¿No estas preparado para donar?

Aún así hay otras 5 maneras como puedes ayudar a Aleteia

  1. Reza por nuestro equipo y por el éxito de nuestra misión
  2. Habla de Aleteia en tu parroquia
  3. Comparte el contenido de Aleteia con tus amigos y tu familia
  4. Desactiva el bloqueo de publicidad cuando nos visites
  5. Suscríbete a nuestra newsletter gratuita y leenos a diario

¡Gracias!
El equipo de Aleteia

Suscríbete

Aleteia

¿Cuántas cosas hacen nuestros padres por nosotros sin que lo sepamos?

ARANA
Comparte

El actor Facundo Arana nos recuerda que en las dificultades de la vida, es el amor de nuestros seres queridos lo que hace la diferencia. 

En lo secreto de lo cotidiano los padres están presentes muchas veces creando para los hijos un mundo paralelo, llenando con amor aquellos momentos fríos que la realidad arroja sin darnos cuenta. La fuerza impulsora es el amor. 

Al actor y músico argentino Facundo Arana le preguntaron en una entrevista para Desayunos Informales sobre su experiencia con el cáncer cuando tenía tan solo 17 años, una situación difícil que tuvo que atravesar durante su adolescencias. Comentó que todos pasamos a diario por situaciones de gran dificultad y es en esos momentos cuando encontramos una gran oportunidad para amar y agradecer.  

“Todos tenemos un momento de quiebre en la vida. Hablar de cáncer es casi cliché de lo que es un antes y un después en la vida de una persona, pero también lo es una enfermedad, la pérdida de un ser querido, un momento económico difícil…” 

ARANA
Facundoaranatagle - Instragram

El actor contó que su familia era de clase media trabajadora. Su padre era juez, un abogado importante y tenía una buena profesión. Sin embargo, les tocó pasar por momentos de vacas flacas y recordó muy especialmente una anécdota en la que valoraba lo que hizo su madre por él en una época de recesión en la Argentina: “No quiero más, no puedo comer más”. Esas fueron las palabras de su madre. “Yo pensaba: ‘¡qué suerte que mamá no quiere más!” y con los años, al recordar ese episodio comenzó a  sospechar que “mi vieja me estaba dando su plato de comida.”

Entonces, ya siendo adulto un día la tomó por sorpresa y le preguntó: “Vieja, cuando era chico y vos me decías tomá, no quiero comer más, ¿era verdad?”. El actor cuenta que en ese a su madre se le mojaron los ojos y se sonrío. 

Facundo reconoce que hoy tiene la vida le da la oportunidad darse cuenta de ello de lo que hizo (y hace) su madre por él y la bendición de poder darle las gracias. “Yo nunca me enteré que lo estábamos pasando mal y no había comida”. Los padres muchas veces no dicen nada. “Hoy porque me doy cuenta, puedo darles gracias”. 

ARANA
Facundoaranatagle - Instragram

Su padre también hizo grandes sacrificios y Facundo recordó en su blog las palabras que resumen lo que hace posible la entrega de uno mismo en lo cotidiano. Con motivo de ser honrado con la distinción de “Doctor Honoris Causa” en la Universidad de Morón, recibiendo el máximo galardón que puede alcanzar un docente, en un discurso su padre sorprendió a todos.

Lo que uno puede esperar de un doctor, abogado y especialista en Derecho de la Navegación es que dé cátedra sobre esos temas. En cambio lo que dijo fue: “No basta con ser un buen juez. También hay que ser un buen esposo, un buen padre, un buen amigo, una buena persona”.  

“Este hombre que ven aquí hoy aprendió del amor de su madre, hermanos, esposa, hijos y amigos, a poder decir, mirando a los ojos, las palabras más importantes y sagradas que hay en la vida: te quiero, te amo, perdón, por favor, muchas gracias”.

ARANA
Facundoaranatagle - Instragram

Y es que en medio de las dificultades, incluso aquellas muy dolorosas y tan innegables como la muerte, el amor puede construir la belleza de lo que es eterno. Cuando su padre murió el actor dijo: “La única mentira que mi viejo me dijo un día duró casi cuarenta años. Me aseguró que nunca moriría. Ahora puedo ver que no mentía realmente…”

ARANA
Facundoaranatagle - Instragram
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.
Los lectores como usted contribuyen a la misión de Aleteia

Desde nuestros inicios en 2012, los lectores de Aleteia han crecido rápidamente en todo el mundo. Nuestro equipo está comprometido con la misión de proporcionar artículos que enriquezcan, inspiren y nutran la vida católica. Por eso queremos que nuestros artículos sean de libre acceso para todos, pero necesitamos su ayuda para hacerlo. El periodismo de calidad tiene un costo (más de lo que la venta de publicidad en Aleteia puede cubrir). Por eso, los lectores como USTED son fundamentales, aunque donen incluso tan poco como 3$ al mes.