Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
martes 03 agosto |
San Eufronio de Autun
home iconEspiritualidad
line break icon

¿Qué hago con mi vida?

PLAN

N./Unsplash | CC0

Carlos Padilla Esteban - publicado el 29/10/18

Conoce esa misión sólo tuya que se mueve en las alas del Espíritu y multiplica de forma milagrosa tus gestos torpes

Creo que Dios me ha dado una misión. Ni mejor ni peor que otras. Simplemente la mía, la que encaja con la forma de mi alma, con la hondura de mis sueños.

No quiero agobiarme anhelando esas misiones que otros asumen en sus brazos con la facilidad de los santos.

Tal vez la mía sea pequeña y no llame la atención. No resulte novedosa ni salvadora. Pero creo que sí salva. A mí al menos si soy fiel a ella.

Y a otros. Porque quiero hacerlo dando alegría como decía la Madre Teresa de Calcuta: El gozo es la oración, el gozo es la fuerza, el gozo es el amor. Es como una red de amor que coge a las almas. Dios ama a los que dan con gozo (2C 9,7). Aquellos que dan con gozo, dan más”.

No importa el tamaño de la misión, su envergadura. Lo que cuenta es el amor que invierto, y el gozo que doy a otros.

Lo que cuenta es que sea en comunión con el Señor. Porque como dice la misionera Victoria Braquehais, “al final lo que cuenta es arrodillarse ante el Señor y entregárselo todo”.

Entregarle mi vida pobre y débil. Entregarle mis fuerzas y talentos. Entregarlos y ponerlos al servicio de la misión que Dios me ha confiado.

Decía el padre José Kentenich: “No sobreestimar nuestra misión personal pero tampoco subestimarla. Porque cada individuo está integrado e incorporado al drama de la historia del mundo y de la historia de salvación. Pero esto es sólo una parte muy pequeña del tremendo drama. Por lo tanto no nos pongamos tanto en el primer plano. Estamos incorporados a esa voluntad de salvación universal. No estamos solos”[1].

Me da paz mirar así mi misión. Soy parte de un gran plan, de un gran sueño para la eternidad, para toda la humanidad. Yo aporto un grano, una semilla, doy un paso, vivo un sueño, un deseo.

Escribe san Óscar Romero: “Ningún programa lleva a cabo la misión de Cristo. Plantamos las semillas que algún día brotarán. Regamos las semillas que ya han sido plantadas, sabiendo que contienen una promesa futura. Echamos los cimientos que necesitarán posterior desarrollo. Proveemos la levadura que produce efectos más allá de nuestras aptitudes. No podemos hacerlo todo, y al darnos cuenta de ello nos sentimos liberados. Eso nos permite hacer algo y hacerlo muy bien. Será incompleto pero es un comienzo, un paso a lo largo del camino, y una oportunidad para que la gracia del Señor aparezca y haga el resto”.

Esta verdad tan grande me libera y al mismo tiempo me ata. Me libera de sueños de grandeza y agobios ante la magnitud de las dificultades.

Me ata al hacerme responsable de un sí dado, de un amor entregado de rodillas. No lo hago yo todo. Pero sí hago algo. Algo pequeño y pobre. Mi aporte insignificante que tal vez sólo yo veo y aprecio. Mi misión escondida en la maraña de un mundo que anhela la luz de Dios.

Estoy llamado a llevar el gozo de Dios. Su misericordia. ¿Cuál es mi misión concreta? ¿Dónde brillan esos sueños que me hacen levantarme cada mañana con el corazón encendido?

Un motivo para seguir luchando. Una esperanza cuando las cosas se tuerzan. Un anhelo que despierta todas mis fuerzas. Sí. La misión es concreta y se adapta a las orillas de mi alma. Asumiendo mis miedos y debilidades. Construyendo sobre el barro con el que moldeo mis días.

No me quejo de la misión confiada. No puedo hacerlo. Es un don. Simplemente toco a menudo la fragilidad y me conmueve pensar en todo lo que falta por hacer.

La misión de Dios en el mundo es inmensa. Y mi parte es la pequeña parte de los hilos con los que tejo el paño de mi vida. ¡Cómo no voy a pensar que hago poco! Siento que hay mucho más por hacer y que mis semillas son una gota en el océano.

Mi misión permanece oculta en su mayor parte. Lo visible es sólo un destello, una voz débil que anuncia algo. La misión que importa no es la que todos ven y aplauden o admiran. No es esa. Esa pasa, es fútil, es cambiante.

La misión verdadera es la que ocurre en el interior de mi alma. La renuncia y la entrega silenciosa. Esa que casi nadie ve ni aprecia.

Es la verdadera entrega de mis días, de mi alma, de mis sueños. Es lo que nadie contará en ningún sitio, porque sólo lo ve Dios. Casi como si no hubiera sucedido.

Es la que quedará sin nombre grabada sobre la tierra. Pero es la que más valoro. Es la entrega oculta y silenciosa que de verdad cambia el mundo. Transforma los corazones, el mío el primero. Cambia la vida de muchos sin que casi se den cuenta.

Es la misión que se mueve en las alas del Espíritu y multiplica de forma milagrosa mis gestos torpes y vacíos. Esa misión es la que me hace estar orgulloso de mi vida.

Porque es tan fácil juzgar a las personas por la superficie, por su apariencia… Sin entrar en sus actos más ocultos. Sin valorar su entrega silenciosa.

El ruido nos hace olvidar lo importante. Lo que se ve nos hace obviar la vida oculta y silenciosa de Dios en los hombres, en mi alma.

Al final de mis días vendrá Dios a abrazarme en silencio. Sin quedarse en mis errores. Sin rechazarme por mis faltas.

Su abrazo sanador purificará lo impuro de mi corazón. Y en su abrazo comprenderé el sentido de mi entrega. Y veré mi misión más clara. Como un trazo de color sobre un pergamino en blanco y negro. Trazado con debilidad por mi mano torpe.

Allí veré el sentido de mi sí. De mis noes. De mi amor y de mis faltas. Y sabré que todo habrá valido la pena.

[1]Kentenich Reader Tomo 2: Estudiar al Fundador, Peter Locher, Jonathan Niehaus

Tags:
misionero
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
1
JAIRO
Esteban Pittaro
La última canción de Jairo a su esposa, fallecida tras 50 años de...
2
MADELEINE PAULIAC
Sandra Ferrer
La doctora que ayudó a dar a luz a unas monjas violadas
3
Redacción de Aleteia
Un sacerdote católico acompañó a Lady Di la madrugada de su muert...
4
KEVIN CORDON
Pablo Cesio
Kevin Cordón, el deportista que entrenó en el salón de una iglesi...
5
Aleteia Brasil
Los 3 tipos de humildad según san Ignacio de Loyola
6
knoNap
Giovanna Binci
KnoNap: Tras una dura experiencia, Danya crea un pañuelo anti-vio...
7
HIDILYN DIAZ
Cerith Gardiner
Atleta filipina comparte con todo el mundo su Medalla Milagrosa t...
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.