Recibe Aleteia gratis directamente por email

¿No estas preparado para donar?

Aún así hay otras 5 maneras como puedes ayudar a Aleteia

  1. Reza por nuestro equipo y por el éxito de nuestra misión
  2. Habla de Aleteia en tu parroquia
  3. Comparte el contenido de Aleteia con tus amigos y tu familia
  4. Desactiva el bloqueo de publicidad cuando nos visites
  5. Suscríbete a nuestra newsletter gratuita y leenos a diario

¡Gracias!
El equipo de Aleteia

Suscríbete

Aleteia

Un pequeño monasterio en una gran ciudad

NUNS
© TEKOAPHOTOS
Comparte

El pasado domingo 21 de octubre, las Hermanitas del Cordero pusieron en Lyon (Francia) la primera piedra de su monasterio que se construirá en la colina de la Croix Rousse. Se establecen en el corazón de una gran ciudad para recibir a todos los habitantes y ofrecer una presencia luminosa y concreta en un mundo en busca de sentido

Haga click aquí para abrir el carrusel fotográfico

En la hora de las Vísperas del pasado domingo se bendijo la primera piedra del pequeño monasterio de las Hermanitas del Cordero. El diminutivo de estas hermanas tiene un significado simbólico en su orden mendicante, ya que no se corresponde en absoluto con la enorme sonrisa de las cuatro hermanitas que llegaron a Lyon hace cinco años y que crearon desde cero este proyecto de monasterio en la ciudad, ¡únicamente gracias a las donaciones, en dinero, en materiales y en ayuda manual!

“Que la gente sepa que Dios existe”

Las Hermanitas del Cordero no escatimaron esfuerzos para montar este proyecto que marca su establecimiento definitivo en la gran ciudad de Lyon. En 2013, el cardenal Barbarin las llamó a Lyon para que “caminen con sus hábitos por las calles de la ciudad, para que la gente sepa que Dios existe”. La Comunidad del Cordero se fundó en 1983 y pertenece a la familia dominicana. Presente en Europa y en las Américas, en la actualidad cuenta con 160 hermanitas y una treintena de hermanitos. La particularidad de esta orden es que es una orden mendicante, es decir, que las hermanitas solo viven de donaciones, tanto para cobijarse como para alimentarse. La casa matriz en Francia está ubicada en Plavilla dans l’Aude y el francés es el idioma común de estas hermanitas llegadas de todas partes del mundo.

Una orden mendicante

En Lyon, las hermanitas Angela, Agnieska, Francesca y Judith, de cuatro nacionalidades diferentes, recorren cada día los barrios para mendigar “algo para comer”. Alojadas por la diócesis en una pequeña casa adyacente a una iglesia de barrio, estas hermanitas, todas vestidas de azul, ya conocen a muchas personas y muchas historias vitales. Su testimonio de don y gratuidad marca a las personas con las que se cruzan y las anécdotas son innumerables. Véase el ejemplo de esta casa okupa en el distrito 9 de Lyon, que se llama “las tres hermanas” después de su visita, ¡con un grafiti como prueba!

SQUAT
© TEKOAPHOTOS

Undécimo pequeño monasterio

La diócesis de Lyon ha puesto a su disposición un terreno sobre la colina de la Croix Rousse –“la colina que trabaja”, según se la conoce en Lyon– para la construcción de un pequeño monasterio. Será el número 11 en el mundo para esta orden. La idea es la de aportar una presencia fraternal y luminosa a las soledades del mundo contemporáneo. Constará de una parte abierta a la acogida, una capilla y una decena de celdas en torno a un claustro para las hermanas residentes o las de paso. Las hermanitas podrán vivir así “en grande” su principio de mesa abierta.

Una mesa siempre abierta para convivir

Donde estén las hermanitas, la mesa siempre estará abierta. “¡Venga quien quiera, la Providencia alimenta!”, dice alegremente la hermanita Angela, una austriaca de metro ochenta que nos abre la puerta de su actual pequeño comedor. “Lo que es magnífico es que nunca lo sabemos con antelación, sino en cada momento; ¡es una feliz mezcla entre pobres, familias o profesionales de pausa para comer!”, completa la hermanita Judith, francesa, que pronto volará para unirse a otras hermanitas en Estados Unidos. Con la construcción del monasterio, las Hermanitas del Cordero podrán acoger hasta 50 personas en su mesa abierta, más grande y mejor adaptada. Mejor que una comida compartida, estos almuerzos permiten conocer a otras personas, una hermosa forma de hacer que los habitantes “convivan”.

MONASTÈRE
Credit: JFC

Bendición y buffet Bocuse

Amigos fieles, donantes y también los vecinos del barrio asistieron en gran número el domingo pasado para la bendición de la primera piedra del monasterio. El testimonio de bondad y de fraternidad de las Hermanitas del Cordero no deja a nadie indiferente. Tampoco al Instituto Paul Bocuse de cocina y hostelería con el buffet que les ofrecieron; ¡las hermanitas conocieron providencialmente a su director hace algunas semanas durante una de sus giras!

Para descubrir nuestra selección de las abadías más hermosas de Francia, haz clic sobre la primera imagen:

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.