Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
lunes 30 noviembre |
San Andrés Apóstol
home iconEstilo de vida
line break icon

¿Qué responder a un niño que pregunta si va a morir?

sky child

Samuel Zeller I Unsplash

Mathilde De Robien - Aleteia Francés - publicado el 29/10/18

¿Cómo decir la verdad y al mismo tiempo tranquilizarle? Santa Teresa del Niño Jesús nos ofrece un buen punto de partida para la respuesta

A veces, después del fallecimiento de una persona cercana, los niños, incluso los muy pequeños, plantean preguntas sobre la muerte y, en particular, sobre su propia muerte. Quieren saber si van a morir también. Y cuando conseguimos, con ayuda de algunas piruetas y suaves eufemismos, explicarle la verdad al pequeño en cuestión, nos sigue preguntando: “Pero ¿cuándo?, ¿en cuántas noches?”.


LUIS DELGADO

Te puede interesar:
Se tatúa el dibujo que su hijo le regaló tras la muerte de su mujer

En ese momento, tenemos en cuenta su edad y, por fin, renunciamos a hacerle partícipe de las últimas estadísticas sobre la esperanza de vida y elegimos entonces entre lo fácil y tranquilizador: “¡Dentro de muchísimo tiempo, cariño!”, o la abrupta realidad: “¡Eso solo lo sabe Dios!”.

No ocultar la verdad

Los psicólogos coinciden en un punto: es importante no ocultar la verdad a los niños. Si el niño o la niña plantea esta pregunta, es porque quiere entender. De ahí la necesidad de dedicar tiempo a escucharle y a ser francos en nuestras respuestas. Un niño estará menos inquieto si escucha la verdad que si lo dejamos en la ignorancia.


PARENTS

Te puede interesar:
¿Cómo hablar con los niños de la muerte?

La lección de Teresita

Los cristianos tienen la suerte de poder ofrecer una respuesta llena de esperanza a la pregunta de la muerte. La muerte es la puerta de entrada a la vida eterna.

Con esta fe dio testimonio santa Teresa de Lisieux cuando escribió al abad Maurice Bellière en junio de 1897 (ella murió el 30 de septiembre de ese mismo año):

“Desearía decirle, querido pequeño hermano, mil cosas que solo ahora, que estoy a las puertas de la Eternidad, entiendo. Pero yo no muero, entro en la vida”.

Una intuición que ya tenía desde muy pequeña, cuando deseaba la muerte a sus padres en sus arrebatos de ternura. Teresa citaba una carta de su madre, Celia Martin: “Los niños son pícaros sin igual, [Teresita] acaba de acariciarme deseándome la muerte: ‘¡Oh, cuánto me gustaría que murieras, mi pobrecita madre!’. Recibe una regañina y me dice: ‘Pero es para que vayas al Cielo, porque dijiste que hay que morir para ir allí’. ¡Desea incluso la muerte a su padre cuando se siente rebosante de amor!”.

Teresa aprendió, desde la más tierna infancia, que la verdadera patria es el Cielo. Por ello, nunca demostró miedo ante la idea de la muerte. Intentemos, como padres, inculcar un poco de esta confianza y de este abandono a las almas atormentadas de nuestros hijos.


FYTROS GREECE

Te puede interesar:
Antes de morir en el incendio de Atenas: “Tengo miedo, mamita, pero seré fuerte»

Tags:
educaciónmuerteniñosTeresa de Lisieux
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia hoy se publica diariamente en ocho idiomas: francés, inglés, árabe, italiano, español, portugués, polaco y esloveno.
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
COVID
Rodrigo Houdin
COVID-19: Murió aferrado a su rosario y con u...
READING
Gelsomino del Guercio
Las tres reglas fundamentales para los lector...
EMANUELLE CUETO RAMOS
Jesús V. Picón
Sacerdote con cáncer terminal: Pierde los ojo...
APOKALIPSA
Vatican Media
El Papa: Está acabando una civilización que s...
Philip Kosloski
Cuando sientas que todos conspiran contra ti,...
OLD WOMAN, WRITING
Cerith Gardiner
Carta de una mujer de 107 años para luchar co...
WEB2-IRAN-CAPTURE
Zoe Romanovsky
Cineasta de 20 años gana premio por la podero...
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.