una actividad que ha ayudado a muchas familias durante los años duros del conflicto y que sigue apoyando a alrededor de 12.000 personas cada mes.

Ameer Alhalbi via AFP

Yorgo también se ha beneficiado de uno de los muchos proyectos de ATS en Alepo, en estos ocho años de guerra. “Había perdido todo, nos cuenta. No teníamos más agua y poquísima comida. Me habían dicho que en la parroquia de los franciscanos se distribuía agua de los pozos, y así fue como me dirigí a ellos. Desde ahí empezó mi historia junto a los franciscanos y a ATS”.

Aquel día Yorgo se encontró con fray Ibrahim Alsabagh, el párroco de la iglesia de San Francisco en Alepo Azizieh que le pidió seguir la logística de los proyectos que estaban en marcha. “Me salvó la vida, literalmente”, nos dice, “antes de la guerra tenía una cadena de negocios de antigüedades, viajaba por todo el mundo para recuperar muebles y objetos antiguos, pero de un día para otro me encontré sin nada: me rompieron los negocios y me robaron todo. No tenía trabajo y mi familia y yo teníamos hambre”. Yorgo está realmente agradecido, lo demuestra su incansable disponibilidad y su gran trabajo. “Créanme – nos repite continuamente – sin ustedes nosotros cristianos ya no estaríamos aquí”.

Mientras tanto, llegamos a las murallas de la ciudadela, cubiertas con puestos militares hechos de bolsas de yute y mantas y rodeados de contenedores de metal, el suelo todavía cubierto con una alfombra de casquillos y morteros. No es difícil imaginar a los soldados estacionados aquí durante dos años sin poder salir, provistos de comida y municiones por un helicóptero una vez al mes. Pero lo que me impresiona más es la vista que se presenta ante nuestros ojos cuando nos asomamos por una de las posiciones sobre las columnas: en el horizonte solo escombros y escombros. Los miramos en silencio, mientras el polvo parece elevarse realmente desde ahí, de los condominios, hoteles e incluso mezquitas destruidas.

“Se necesitarán más de 20 años para reconstruir este desastre“, nos dice Yorgo. Y se necesitará todavía más para reconstruir los escombros de una humanidad herida, esos que cada hombre, mujer o niño aquí lleva por dentro. Sobre todo los niños, como el pequeño Hani de seis años, que hace un mes intentó suicidarse.

Son más de cincuenta casos que seguimos de muchachitos como él, que padecen depresión infantil debida al conflicto”, explica Binan, psicóloga y coordinadora de las actividades del Terra Sancta College, la estructura de los franciscanos (apoyada por ATS pro Terra Sancta en colaboración con MISEREOR) que visitamos por la tarde.

Aquí se ofrecen diversas actividades orientadas a la formación, desde el juego hasta la asistencia psicológica para 250 niños necesitados. “No existe una estructura similar en ninguna otra parte en Alepo, pero pienso que ni siquiera en toda Siria” continúa Binan, “y estoy agradecida de poder participar junto a los frailes en esta iniciativa tan importante sobre todo en este momento”.

ALEPPO
Evgeni Zotov-(CC BY-NC-ND 2.0)

ATS pro Terra Sancta en Alepo apoya a muchas actividades de reconstrucción de edificios y casas, así como las de asistencia de este tipo. En los días que pasamos aquí, visitamos realmente a muchas y en todas veíamos una esperanza creciente en el futuro, además de la gratitud inmensa de todos, que no falta nunca.

Mientras tanto, a pocos kilómetros de aquí, en Idlib, donde se alzan los rebeldes fugitivos, el espectro de la guerra flota insistentemente en toda la provincia. E incluso al sur de Alepo, la chispa de violentos combates aparece de vez en cuando. “Nadie sabe qué pasará con Idlib, comentan, no sabemos cómo terminará, siempre existe el temor de que el terror regrese a Alepo”.

Vista la gran reconstrucción en progreso, sin embargo, entendemos que algo ha cambiado, aunque la emergencia existe todavía, y de qué manera: quien ha perdido todo no lo recupera de un día para otro, así como quien no tenía trabajo y quien no podía buscarse la comida lucha aún para tener bienes de primera necesidad. Se necesitará aún mucho tiempo antes de que Alepo pueda realmente elevarse por encima del polvo, como antes. Shuai Shuai Inchallah, dicen aquí: “poco a poco, si Dios quiere”.

 

Artículo original publicado en Pro Terra Sancta ha sido traducido del italiano para los lectores de Aleteia en español

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.