Recibe Aleteia gratis directamente por email

¿No estas preparado para donar?

Aún así hay otras 5 maneras como puedes ayudar a Aleteia

  1. Reza por nuestro equipo y por el éxito de nuestra misión
  2. Habla de Aleteia en tu parroquia
  3. Comparte el contenido de Aleteia con tus amigos y tu familia
  4. Desactiva el bloqueo de publicidad cuando nos visites
  5. Suscríbete a nuestra newsletter gratuita y leenos a diario

¡Gracias!
El equipo de Aleteia

Suscríbete

Aleteia

Sigue el misterio de los huesos encontrados en la Nunciatura en Italia

EMANUELA ORLANDI
FILIPPO MONTEFORTE / AFP
Comparte

Investigan sexo, edad, rastros de DNA... la prensa local especula sobre el desenlace 

En declaraciones a la RAI, la televisión publica italiana, en la transmisión Chi l’ha visto (¿Quién lo ha visto?) un experto asesor del Vaticano desmiente especulaciones divulgadas por la prensa local alrededor del descubrimiento de fragmentos de huesos humanos durante algunas renovaciones de un local anexo a la Nunciatura Apostólica en Italia, ubicada en Roma, en Via Po 27 y que el Vaticano había hecho publico, por primera vez, el pasado 31 de octubre 2018.

“Actualmente no podemos diagnosticar sexo o edad”, dijo el profesor Giovanni Arcudi en una entrevista. El experto dijo participar como asesor del Vaticano en el análisis de los fragmentos de huesos y de los cuales la prensa local ha especulado puedan estar relacionados a la desaparición de las quinceañeras italianas Emmanuela Orlandi y Mirella Gregori,  hace 35 años (7 de mayo y 22 de junio de 1983). 

“Desde la tarde de ayer, con la Policía Científica se ha hecho el lavando de los huesos exclusivamente y se han entregado muestras del laboratorio de genética de la misma unidad científica”, explicó el médico legal Arcudi. Además, reafirmó que el examen del DNA será la primera prueba que se divulgará.

“Se han dispuesto otras estructuras óseas que servirán a un laboratorio especializado para establecer el tiempo de enterramiento en el lugar donde se encontraron”, agregó el director de la Escuela de Especialización en Medicina Legal de la Universidad de Tor Vergata de Roma. 

El médico desmintió que los huesos pertenecieran a una mujer de edad entre 25 y 35 años, así como informaron varios medios italianos. 

También desestimó que los huesos sean piezas arqueológicas provenientes de las ‘catacumbas cristianas’ adyacentes a la propiedad de la Santa Sede. De otra manera, confirmó las autoridades italianas, y, sobre todo, “la procura no hubieran abierto el caso”. 

El profesor Giovanni Arcudi estimó que el Vaticano busca claridad en la cuestión e hizo intervenir por “transparencia” a la ‘procura italiana’ y, por lo tanto, le ha nombrado a él como experto asesor junto a un pool que está presente durante las pesquisas que realizará la Policía Científica en territorio italiano.

Cabe recordar que debido a los pactos de Letrán (1929), la Santa Sede posee edificios y propiedades que acatan la “extraterritorialidad”. Y por eso, el asesor dice actuar en representación del Vaticano dentro de Italia.

En efecto, el cardenal Pietro Parolin, Secretario de Estado, explicó los motivos por los cuales se avisó a la autoridad italiana, en cambio de apelarse a la extraterritorialidad y la reserva del caso.

Por razones de transparencia, simplemente para que no haya recriminaciones sobre el hecho de que la Santa Sede haya ocultado algo. Las cosas se hacen con mayor apertura y mayor transparencia. Se han encontrado restos, queríamos saber exactamente qué se estaba haciendo, de quién eran y por eso se pidió ayuda a Italia”, dijo en declaraciones a la prensa reportadas por la agencia SIR este 7 de noviembre 2018 y al margen de una conferencia sobre Caridad y Política en el Palazzo San Calisto del Vaticano. 

Y sobre la historia del descubrimiento de los huesos objetó: La “Santa Sede no ha hecho ninguna conexión con Emanuela Orlandi”. En cuanto a la presencia de posibles archivos del caso Orlandi, el cardenal respondió que “siempre hemos hecho todo lo posible para averiguar la verdad”.

Además, en relación con las supuestas “negociaciones” para la liberación de la joven, Parolin respondió: “No puedo decir mucho, llegué que el caso ya había sido archivado. De nuestra parte, existe la voluntad de ayudar a resolver este caso”. “Me duele tanto la familia, especialmente la madre”.

El cardenal manifestó empatía hacia la familia de la joven puesto que no se sabe hasta ahora que le sucedió “a su hija, ya sea que esté viva o muerta y si ella murió donde fue enterrada”. 

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.