Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
lunes 30 noviembre |
San Andrés Apóstol
home iconEstilo de vida
line break icon

¿Tienes que contárselo todo a tu marido o mujer?

COUPLE

By Simone van den Berg | Shutterstock

Mathilde De Robien - Aleteia Francés - publicado el 26/10/18

¿Amar a alguien significa decírselo todo? ¿Dónde está el límite entre el mundo interior privado y la ocultación? ¿Qué es lo mejor para el bien de la pareja? Para estas preguntas tan íntimas como delicadas, la consejera matrimonial Emmanuelle Bosvet nos ofrece algunas respuestas

Son preguntas que se abordan a menudo en las revistas femeninas, pero las respuestas son decepcionantes o francamente penosas. Se jactan de un “derecho” a un jardín secreto, se incita a la mentira para evitar el conflicto, se ensalza una cultura del secreto que beneficiaría la libido… Resumiendo, nada muy inspirador.

Nada se dice de la necesidad de discernir, del diálogo desde la verdad, de la posibilidad de un jardín secreto o de un mundo interior privado que sea diferente de un revoltijo de mentiras. Aleteia ha buscado respuestas más satisfactorias con Emmanuelle Bosvet, consejera matrimonial en Cabinet Raphaël, un despacho cristiano fundado hace más de veinte años, cuya vocación es cuidar de las parejas y las familias que les necesiten.

Dos actitudes extremas: Decirlo todo y no decir nada

Emmanuelle Bosvet invita primero a identificar dos extremos en la relación conyugal que son también escollos:

COUPLE
nd3000 - Shutterstock
  • La fusión absoluta

Hace de la transparencia la garantía de un amor verdadero, como si decírselo todo fuera tanto prueba como certeza de un amor auténtico. La fusión tiende a la hipercomunicación: todas las parcelas de la vida se hablan, se comparten, ser revelan al cónyuge, que se convierte así en confidente exclusivo.

Aunque este modo de comunicación es frecuente y normal al principio de una relación, en la medida que responde a una etapa necesaria de la construcción de la pareja, no tiene vocación de durar. Se corre el riesgo de asfixia y de pérdida del deseo, porque “el deseo se alimenta en parte del misterio”, recuerda Emmanuelle Bosvet.

UNSURE COUPLE
Shutterstock
  • El misterio cuidadosamente mantenido

Provocar el misterio, cultivar el secreto, con el objetivo de aguzar el deseo o de avivar la llama. Cada uno vive su vida por su lado, no comparten sus experiencias, en la suposición de que la ausencia y el secreto fortalecen el amor. Algunos dirán que el misterio actúa incluso como motor de la libido. El riesgo aquí es, ciertamente, el de convertirse en perfectos desconocidos.

COUPLE
Franz12 - Shutterstock

El otro es terreno sagrado

En la tentación de contarlo y compartirlo todo está el deseo de conocer perfectamente al otro. Sin embargo, “el otro será siempre un misterio”, observa Emmanuelle Bosvet. Nunca se puede conocer por completo a una persona. No podemos decir que conocemos a nuestro cónyuge “tanto como él/ella a sí mismo”, porque eso no es posible.

El otro cambia, evoluciona, desarrolla otros deseos, otras prioridades… Además, afirmar que conocemos como la palma de nuestra mano a una persona es encerrarla en un yugo y arrebatarle cualquier posibilidad de evolución.

MARRIED,COUPLE,FIGHT
Shutterstock

Delicada definición del jardín secreto

“Estoy lejos de contárselo todo a mi marido, pero no hago nada que no pudiera contarle”, confiesa una mujer a la consejera matrimonial. Esta es una forma de designar los límites del jardín secreto, del espacio personal privado de cada uno.

No se trata de ocultar o de mentir, sino de guardarse las impresiones, sensaciones, deseos o sufrimientos que todavía no estamos preparados para compartir o que no aportan nada a la relación.

El mundo secreto es también un lugar de actividades personales donde cada uno existe independientemente el otro. Aunque no contemos todo al cónyuge, estos momentos “a solas” nutren la pareja porque “lo que yo vivo en mi individualidad alimenta a la relación”, destaca Emmanuelle Bosvet.

Cuando los pacientes dudan y terminan por plantear la pregunta a Emmanuelle: “¿Debería decirle a mi cónyuge que me he enamorado de otra persona?”, la consejera matrimonial exclama: “¡Pero mucha gente se enamora! ¡3 veces, 5 veces, 10 veces en la vida! ¡Y estando casadas! Enamorarse no es algo que se pueda controlar. En cambio, lo que es más importante es qué hacemos al respecto”, destaca.

En cuanto a valorar si conviene contarlo o no al cónyuge, Bosvet invita a preguntarse sobre la utilidad de la confesión: ¿aportaría o no algo a la relación?

COUPLE HUG
Dean Drobot I Shutterstock

No contarlo todo, pero sí hablar con el corazón

Tener un mundo privado no impide conversar con sinceridad. Para Emmanuelle Bosvet, es vital decir lo que se piensa y siente, buscar momentos para abrirse al otro, desvelar las necesidades, las aspiraciones profundas, las emociones. Así expresamos quiénes somos de verdad y es un momento necesario para la intimidad conyugal.

“A través de la palabra, nos acercamos al misterio del otro, tomamos consciencia de sus deseos, descubrimos parcelas de su jardín secreto”, explica Bosvet. El diálogo hace germinar un espacio de intimidad conyugal y eso enriquece la relación. Hablar desde el corazón hace que la pareja esté viva.

Cuando callamos adrede, ¿es mentira o jardín secreto?

Sucede que callamos a propósito porque la verdad sería demasiado dura de decir o porque no queremos crear un problema. Podría ser por un arañazo nuevo en el coche del marido, por una relación extraconyugal, por el dinero que se le ha dado al hijo contradiciendo la opinión de la madre, la casuística es variada.

En este caso, Emmanuelle Bosvet invita a tomar nota de las ganas de ocultar y preguntarse por el sentido profundo que tenga esa reserva. ¿De qué modo esta revelación afectaría al orden establecido? ¿Qué me refrena? Y da el ejemplo de una joven que se compra un vestido a un precio desorbitado y oculta esta “locura” al marido porque tiene la sensación de haber transgredido una regla. Esta ocultación pone el dedo en la llaga de un malentendido dentro de la pareja: la señora encuentra al caballero un poco rígido en su manera de gastar, pero ella necesita fantasía e improvisación. Una simple conversación hace evolucionar las reglas. La palabra, el diálogo, la expresión de los deseos y las insatisfacciones permiten hacer ajustes y evitar la mentira y el ocultamiento.

Tags:
amorcomunicacionmatrimoniorelaciones amorosassecretos
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia hoy se publica diariamente en ocho idiomas: francés, inglés, árabe, italiano, español, portugués, polaco y esloveno.
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
COVID
Rodrigo Houdin
COVID-19: Murió aferrado a su rosario y con u...
READING
Gelsomino del Guercio
Las tres reglas fundamentales para los lector...
EMANUELLE CUETO RAMOS
Jesús V. Picón
Sacerdote con cáncer terminal: Pierde los ojo...
APOKALIPSA
Vatican Media
El Papa: Está acabando una civilización que s...
Philip Kosloski
Cuando sientas que todos conspiran contra ti,...
OLD WOMAN, WRITING
Cerith Gardiner
Carta de una mujer de 107 años para luchar co...
WEB2-IRAN-CAPTURE
Zoe Romanovsky
Cineasta de 20 años gana premio por la podero...
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.