Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
lunes 30 noviembre |
San Andrés Apóstol
home iconEstilo de vida
line break icon

¿Hay una manera cristiana de hablar?

KONFERENCJA MOTYWACYJNA

Shutterstock

Mathilde De Robien - Aleteia Francés - publicado el 03/11/18

Sinceridad, don de uno mismo, encuentro con el otro... Hay muchas actitudes cristianas que definen el arte de la oratoria

Laurent Delvolvé, abogado y profesor en la escuela de abogacía EFB de París, acaba de publicar el libro «La parole est un don de soi» [La palabra y el don de uno mismo], una obra que intenta mostrar cómo hablar en público con una actitud cristiana.

A través de la palabra, cada uno es llamado a ser “profeta” sin por ello hablar necesariamente de Jesús en sus intervenciones públicas. Laurent Delvolvé invita a no tener miedo de hablar, a abandonarse, a entregarse uno mismo, para que se produzca un verdadero encuentro con el prójimo.

A continuación, una entrevista con un orador que ha querido reflexionar sobre el sentido profundo que reviste la palabra.

Aleteia: Es poco habitual considerar una manera cristiana de hablar en público. Se aborda más a menudo cómo vivir la vida profesional o familiar como cristiano, pero ¿dónde se vislumbra a Cristo en el ejercicio de la palabra?

Laurent Delvolvé: Un método cristiano de hablar en público no significa que haya que anunciar a Cristo en todas nuestras intervenciones ante una audiencia. La cuestión está más bien en que nos entreguemos durante el discurso para mostrar quiénes somos y favorecer al encuentro con el prójimo. A través de la palabra, uno se entrega para que se produzca ese encuentro. Y cuanto más rebose la palabra de aquello que alberga nuestro corazón, más intenso será el intercambio con la persona que tengamos delante, ya sea un público o cara a cara.

Como cristianos, estamos llamados a hablar con el corazón abierto, incluso en el ámbito profesional, a expresarnos con sinceridad.

Como abogado, cuando estoy en un litigio, me esfuerzo por no mentir; cuando tomo una posición, me comprometo con esa posición. Cuanto más tiene de verdad nuestra palabra, más nos unimos con el auditorio, más cumplimos nuestra misión. Por último, a través de la palabra, nos hacemos más presentes a los demás. ¿El objetivo del cristiano no es estar realmente presente para todos y en toda circunstancia?

SHUTTERSTOCK

¿Hablar en público no es algo reservado a los que estén más cómodos o sean menos tímidos en esa situación?

¡No! Hablar en público no está reservado a los que llevan haciendo teatro desde su juventud o a los periodistas o a los abogados. Mi primera idea para el título del libro fue “Método para hablar en público para cristianos tímidos”. Toda persona guarda en sí un tesoro que es la palabra, que le permite abrirse en cualquier momento y en especial en un contexto institucional.

Sí, está claro que requiere valentía, esfuerzo y preparación. Hablar en público no es algo innato. Se dice con frecuencia y con mucho acierto que la improvisación no se improvisa. Es, primero, un combate contra no mismo, porque nuestro primer movimiento natural cuando nos toca hablar delante de mucha gente es huir o escabullirnos.

Se levantan en nosotros unas barreras de protección, legítimas, como el estrés, la duda, el miedo a no encontrar las palabras. En mi caso, no hay alegato en el que el día anterior no esté de los nervios, estresado, ensayándolo sin parar en mi habitación o mientras camino. Hablar en público es un movimiento que cada uno debe poner en práctica.

Cualquiera es capaz de tomar la palabra en público de manera eficaz, siempre que antes haga caer esas barreras y se esfuerce por abrirse sinceramente al prójimo.

Usted dice que “la improvisación no se improvisa”. ¿Qué tipo de preparación hace falta?

Lo primero que hay que hacer, en cuanto llega la mañana del día de tu reunión, conferencia o alegato, es entrar en un estado mental con el que estés preparado para hablar en público. Si vas a tu reunión con una actitud alicaída, es muy probable que no puedas abrir la boca o que no digas lo que pretendías decir. Es importante demostrar apertura, empatía, visualizar esa intervención como una oportunidad.

Una oportunidad de decir que no estás de acuerdo, de presentar un argumento para hacer avanzar el debate, de formar parte de una idea. Así que la preparación reside en la confianza que deposito en mi legitimidad para tomar la palabra. Ya que estamos en ese lugar, asumamos plenamente la autoridad que se confiere al orador.

Hablar es responder a una intuición de la inteligencia del corazón, que anima a hablar en lugar de autocensurarse. Respondamos a la llamada cuando se nos ofrece. Esforcémonos por hablar más, por compartirnos más, porque esa es nuestra misión, sin desanimarnos ni rendirnos ante las dificultades que comporta todo ejercicio de oratoria.

En su libro escribe usted que “lo más importante no es lo que tengo que decir sino que, primero, están los oyentes”. ¿Significa eso que usted adapta el discurso según el público que tiene? ¿En qué caso no sería eso una falta de autenticidad?

Yo invito a adaptar el discurso, pero no el fondo. No se cede con el fondo, pero sí se puede con la forma, con el modo de expresarlo. Lo importante, como se ha dicho, es que haya un encuentro. Sin embargo, si llego con mis propias convicciones y las suelto ante un público hostil, voy directo contra un muro. Hay que cuidar la manera en la que se van a presentar las cosas.

Hay que tomar en consideración al auditorio y preguntarse: ¿quiénes son mis jueces?, ¿quiénes mis adversarios?, ¿qué van a objetar? Así resolveré la pregunta de ¿cómo puedo hacer para que mi audiencia reciba lo que tengo que decir, sean quienes sean? Y no perder nunca de vista que son, ante todo, seres humanos como nosotros y que, cuando hablo, son mi prójimo, al que puedo acercarme gracias a mis sencillas y pobres palabras. ¿A que dan ganas de intentarlo?

Pierre Téqui éditeur

La parole est un don de soi, l’art de parler en public, Laurent Delvolvé, Pierre Téqui éditeur, octubre 2018, 144 páginas, 13,50€.

Tags:
comunicacionvalores
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia hoy se publica diariamente en ocho idiomas: francés, inglés, árabe, italiano, español, portugués, polaco y esloveno.
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
COVID
Rodrigo Houdin
COVID-19: Murió aferrado a su rosario y con u...
READING
Gelsomino del Guercio
Las tres reglas fundamentales para los lector...
EMANUELLE CUETO RAMOS
Jesús V. Picón
Sacerdote con cáncer terminal: Pierde los ojo...
APOKALIPSA
Vatican Media
El Papa: Está acabando una civilización que s...
Philip Kosloski
Cuando sientas que todos conspiran contra ti,...
OLD WOMAN, WRITING
Cerith Gardiner
Carta de una mujer de 107 años para luchar co...
WEB2-IRAN-CAPTURE
Zoe Romanovsky
Cineasta de 20 años gana premio por la podero...
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.