Recibe Aleteia gratis directamente por email
Cada día, noticias que dan esperanza: ¡recibe Aleteia por email!
¡Inscribete!

¿No estas preparado para donar?

Aún así hay otras 5 maneras como puedes ayudar a Aleteia

  1. Reza por nuestro equipo y por el éxito de nuestra misión
  2. Habla de Aleteia en tu parroquia
  3. Comparte el contenido de Aleteia con tus amigos y tu familia
  4. Desactiva el bloqueo de publicidad cuando nos visites
  5. Suscríbete a nuestra newsletter gratuita y leenos a diario

¡Gracias!
El equipo de Aleteia

Suscríbete

Aleteia

Cadenas: La voz que clama en el desierto…. de Venezuela

RAFAEL CADENAS
USAL - NOTIMEX
Salamanca, 23 Oct 2018 (Notimex-USAL).- Con una encendida defensa de la libertad frente a la abominación de los nacionalismos, "que sólo traen odios, conflictos y guerras", el escritor venezolano Rafael Cadenas recibió hoy el XXVII Premio Reina Sofía de Poesía Iberoamericana.
Comparte

Rafael Cadenas, el poeta que levanta el ánimo a los venezolanos, acaba de ser galardonado con el XXVII Premio Reina Sofía de Poesía Iberoamericana

Es el reconocimiento más importante de este género, que concede Patrimonio Nacional de España y la Universidad de Salamanca por “habernos regalado dudas, certezas y reflexiones sobre la palabra”. La distinción tiene como objetivo reconocer el conjunto de la obra de un autor vivo que, por su valor literario, constituye una aportación relevante al patrimonio cultural común de Iberoamérica y España.

Rafael Cadenas es lo que, en modismo criollo, llamamos “guaro” que significa oriundo del Estado Lara, más específicamente de la capital, Barquisimeto –centrooccidente de Venezuela- la tierra que acoge a la devoción mariana más fuerte del país y la tercera de América.

Cadenas ha pasado un largo periplo de batallas ideológicas y de luchas por la dignidad, la libertad y la democracia en Venezuela. Desde muy joven combinaba su siempre manifiesta inquietud literaria con el combate a la dictadura de Marcos Pérez Jiménez durante la década de los años 50. Militó en el Partido Comunista, fue encarcelado y exiliado a Trinidad hasta 1957. Como él mismo lo ha expresado, su trayectoria política ha discurrido  del “comunismo a la defensa de las libertades de todos los seres humanos”. Aquél extrañamiento forzado de su tierra “explica la poesía primigenia” y su relación con “San Juan de la Cruz, el artista formado en las aulas de este viejo Estudio al que dedicó sus emocionantes Apuntes”, al decir del rector de la legendaria Universidad de Salamanca.

Rafael Cadenas, como bien reseñan las crónicas, es uno de los escritores más importantes de Hispanoamérica, autor del icónico poema “Derrota”, que se popularizó en España y América Latina y trascendió como la marca poética de la generación de los sesenta.

Entre sus galardones figuran el Premio Nacional de Literatura, 1985; Beca Guggenheim (1986); el Premio FIL de Literatura en Lenguas Romances (2009); el Premio Internacional de Poesía Federico García Lorca (2015); el Premio Andrés Bello de la Academia Venezolana de la Lengua (2015), y el Premio de Literatura Filcar (2017).

Hoy, en la Venezuela sufrida, es la voz  en la que resuena todo el país, la voz épica que -como han advertido los expertos se ubica en la línea de Walt Whitman- sigue repitiendo una de sus frases más esperanzadoras: “En medio de la mentira, por encima de ella, en la hendidura, busca este país su verdadero rostros para curarse”.

El reconocido humorista venezolano Laureano Márquez, tomó el título de uno de los más sentidos poemas de Cadenas “Fracaso” para homenajearlo:

“Qué bueno, poeta Cadenas, este fracaso suyo que le lleva hoy a recibir el prestigioso Premio Reina Sofía de Poesía Iberoamericana. Qué hermoso que este país nuestro, que se siente fracasado también y viviendo oscuros tiempos, reciba, por cuenta suya, un magnífico reconocimiento, justo en el arte que remite a la mayor luminosidad y elevación cultural de un pueblo: la belleza del sentimiento que expresa la ancestral humanidad de la palabra. Hoy siente uno un relámpago de esperanza que nos anuncia que no hemos sido vencidos, que la nuestra sigue siendo una tierra de mentes lucidas, sensibles, virtuosas, que la inteligencia prevalecerá”.

