Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
miércoles 19 mayo |
San Francisco Coll
home iconEstilo de vida
line break icon

5 grandes maneras de vencer el estrés relacionado con el trabajo

STRESSFUL DAY

Shutterstock

Patricia Bailey - Aleteia Inglés - publicado el 21/10/18

Prueba estas ideas prácticas para relajarte, en mente, cuerpo y alma

Si tienes la sensación de que podrías cambiar tu apellido por el de “Agotada” y prácticamente irradias estrés cuando llegan las 5 p.m., quizás, solo quizás, necesites algunos mecanismos de ayuda más en tu arsenal de trucos y herramientas. Así que, sin meterme demasiado en tu espacio íntimo (porque no quiero llevarme un calambrazo o desarrollar síntomas de exposición a un campo de fuerza radiactivo), permíteme que te proponga unas cuantas maneras de gestionar y llevar mejor el estrés relacionado con el trabajo…

StockSnap | Pixabay

Lleva un diario

Hazme caso. Lo digo en serio. Pongamos que has tenido un día memorable en el trabajo, pero no del tipo que recordarás por lo bueno que fue. Cuando llegó la hora de comer, viste que en lo que llevabas de día te habían salido varias canas nuevas; puedes sentir la ebullición y eso no hace sino estresarte todavía más. Ahora te rebosa la cabeza de «Cosas Que Necesitas Decir», pero, adivina qué. Al marido no le interesa demasiado; o no hay marido. ¿A quién vas a acudir?

¡Pues claro, a tu diario!

Numerosos estudios han demostrado que llevar un diario puede incrementar tu bienestar y reducir la depresión y la ansiedad, nada menos.

Cuando escribes, te expresas tú misma, pero también reflexionas. El objetivo no es simplemente vomitar toda tu ira o tus miedos en un papel, sino ser más consciente de tus propios procesos mentales a través de la escritura, una actividad que, además, puede ser una excelente ayuda para la terapia. A veces, escribir sobre las cosas que te están agobiando y hurgar en los motivos por los que te afectan tanto es ya la mitad de la batalla. Muchas veces, nos estresamos no por cuestiones superficiales, sino por problemas subyacentes que se remueven o se despiertan por esas cuestiones. Escribir un diario puede ayudarnos a llegar a la raíz de nuestro malestar.

Pero no escribas solamente para expresar todas las cosas malas que llevas dentro. Empléalo también para identificar y capturar las cosas hermosas por las que dar gracias cada día. De alguna manera, Dios nos bendice todos los días y, si miramos con ojos de fe, podemos pillar esas bendiciones al vuelo. Registrarlas en un papel puede ayudarte a ser más consciente de que eres amada y de que Alguien está cuidándote y ayudándote en tu tránsito diario. Y esa concienciación en sí misma puede ser uno de los mayores alivios contra el estrés.

Oprah Winfrey dijo una vez: “He promovido durante años el poder y el placer de ser agradecida. Mantuve un diario de agradecimientos durante una década sin falta y animaba a todos mis conocidos a que hicieran lo mismo”.

HIKE
Aleksandra Suzi - Shutterstock

Busca el aire libre

Con frecuencia el estrés se relaciona con verte atrapada dentro de tu propia cabeza y de tus propios problemas. Quizás sean significativos, así que puedes perder el enfoque del mundo más amplio que hay fuera. No hay nada como la naturaleza para devolverte una perspectiva más equilibrada.

No tienes que ser una senderista experta para beneficiarte de pasar algún tiempo al aire libre. Incluso unos pocos minutos en un balcón o un paseo corto pueden traer beneficios. Un estudio descubrió que un “baño de bosque” o Shinrinyoku, un concepto japonés que describe un breve y relajante paseo por el bosque, reducía los niveles de estrés y tenía un impacto positivo sobre la salud de quienes lo practicaban. Otro estudio descubrió que el tiempo en la naturaleza puede contribuir a restaurar nuestra capacidad de concentración y de prestar atención, a recuperar nuestra energía mental y creatividad, por no mencionar la disminución de la presión sanguínea.

Cuando pasas demasiado tiempo bajo luces fluorescentes –o peor, demasiado tiempo dentro de tu cabeza–, un ratito al aire libre puede ayudar a reiniciarte. Además, ¿al perro no le hace falta un paseo? Si no lo haces por ti misma, al menos hazlo por el perro.

Dios creó la naturaleza para nosotros, así que ¿por qué no salir a disfrutarla? Deja que eleve tu corazón por encima de la trifulca diaria.

