Recibe Aleteia gratis directamente por email
Estilo de vida, espiritualidad, noticias positivas... Recibe Aleteia por email
¡Suscríbete!

¿No estas preparado para donar?

Aún así hay otras 5 maneras como puedes ayudar a Aleteia

  1. Reza por nuestro equipo y por el éxito de nuestra misión
  2. Habla de Aleteia en tu parroquia
  3. Comparte el contenido de Aleteia con tus amigos y tu familia
  4. Desactiva el bloqueo de publicidad cuando nos visites
  5. Suscríbete a nuestra newsletter gratuita y leenos a diario

¡Gracias!
El equipo de Aleteia

Suscríbete

Aleteia

Canadá legaliza la marihuana recreativa: ¿será la solución?

CANNABIS
Comparte

¿Cuáles serán las consecuencias tanto sociales como culturales?

El miércoles 17 de octubre, Canadá se convirtió en el primer país del G-7 en legalizar y permitir el consumo de marihuana para uso recreativo. Al regularizar la producción, distribución y venta de cannabis, el gobierno canadiense ha argumentado que el objetivo que persigue es “mejorar la seguridad y la salud de su población”.

La pregunta obligada es si esta decisión tendrá los efectos deseados, de seguridad y salud, o, por el contrario, la legalización de la marihuana tendrá repercusiones muy diferentes a las buscadas.

Un dilema mundial

En muchos países, el estatus legal de la marihuana es complejo y en ocasiones contradictorio. En la mayoría de los casos se ha optado por la tolerancia, donde coexisten legislaciones que prohíben la producción y venta de cannabis, por un lado, y, por otro lado, permiten un consumo personal de hasta cierto gramaje de esta droga.

En particular son quince países en el mundo los que permiten, en mayor o menor medida, el consumo de marihuana; en algunos solamente para uso medicinal y en otros se sigue una política de “ver hacia otro lado” en lo referente al consumo recreativo.

Más de la mitad de estos países se encuentran en el continente americano: México, Estados Unidos, Canadá, Jamaica, Uruguay, Costa Rica, Colombia y Chile. De estos países, solamente dos han legalizado totalmente la producción, distribución y venta de cannabis: Uruguay, que lo hizo el año pasado, y ahora Canadá; además de nueve estados de Estados Unidos, donde también se ha legalizado el consumo recreativo de la marihuana.

El caso de Holanda

Uno de los referentes mundiales de consumo abierto de marihuana es, sin duda, Holanda. Si bien, el consumo de la droga no es legal en sentido estricto, Holanda ha tenido –durante décadas– una política de tolerancia que de facto ha hecho que se pueda consumir de forma libre esta droga en ciertos establecimientos conocidos como coffeeshops. El caso holandés puede arrojar cierta luz sobre los efectos de la legalización.

Uno de los principales argumentos a favor de la legalización del consumo de cannabis es que al regular toda la cadena, desde el cultivo hasta la venta final al consumidor, se termina con el narcotráfico, con la consecuente reducción de violencia y criminalidad que eso conlleva. Sin embargo, este argumento puede no ser tan sólido como se piensa.

Recientemente, la Asociación de la Policía Holandesa (NPB por sus siglas en inglés) envío al Parlamento un informe donde se denuncia la existencia de una “economía criminal paralela basada en el tráfico de drogas” y se afirma que Holanda “cumple muchas de las características de un narcoestado”.

La NPB pone en el centro del problema a los coffeeshops donde se consume marihuana. Ha sido alrededor de estos lugares, que paradójicamente surgieron para acabar con la delincuencia, donde han proliferado organizaciones delictivas que la policía no tiene capacidad para desmantelar.

Un informe de 2016 elaborado por Europol y el Observatorio Europeo de las Drogas y las Toxicomanías apunta en la misma dirección, al considerar a Holanda como el principal núcleo de narcotráfico del continente europeo.

Una reflexión necesaria

La legalización de la marihuana es uno de los puntos más polémicos de las agendas legislativas de muchos países, entre ellos México y Estados Unidos. Existe un fuerte impulso por legalizar una industria que reportaría miles de millones de dólares en ganancias anuales.

Ante este panorama debe prevalecer una reflexión sincera, acompañada de un estudio detallado de las posibles consecuencias, tanto sociales como culturales. No vaya a ser que la solución sea más grave que el problema.

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.
Los lectores como usted contribuyen a la misión de Aleteia

Desde nuestros inicios en 2012, los lectores de Aleteia han crecido rápidamente en todo el mundo. Nuestro equipo está comprometido con la misión de proporcionar artículos que enriquezcan, inspiren y nutran la vida católica. Por eso queremos que nuestros artículos sean de libre acceso para todos, pero necesitamos su ayuda para hacerlo. El periodismo de calidad tiene un costo (más de lo que la venta de publicidad en Aleteia puede cubrir). Por eso, los lectores como USTED son fundamentales, aunque donen incluso tan poco como 3$ al mes.