 

RAFAEL CADENAS
Foto:Guillermo Ramos Flamerich-(CC BY-SA 4.0)

 

El tuiter se llenó, en cuestión de segundos, de trinos que agradecían al poeta por insuflarnos vida, esperanza, certezas y fe en nuestra patria. Hacía tiempo que las redes sociales no aparecían tan luminosas para los venezolanos.

Como respuesta anticipada, Cadenas expresaba: “Si me preguntaran dónde queda Venezuela?, tendría que decir que queda en México,  en Miami y otras zonas más internas de Estados Unidos.

Queda en Colombia, en Ecuador, en España.

En Panamá, en Chile,

hasta en los Emiratos Árabes.

Venezuela queda entre cualquier meridiano y paralelo del mundo a donde se tuvieron que ir a vivir los venezolanos de bien en busca de procurarse una mejor calidad de vida.

Persiguiendo un poco de tranquilidad y seguridad, aunque sea, un poquito de futuro para ellos y los suyos.

Venezuela hoy es un país desperdigado por el mundo”.

Y con eso, el poeta hacía honor a su apellido al “encadenar” los pedazos sueltos en un lazo imaginario, y no por ello menos apretado, que une a la diáspora a través de sus mejores valores.

Autorizados testimonios confirman la calidad humana y literaria de Cadenas, como el que correspondió al rector de la Universidad de Salamanca, Ricardo Rivero, quien definió la ‘trayectoria humana’ del premiado: “No solo es un intelectual de primer orden sino que representa a un país como Venezuela, que en sus circunstancias requiere ejemplos humanos a seguir como él”. La escritora y miembro del jurado Berna González Harbour, dijo que Cadenas  es “un hombre que ha sabido regalarnos dudas, certezas, palabras, reflexiones sobre la palabra; que tuvo que exiliarse ya muy joven (…) y la poesía de aquellos años se ha convertido en una poesía de todos los exilios, de los interiores y de los exteriores”. A criterio de Alfredo Pérez de Armiñán, presidente de Patrimonio Nacional -recordando que por primera vez este galardón recae en un autor venezolano-, la obra de Rafael Cadenas “no solo merecía el premio sino que enaltece a este propio premio”.

Cadenas aprovechó el privilegiado escenario del premio para alzar su voz, una vez más, contra los nacionalismos “que sólo traen odios, conflictos y guerras”, en una sentencia que se hermana con la muy reciente del Papa Francisco, en el marco del Sínodo de los Jóvenes, cuando les advirtió   “Que los jóvenes sepan cómo comienzan los populismos: sembrando odio”.

Igualmente, en su deseo por resaltar la importancia del lenguaje en el ejercicio de la política, expresó Cadenas en su discurso al recibir el honor: “Hay palabras tan principales… por ejemplo la libertad, justicia, democracia, civismo, honestidad, las cuales cuando se ausentan de un país tornan muy difícil para sus ciudadanos el hecho de vivir realmente. Esas palabras deben corresponder a lo que designan…. En Venezuela nos urge instaurar la normalidad que sólo puede ser democrática”, subrayó.

Hemos dejado para el final el rasgo más humano de Rafael Cadenas: su humildad, tan cristiana como su profunda sensibilidad. Jamás busca el protagonismo, vive en su interioridad y se comunica a través de la palabra escrita. Es silencioso, si no fuera porque de cuando en cuando debe hablar en público tal vez ni siquiera se conocería el tono de su voz. Cuesta entrevistarlo. No se prodiga sino para la solidaridad y la denuncia, que complementa con el mensaje de esperanza y una fe inquebrantable en Venezuela y en su potencia. Formó una familia que lo arropa pero no se repone de la reciente pérdida de su esposa, su compañera de vida con la que mantuvo un matrimonio ejemplar toda la vida.

Si hubiera que pensar en un personaje bíblico para asemejar a Rafael Cadenas sería sin duda Juan Bautista. Es como una voz que clama en el desierto y prepara los caminos para la Venezuela recuperada.

Rafael Cadenas se suma este año a la lista de poetas galardonados con el Premio Reina Sofía de Poesía Iberoamericana desde su primera edición en 1992. Ya muchos piensan en el Nobel para nuestro insigne poeta.

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.
Los lectores como usted contribuyen a la misión de Aleteia

Desde nuestros inicios en 2012, los lectores de Aleteia han crecido rápidamente en todo el mundo. Nuestro equipo está comprometido con la misión de proporcionar artículos que enriquezcan, inspiren y nutran la vida católica. Por eso queremos que nuestros artículos sean de libre acceso para todos, pero necesitamos su ayuda para hacerlo. El periodismo de calidad tiene un costo (más de lo que la venta de publicidad en Aleteia puede cubrir). Por eso, los lectores como USTED son fundamentales, aunque donen incluso tan poco como 3$ al mes.