Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
lunes 26 julio |
San Joaquín y santa Ana
home iconEspiritualidad
line break icon

Cómo caminar con otros (aunque no peguéis ni con cola)

TEAM WORK

Enciktat - Shutterstock

Carlos Padilla Esteban - publicado el 27/10/18

Decálogo para avanzar en comunidad

Me gusta tomar conciencia de algo que es evidente, pero a veces lo olvido. En esta vida no voy solo, camino con otros. Camino junto a otros.

En ocasiones creo que todo depende de mí. Mi felicidad, mi crecimiento, mis sueños. Pero luego tomo conciencia de que soy parte de un todo, de un cuerpo, de una Iglesia.

No es fácil caminar con otros. Lo compruebo con frecuencia. No piensan como yo, no miran la vida con mis ojos. Y yo deseo hacer lo que yo quiero. Busco mi interés y no me dejo ayudar.

¡Cuánto cuesta dejarse cuidar, ayudar, querer! Tiendo a hablar en primera persona conjugando todos los verbos. Quiero solucionar todos los problemas y barreras que encuentro en mi camino. Lo quiero todo. Yo solo.

Pero no es así. No estoy solo. En medio de mis miedos y preocupaciones alguien se acerca a mí. Me ayuda. Se solidariza con mi dolor. Me sostiene cuando estoy a punto de caer y me siento impotente. Alienta mis desánimos. Eleva mi alegría.

Habla el papa Francisco de esa comunión soñada: “La unidad a la que hay que aspirar no es uniformidad, sino una unidad en la diversidad, o una diversidad reconciliada. En ese estilo enriquecedor de comunión fraterna, los diferentes se encuentran, se respetan y se valoran, pero manteniendo diversos matices y acentos que enriquecen el bien común”[1].

Asumir las diferencias me enriquece. Dejarme complementar sin querer imponer mi forma de ver las cosas. Es difícil.

Me duele tanto no ser capaz de amar al que no es como yo… Me duele mi incapacidad cuando me cierro y busco sólo al que me resulta fácil, al que me ayuda, al que me ama bien.

Quisiera tener un corazón más libre y abierto. Un corazón más generoso para darme por entero en una comunión de destinos.

No voy yo solo hacia el cielo. Camino con muchos que recorren mi camino. No me dejo estar. Necesito aprender el arte de la complementación. Respetar y valorar al diferente, al que no es como yo.

Enriquecerme en una ayuda mutua que me hace mejor. A mí. Al otro. No quiero ser tan individualista. Me cuesta ser autorreferente y buscar sólo mi bienestar o pensar que mi misión es la única que importa.

Jesús me pide que viva la misión que me ha regalado. Quiero vivirla con otros, en comunión con otros. Es esa la comunidad a la que estoy llamado. Es una forma de vivir totalmente nueva.

Comenta el padre José Kentenich: “Comunidad expresa una nueva manera de existir, una forma de ser enteramente nueva. El orden de ser de una comunidad no puede ser concebido como una adición o multiplicación de individuos, sino como una entidad completamente nueva[2].

Vivir en comunidad con los que caminan conmigo exige mucho de mí:

  • Exige libertad interior para dejarme enriquecer con los que son diferentes.
  • Descubrir que sólo si renuncio a mis deseos puedo abrazar los deseos que otros me proponen.
  • Reconocer la voz de Dios en las críticas, cuando me dicen lo que no quiero oír.
  • Aceptar que no todos tienen que estar de acuerdo conmigo, que eso no es posible.
  • No criticar al que me agrede.
  • No rechazar al que no piensa como yo.
  • Ser misericordioso con el que ha pecado.
  • Acoger al débil y pensar que su vida merece la pena.
  • No descalificar a nadie.
  • Querer a todos en su originalidad.

Me parece tan difícil…

La comunidad que anhelo es un sueño. Es la familia en la que cada uno tiene un lugar en el que echar raíces. Y el mal de mi hermano me duele tanto como el propio. Y el bien que recibe me alegra tanto como el que yo recibo.

Hace falta mucha generosidad para renunciar al protagonismo de las estrellas. Ser uno más, sin muchas distinciones. Aceptar que no reconozcan todo lo que entrego, todo lo que hago.

Estar dispuesto al cambio. Siempre en comunidad veo con más claridad mis límites, mis carencias, mis torpezas.

Miro a Jesús que vivió con hermanos, formó una comunidad. Hoy escucho refiriéndose al sacerdote: “Él puede comprender a los ignorantes y extraviados, ya que él mismo está envuelto en debilidades” (Hebreos 5,2).

Hace falta mucha misericordia para acoger los errores cometidos y volver a empezar. No quiero dejar de creer en aquel que me ha confiado Dios para caminar juntos.

Es el misterio de la vida que se entrega en comunidad. Me vuelvo solidario. Sufro con las debilidades y flaquezas que veo en mi familia. Las miro como las mira Jesús, con un corazón grande que todo lo acepta y bendice.

Dejo de mirar sólo mis necesidades. Me pregunto quién sufre a mi lado, quién necesita que acuda en su ayuda. A quién tengo que acompañar y cuidar. Quién requiere mi tiempo y mi vida. Necesito un corazón familia, un corazón hogar.

Decía el Padre Kentenich: “El hombre nuevo es el hombre interiormente animado, el hombre penetrado de espíritu, que está unido a otros en una verdadera comunidad. Es el que sabe estar espiritualmente en el otro, con el otro y para el otro”[3].

Ese hombre nuevo es el que yo quiero ser. No un hombre individualista y egoísta. Más bien un hombre que vela por el todo. Sufre con los que sufre. Asume como propio el pecado de su prójimo. Y no pasa de largo ante el que sufre.

Construye con el caído y con el que tiene éxito. Y mira a los dos de igual manera, con infinita misericordia. Así quiero construir yo mi vida.

Así quiero amar hasta el extremo. Saliendo de los muros que me encierran en mi interior. Y dándome por entero, sin miedo a perder nada.

Así es la comunidad con la que camino y me salvo. No voy solo nunca. En mi alma llevo a los que necesitan, a los que suplican, a los que más sufren.

[1] Papa Francisco, Exhortación Amoris Laetitia

[2] J. Kentenich, Milwaukee Terziat, N 21 1963

[3] J. Kentenich, Milwaukee Terziat, N 21 1963

Tags:
comunidadcomunionunidad
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
1
st charbel
Aleteia Líbano
¿Acaso no está sucediendo lo que dijo san Charbel?
2
SEPARATION,
Ks. Michał Lubowicki
Lista de causas de nulidad matrimonial (más habituales de lo que ...
3
MEXICO
Jesús V. Picón
Quería ser sacerdote para demostrar que Dios no existía
4
Magdalene
Miguel Pastorino
La verdad sobre María Magdalena: ¿fue una prostituta?
5
Ks. Michał Lubowicki
Lista de impedimentos para casarte (hay más razones de las que cr...
6
ANGEL,CHILD,STATUE
Philip Kosloski
¿Te preocupan tus hijos? Haz esta oración a los ángeles de la gua...
7
Kathleen Hattrup
Posible milagro revelado en fotos exclusivas
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.