Shutterstock

Date algo que esperar con entusiasmo

Si estás teniendo dificultades con ese Día Que Nunca Termina (cosa que puede ser una realidad permanente para las madres que trabajan), necesitas una luz al final del túnel. Necesitas algo bueno que esperar entusiasmada y, con suerte, no será una sesión de Netflix en el sofá con una bolsa de patatas, porque ese hábito conduce a otros resultados que generan otros tipos de estrés, como el de que dejen de entrarte los vaqueros. ¿Y si buscas algo nuevo?

Si necesitas urgentemente relajarte, podrías prepararte un agradable baño caliente con velas, música relajante y algunas bombas de baño aromáticas para el agua. Podría ser solo media hora, pero quizás te ponga en un estado mental completamente diferente.

Todo el mundo tiene sus preferencias, la cuestión es prometerte que guardarás algo de tiempo por la tarde o noche únicamente para eso. Y a veces, eso es todo lo que necesitas para superar el día, saber que tú eres tu propia aliada y que el día terminará con un broche de oro, aunque sea difícil llegar ahí.

WOMEN,FRIENDS,LAUGH,CAFE
Shutterstock

Un toque de amistad

No puedo contar la de veces que he estado estresada o disgustada por algo y luego alguna persona me ha cambiado totalmente mi estado de ánimo. A veces sola no consigues llegar a tu modo feliz, pero puedes llamar a un amigo o amiga o conectar con alguna persona de algún modo y así darle la vuelta a la tortilla de emociones.

Hay personas que son absolutos regalos y a veces las cosas que nos dicen en momentos oscuros o complicados pueden ser como un bálsamo para el alma. Hace poco me sentía un poco decaída y un compañero de trabajo me dijo: “¡Eres una buena persona! Te lo digo yo, que tengo buen ojo para el carácter de los demás”. Y el mismo día, otra compañera me dijo que de inmediato se sintió cómoda conmigo por unas cualidades a, b y c y por eso quiso ser mi amiga. Fue algo del todo inesperado y que me sacó de mi agujero.

Las personas, con su sentido del humor y su buena voluntad, pueden ser precisamente lo que necesitamos para superar el bache de un mal día o una mala semana.

POURING WINE
Shutterstock

El vino

¿Cómo? ¿Mujer estresada y vino? Lo sé, a Noé voy a ir a hablarle de lluvia, podría ahorrarme el esfuerzo, pero por si acaso.

A no ser que no puedas tolerar el alcohol, una copa de vino puede ser justo la prescripción médica contra el estrés. El efecto relajante del vino “se ha documentado durante más de 5.000 años”, según el doctor en medicina Jacob Teitelbaum.

Incluso la Biblia está de nuestro lado, señoritas: el Salmo 104,14-15 habla de Dios que hace “brotar la hierba para el ganado y las plantas que el hombre cultiva”, incluyendo “el vino que alegra el corazón del hombre, para que él haga brillar su rostro con el aceite y el pan reconforte su corazón”. Obviamente, Dios creó el vino como regalo para hacernos felices.

Y tampoco olvidemos que el primer milagro público de Jesús fue convertir el agua en vino. Sin duda, nos estaba diciendo que entiende hasta qué punto el vino forma parte de nuestras celebraciones y cuánto anima nuestros corazones.

El vino con moderación, por supuesto, no hasta el punto de la borrachera y la insensatez.

Así que, si tu día ha sido tremendamente estresante y solo necesitas relajarte, ¿por qué no vas a dar un paseo al aire libre para luego volver a casa a por una buena copa de vino y un baño perfumado seguido de una charla con una vieja amiga más 20 minutos de escribir en tu diario secretísimo? Te sentirás estupendamente, ¡te lo prometo!

Tags:
bienestarestresmujerrelajaciónsaludtrabajo
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
1
Gaudium Press
¿Sabías que el anillo de matrimonio puede llegar a tener la fuerz...
2
Esther Núñez Balbín
¿Qué hay detrás del caso de Lina?… Madre a los cinco años
3
Catholicus
¿Qué significa el escapulario? ¿Es sólo una moda?
4
PASSION OF THE CHRIST
Cerith Gardiner
7 pruebas y tribulaciones que Jim Caviezel enfrentó al interpreta...
5
ROBERTA MASCENA
Redacción de Aleteia
Se gradúa con el uniforme de limpiadora de su madre
6
SAINT JOSEPH
Philip Kosloski
Esta antigua oración a san José es “conocida por no fallar nunca”
7
Tom Hoopes
Los pastorcitos de Fátima versus el coronavirus
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.