¿No estas preparado para donar?

Aún así hay otras 5 maneras como puedes ayudar a Aleteia

  1. Reza por nuestro equipo y por el éxito de nuestra misión
  2. Habla de Aleteia en tu parroquia
  3. Comparte el contenido de Aleteia con tus amigos y tu familia
  4. Desactiva el bloqueo de publicidad cuando nos visites
  5. Suscríbete a nuestra newsletter gratuita y leenos a diario

¡Gracias!
El equipo de Aleteia

Suscríbete

Aleteia

¿Por qué los papás visten a sus hijos pequeños como santos?

SHUTTERSTOCK
Comparte

Puede que hayas visto a muchos de ellos en alguna procesión...

Haga click aquí para abrir el carrusel fotográfico

La tradición de vestir a los niños como santos de la Iglesia católica es muy antigua. No hay datos precisos sobre cómo empezó.

La costumbre viene de la devoción popular y nunca ha sido obligatorio o institucionalizado, ni tampoco es una catequesis oficial que la Iglesia educa u orienta.

Para el misionero redentorista Luiz Camilo Júnior, esta costumbre surge de la espontaneidad y de la fe de las personas. Por encima de todo tiene significaciones mayores de lo que podamos imaginar.

“Mucho más que vestir a los niños para adornar una procesión o cumplir una promesa, es la expresión de la fe de los papás que quieren permitir a los hijos identificarse con ese santo y para que sean para los hijos ejemplos de bondad, de confianza en Dios y de fe“.

Normalmente los papás visten a los niños como fruto de alguna promesa que hicieron. La intuición más común es expresar gratitud por una gracia recibida.

Es más común ver a los niños vestidos de los santos más tradicionales, como por ejemplo san Benito, santa Teresita, san Gerardo Majela, santa Rita de Casia, y Nuestra Señora de Aparecida. “Es expresión de la fe que primero revistió los corazones de los papás”, opina el sacerdote Camilo.

Según el religioso, lo más curioso es que la ropa en el niño no significa una gracia que el papá o la mamá recibieron en su vida, sino una gracia que eventualmente pueda haber sido recibida en la vida del hijo.

Se puede decir que toda esa simbología y tradición va mucho más allá, pues al vestir al niño con la ropa de los santos, se puede realizar una catequesis.

Son los papás que quieren enseñar a los niños sobre la fe, o que pueden alcanzar gracias y superar las dificultades que encontrarán en su vida y que, en el futuro, cuando sean adultos, los volverán más fuertes.

Por A12.com

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.