Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
miércoles 20 octubre |
San Cornelio, el centurión
Aleteia logo
home iconEstilo de vida
line break icon

Seis maneras de encontrar un propósito para tu vida

JOYFUL WOMAN

Shutterstock

Marzena Wilkanowicz-Devoud - publicado el 22/10/18

Decía Ignacio de Loyola, fundador de la Compañía de Jesús, que nunca es demasiado tarde para plantearse cuestiones esenciales y darle un sentido a la vida

Quizás conozcas esta fábula atribuida al filósofo y poeta francés Charles Péguy: Un día, yendo Péguy a la catedral de Chartres, se cruzó en el camino a un afanoso picapedrero y le preguntó que qué hacía. El picapedrero le respondió renegando de la labor que tenía entre manos, estúpida, fastidiosa y, además, mal pagada. Péguy prosiguió su camino y se cruzó a un segundo picapedrero, que le respondió a la misma pregunta: “Pues me gano la vida al aire libre, es mejor que estar en una oficina”.

Un poco más lejos, Péguy se encontró a un tercer hombre también picando piedra. Este último estaba radiante de alegría y respondió a la misma pregunta diciendo: “¡Pues aquí me ve, construyendo una catedral!”.

La visión clara del objetivo que motiva los esfuerzos del último picapedrero le permiten ser feliz. Comprende el sentido de su acción, destinada a transformar la realidad. Para él, la piedra bruta ya era un pedazo de esa futura catedral…

Contemplar la vida para llegar a lo esencial

Que olvidemos tener en cuenta el propósito de la vida no es nada nuevo. Hace 500 años, Ignacio de Loyola todavía era un joven que nunca se molestaba en reflexionar sobre su futuro. Pasaba el tiempo cortejando a jovencitas y vistiéndose con las mejores galas. También le entusiasmaban las hazañas militares. Hicieron falta acontecimientos de gravedad para que se planteara cuestiones vitales esenciales.

Tras resultar gravemente herido por una bala de cañón durante una batalla, por fin tuvo oportunidad para meditar sobre su vida. Entonces descubrió el auténtico objetivo de su vida: crear una nueva orden religiosa. Desde entonces fue otro hombre. En sus Ejercicios espirituales, dedica incluso un capítulo entero a reflexionar sobre cómo encontrar un propósito en la vida. ¿Te animas a indagar?

Para seguir su ejemplo, descubre estos seis consejos tan elocuentes de san Ignacio de Loyola:

Tags:
San Ignacio de Loyolavida
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
1
VENEZUELA
Ramón Antonio Pérez
Cuando la vida surge del atroz abuso a joven discapacitada
2
Henry Vargas Holguín
¿Cuál es el pecado contra el Espíritu Santo?
3
Francisco Vêneto
Los pasajeros aplauden a los pilotos después de un vuelo de 36 ho...
4
Aleteia Brasil
¡Cuidado con las oraciones de sanación y liberación!
5
Ary Waldir Ramos Díaz
El Papa a los poderosos: “Quiero pedirles en nombre de Dios…”
6
THERESA
Maria Paola Daud
¿Santa Teresa de Ávila fue la inventora de las papas fritas?
7
Felipe Aquino
¿Hay pecados tan graves que no puedan ser perdonados?
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.